Ignacio García Palacios, alcalde de Navia. Navia como centro comercial del Occidente

0
37
Ignacio García Palacios, alcalde de Navia
Foto: Fusión Asturias
[Total: 1   Promedio: 5/5]

La nueva normalidad ha traído cosas diferentes al concejo de Navia, entre ellas, la solidaridad ciudadana para apoyar al comercio y la hostelería local. Esto es lo que el Consistorio, con Ignacio García Palacios a la cabeza, defiende desde hace dos meses y lo ejemplifica a través de la campaña Es el momento, que insta a los naviegos a consumir en el interior del municipio.

La iniciativa muestra también el gran centro comercial en que se ha convertido Navia, con un comercio de calidad, una oferta cultural protagonizada por el Fantasio y una atractiva hostelería.

-Desde el pasado mes de junio podemos ver los mupis de la campaña de promoción del consumo local y también otras acciones publicitarias. ¿Cómo han reaccionado los sectores implicados ante esta apuesta municipal?
-Los comerciantes y los hosteleros me transmiten que les está gustando mucho y que ya desde el principio de la campaña empezaron a ver resultados. Les afectó al estado de ánimo, a la ilusión en general, porque saben que cuando levantan la persiana tienen a la sociedad esperando para ser solidarios con ellos. Y saben que además de esa sociedad está el Ayuntamiento decididamente dispuesto a demostrar ese apoyo para que no se queden atrás. Son nuestros vecinos, nuestros amigos y compañeros, y sobremanera una parte importante del tejido económico social del municipio que es clave en el desarrollo de la actividad empresarial. Solo ellos suponen 632 empleos directos, tantos como los que puede tener una de las fábricas más importantes del concejo como es Reny Picot, la primera en empleo con alrededor de 700 trabajadores. En consecuencia, no podemos permitirnos por nuestra insolidaridad que se proceda a un despido masivo.
También apoyamos a los autónomos en esta campaña mediante acciones concretas a través de gestiones, contactos y buscando solución a sus problemas. La pequeña empresa, que es la que lo está pasando peor en estos momentos, sabe que cuando hay vicisitudes o problemas nos tiene a su lado.

“No podemos permitirnos por nuestra insolidaridad que se proceda a un despido masivo”

-¿Qué objetivos se plantea la campaña?
-La campaña trata de mover una emoción, un sentimiento, el sentimiento de sentirse unidos, de sentirse solidarios y útiles apoyando a nuestros amigos a través del consumo de cercanía. Durante la pandemia se generaron cierto tipo de direcciones contrarias en lo que, por ejemplo, son las redes y la venta online; mucha gente aprendió a hacer movimientos de consumo en esa dirección. Ahora, sobre todo, lo que hay que hacer es recuperar el comercio y servicio de proximidad porque el corazón de Navia es ese comercio, son esos autónomos, nuestra hostelería y en esa proximidad también están nuestros productos agrícolas y ganaderos. Todo esto debe de ser lo que tenemos que poner en marcha. Esa idea es la que volcamos en la campaña y se basa en la solidaridad y en la conciencia de lo que está pasando.
En otra dirección distinta también hay una llamada a los que no viven en Navia para que vengan a descubrir el noroccidente de Asturias. Que vengan a descubrir el gran centro comercial que es Navia porque aquí encuentran todo lo que necesitan: comercios de calidad, terrazas donde disfrutar de la gastronomía, una oferta cultural única en el occidente a través del Cine Fantasio, y por si fuera poco, todo esto inmerso en un paisaje excepcional y con grandes recursos turísticos.

-Navia ya mostró su capacidad de solidarizarse para conseguir objetivos como fue el reconocimiento de Villa Europea del Deporte 2018.
-Sí, desde el Ayuntamiento coordinamos esos planteamientos. Primero lanzamos la candidatura a Premio Nacional del Deporte y la conseguimos en 2012, y luego la campaña para ser reconocidos como Villa Europea del Deporte y en la que contó todo, el sentimiento de unión, de solidaridad y sobre todo de una sociedad que tiene mucha vida.

-La gestión de la pandemia ¿dejó a la vista la labor de diferentes partes de la sociedad naviega?
-Sí, con el Covid tengo que resaltar de primeras el aplauso que hicimos a las 8 de la tarde durante los días que se prolongó el confinamiento. Desde luego todos pensábamos en algo tan importante como son los sanitarios, porque son la primera línea en esta guerra contra el coronavirus. Pero un ejército no se compone solo de la infantería, también necesita la artillería, la caballería -hoy sustituida por los blindados-, la ingeniería para solucionar problemas de accesos y otras cuestiones…
Se necesita un ejército y en el que hubo aquí estuvieron los sanitarios, que merecen el aplauso más directo e importante, pero también hay que decir que Protección Civil ha dado un ejemplo de coraje, de voluntad de trabajo y sobre todo de solidaridad; tanto el responsable municipal como los voluntarios que llevaron medicamentos y alimentos a los domicilios de personas con problemas. Y no solo en Navia sino también para municipios limítrofes. Yo creo que es algo muy destacable, al igual que lo es la labor de otros cuerpos como la Guardia Civil o la Policía Local que a pie de calle impidieron comportamientos irregulares.
Otra parte muy importante fue también la Ayuda a Domicilio, quienes se encargaban de este servicio tenían que atender a los que ya visitaban habitualmente y a muchas otras personas más, y lo hicieron con esmero, con cariño y con mucha dedicación. Así que yo también quiero aplaudirlos.

“Hay una llamada a que la gente venga a descubrir el gran centro comercial que es Navia porque aquí podrán encontrar todo lo que necesiten”

-¿Es Navia un destino seguro frente al Covid?
-Navia se ha tomado muy en serio las medidas de confinamiento, ha trabajado bien. Durante el periodo del Estado de Alarma tuvimos solo nueve casos de personas con el coronavirus y ningún fallecimiento. Es un destino seguro en el sentido de las medidas que se están implementando, porque tanto comercios como hostelería están adoptando medidas efectivas para que se pueda estar protegido, otra cosa es que la gente fuera de los establecimientos tenga un estricto cumplimiento de las normas.
Es seguro en el sentido del alejamiento en relación a los grandes cruces como pueden ser núcleos como Gijón, Oviedo o Madrid, pero una vez dicho esto también digo que tenemos que tener muchísimo cuidado con los rebrotes. Soy honrado y lo digo abiertamente: tengo mucho miedo a que la gente se relaje y piense que ya pasó todo, porque no es así, el coronavirus sigue ahí y hay que ser muy conscientes de esto.
Detrás de cada persona no puede haber un policía, lo que tiene que haber es una cabeza responsable encima de los hombros de cada ciudadano y eso es lo único que nos puede salvar aquí en Navia, en Logroño o en Tegucigalpa.

-¿La habitual ocupación de las playas del concejo puede llegar a ser un problema?
-Afortunadamente la playa de Navia tiene una capacidad para 4.000 personas con marea alta. En el caso de Frejulfe, que ha renovado este año la bandera azul, la cifra es de 11.400 y sabemos que la media normal de ocupación en un buen día de sol es de 600 personas. De forma puntual, algún día pudimos llegar a un máximo de 3.000 personas en esta playa, así que hasta completar el aforo tenemos capacidad de sobra. La cuestión es que aunque solo haya cien, si están todas juntas ya tenemos un problema.


Nuevos proyectos en la nueva normalidad

“La Casa de la Aduana, en Puerto de Vega, es una antigua casa que tuvo una función muy importante durante los siglos XVIII-XIX, cuando en el concejo más de 1.300 personas se dedicaban a la manufactura del lino, según datos del Censo de Godoy. El mercado del lino, uno de los más importantes del Cantábrico, generó un tejido muy notable y la antigua aduana era un gran centro de distribución en España. Pasados los años, hubo una nueva aduana en Puerto de Vega y el edificio fue decayendo hasta convertirse en lugar de alojamiento para varias familias. Una vez en la alcaldía empecé a hacer los trámites para realojarlas en viviendas sociales y conseguir que el edificio quedara expedito y libre de cargas. Fue una gestión larga y complicada pero finalmente ya es propiedad registral y nuestra intención es rehabilitarlo para que acoja una Casa de la Juventud donde puedan realizar actividades los jóvenes, que serían quienes se encargasen de su gestión. Incluiría un gran salón en el que se podrían hacer actividades de todo tipo: conciertos, obras de teatro, congresos, asambleas, reuniones. Está hecho el proyecto y ahora dependemos de que Patrimonio nos dé la autorización final que nos permita empezar la obra”.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí