Una vaca en la baca

0
47
El Rincón de Teobaldo
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Acertijo. En un programa de radio para insomnes propone un ciudadano un problema lingüístico: “Va uno en el coche con una vaca sobre la baca; en una curva derrapa, ¿cómo debería expresarse el accidente, “vuelcan las vacas” o bien “vuelcan las bacas”?

No nos parece sorprendente la situación, porque en Vega, parroquia de Seloriu, Villaviciosa, conocimos a un vecino que llevaba las vacas a pastar, una a una, desde la cuadra al prado, en el asiento trasero de un seiscientos. Viajes de ida y vuelta.

El idioma puede ser equívoco, de modo que resulta más que conveniente expresarse con claridad. En la ciudad de Langreo una conocida promotora mantiene un letrero que molesta a la vista: “La calidad lo dicen nuestros edificios”. Seguramente, usted, como yo, se quedará un poco extrañado de la construcción (sintáctica), pero verá que la cosa puede pasar a mayores.

https://fusionasturias.com/opinion/firmas/el-rincon-de-teobaldo/una-vaca-en-la-baca.htm Una vaca en la bacaDarles de comer a los sufridos cánidos es un acto de afectuosa convivencia, “darlos de comer” sugiere un restaurante vietnamita, donde los sirvieran en el menú.

No es el caso. Mucho cuidado con los rótulos, que pueden dejarlo a uno en evidencia, así, en el portal de un abogado, profesión que debe ser muy precisa con los términos verbales, se ha puesto un papel con la normativa para despachar en estos tiempos de virus rebelde. La edad del letrado le obliga a estar familiarizado con las modernas redes cibernéticas, pero no lo parece, así para la aplicación de telefonía Whatsapp se inventa un nombre, el wassup, que más bien recuerda a cierta salsa de tomate.

wassupp

Seguramente será objeto de estudio por el alumnado de la EOS del avilesino IES 5, que andan a la caza y captura de anglicismos. La cosa choca más cuando luego el ilustre letrado se recrea en la redacción: “Atención personal preferible y preferentemente con cita previa. Sin cita previa en función de disponibilidad”. No quiero imaginarme cómo escribirá sus alegatos; afortunadamente no soy juez, no he menester de sufrirlos. Y una vez más, cansinos, ¿conocen ustedes una cita que no sea previa?

Por casualidad, me aparece en la tele la retransmisión del partido de hockey patines Telecable-Voltegrá. Antes de cambiar de canal oigo al comentarista y me quedo unos minutos a escuchar su grácil discurso, ejemplo supremo de narrativa épica. Unas pequeñas gotas son suficientes para captar la excelencia: “Tienen pendiente un enfrentamiento que debería haberse producido de forma congénita en la jornada…Está el acta digital disponibilizada… Otro partido que vivimos en carne propia…Son las cuatro y media, las cuatro y veintiocho concretamente…” Lamento no haber tenido reflejos para anotar el nombre del genio de la lengua; lo buscaré para comunicarlo a la Academia.

Final. Hay que desvelar la solución del acertijo, aunque el ciudadano que planteó el problema nos dejó con la duda, no lo resolvió. Ni vuelcan las vacas, ni vuelcan las bacas; cuando se sale de la carretera lo que se despeña es el vehículo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí