Teresa Villa Solares, hospitalera en Tapia: “En el Camino no existen las clases sociales”

0
191
Teresa Villa Solares. Detrás, vistas de la playa de Represas desde las inmediaciones del albergue / Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

El albergue municipal de Tapia tiene desde hace un año aires renovados gracias a la labor que realiza la hospitalera Teresa Villa. La naveta que desconocía el mundo de la peregrinación está encantada con esta etapa de su vida.

Hasta hace un año los peregrinos que llegaban al núcleo de Tapia tenían que acercarse hasta la oficina de turismo local y pedir las llaves del albergue para poder alojarse en él. Al llegar les sorprendía un entorno espectacular, al lado de la playa de Represas, pero el inmueble estaba desprovisto del calor y la atención que habitualmente brindan los hospitaleros. La llegada de Teresa Villa ha cambiado totalmente la percepción de este equipamiento de veintiocho plazas (literas repartidas en dos plantas) que se encuentra a tan solo quinientos metros de la villa de Tapia.
-¿Qué es lo que te condujo a ser hospitalera?
-La verdad es que desconocía totalmente este mundo, pero siempre había trabajado en negocios atendiendo a las personas y cuando por circunstancias surgió esta oportunidad pensé que por qué no probar. Y ahora estoy encantada, adaptándome a este nuevo trabajo.
-¿Qué es lo que más valoras de esta experiencia?
-El que puedes conocer a mucha gente de diferentes países, es muy enriquecedor. Una de las cosas más bonitas del Camino es que cuando llegan a un albergue no existen clases sociales, todo el mundo es igual, algo que por desgracia en esta sociedad no pasa.

“Siempre llama la atención el lugar en donde tenemos el albergue porque es precioso, al lado de una playa y con unas vistas espectaculares”

-¿Es sencillo el recorrido del Camino a su paso por el concejo tapiego?
-Sí, no tiene dificultad y es muy bonito. Además hay una opción muy recomendable que permite desviarse y hacer el recorrido muy cerca de la costa, siguiendo los GR, y a los peregrinos que quieren conocer la zona les encanta por el paisaje. El problema es que hay muchos que todavía desconocen esa posibilidad, lo saben cuando llegan al albergue.
-¿Hay alguna anécdota o algún peregrino que te haya llamado la atención por las circunstancias en las que realiza el Camino?
-Son tantos que no sabría decirte, casi como el número de personas que pasan por aquí. Algo que es llamativo es el número de mujeres mayores que realizan la ruta solas, un ejemplo, es el de una española de más de setenta años que había hecho treinta veces el Camino, algo sorprendente.
Aunque vienen personas de muchas nacionalidades, un dato curioso es el gran número de alemanes que pasan por aquí.

Peregrina procedente de EEUU y un joven alemán en el albergue de Tapia
Peregrina procedente de EEUU y un joven alemán en el albergue / Foto: Albergue Municipal de Tapia

-Imagino que los peregrinos agradecerán que ahora el albergue esté atendido.
-Pues sí, muchos nos lo dicen. El albergue es pequeño y tiene los servicios básicos pero aquí intentamos ayudarles en todo lo que necesiten, buscando solución a los problemas que plantean y es algo que agradecen. Lo que llama siempre la atención es el lugar en donde estamos porque es un sitio precioso, al lado de una playa y con unas vistas espectaculares, esto se valora mucho. Y como estamos tan cerca de Tapia también es muy bueno para la localidad porque los peregrinos van a comer a los restaurantes locales y hacen gasto en el pueblo.


El Camino Norte por Tapia

El Camino de la Costa que recorre el litoral Cantábrico ofrece varias opciones al caminante que parte de La Caridad (en el concejo de El Franco) en dirección a Santiago a Compostela. Una vez que salve el puente del río Porcía, se encontrará en territorio tapiego avanzando hacia la parroquia de Campos y Salave. En Campos, junto a las escuelas, tendrá que decidir si escoge el itinerario que le lleva hacia Tol y Vegadeo o por el contrario continúa en dirección a Ribadeo recorriendo el litoral del concejo tapiego. Esta alternativa perfectamente señalizada le conducirá hacia la localidad de Tapia donde se encuentra el albergue municipal. Tras atravesar el núcleo urbano, el Camino deja atrás varios accesos a playas como La Paloma y Serantes, y al llegar a Santa Gadea le conduce hasta el arenal de Penarronda, que hace de frontera entre concejos limítrofes, despediendo aquí al concejo de Tapia para adentrarse en Castropol.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí