Redescubriendo la historia con Los Bribones de Laviana

0
580
Grupo de Bribones Xtreme en Jordania junto a la asirióloga Rocío Da Riva, el arqueólogo alemán Michael Herles y el arqueólogo jordano Mohamad Najjaf
Grupo de Bribones Xtreme en Jordania junto a la asirióloga Rocío Da Riva, el arqueólogo alemán Michael Herles y el arqueólogo jordano Mohamad Najjaf / Foto: Los Bribones de Laviana
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 5)

¿Quién pensó alguna vez que la historia es aburrida? El Grupo de Investigación Histórica Los Bribones de Laviana, con Arcadio Noriega a la cabeza, demuestra cada día que nada más lejos de la realidad. Que se puede investigar y conocer nuestro pasado a través de la aventura. Y que la mitología, la arqueología y la etnografía son las mejores compañeras de viaje.

Arcadio Noriega, Grupo de Investigación Histórica de Laviana Los Bribones
Arcadio Noriega, presidente y fundador de Los Bribones.

Son los Indiana Jones asturianos. Se han descolgado en paredes verticales para investigar el yacimiento de Sela en Jordania, han investigado en las Minas del Rey Salomón. Han hecho importantes descubrimientos arqueológicos de petroglifos, grabados y pinturas milenarias; inventariado batanes y molinos y rastreado las huellas de cazadores de cuélebres e invasores vikingos en Asturias.

No hay límites para la curiosidad y el afán de aventura de este grupo, y entre sus últimos proyectos se encuentra la grabación de “Adventum”: un documental que aúna mitología, arqueología y etnografía en aventuras por tierra, mar y aire. Varios de los capítulos que ruedan con la productora sevillana Trafalgar Cinema transcurren en el Alto Nalón, un lugar al que están especialmente unidos y en el que han hecho gran parte de sus hallazgos.

-¿Cuál es el origen del grupo Los Bribones?
-Surgió en el 97, entonces éramos un grupo de cinco chavalucos del pueblo de Laviana que nos gustaba estar por las cuevas, un poco al estilo Indiana Jones. Empezábamos a hacer algo de escalada y a andar por las montañas… nos hacíamos llamar “La Brigadilla de Boinas Negras”, íbamos con unas boinas negras de esas de pueblo, de ahí el nombre. Con la mayoría de edad, la mayor parte nos fuimos de Laviana por cuestión de trabajo, y años más tarde, en 2015, nos volvimos a juntar con una base más importante, tanto educativa como económica. Recuperamos el nombre de Bribones, como la forma abreviada de Brigadilla de Boinas Negras y empezamos a apostar por el patrimonio y a colaborar con arqueólogos y etnógrafos para darlo a conocer. Como ya habíamos trabajado con algunos arqueólogos de fuera teníamos cierta experiencia y lo que hicimos fue profesionalizarnos. Ahora el grupo está formado por tres grandes pilares: la arqueología, la etnografía y la mitología, pero siempre sobre una base de aventura que es lo que nos atrajo. Y seguimos creciendo.

“Tras el cierre de la minería, el Alto Valle del Nalón está pasando por un apretón y con descubrimientos que hemos hecho, como las pinturas rupestres encontradas en Laviana, se puede promover un turismo sano, un turismo cultural potente que puede incrementar al sector hostelería”

-El salto al panorama internacional ha sido cualitativo.
-Muy cualitativo. Tanto que hemos salido en el Times, tenemos agradecimientos de la familia real jordana y hemos salido en un postcard del National Geographic. Para proceder de un grupo de pueblo que andaba por cuevas esto ha salido bastante bien y ahora tenemos proyectos interesantes y grandes. Volveremos a Jordania al valle de Sela, iremos a Afganistán a la Cueva de los Leones y tenemos un rastreo del buque San Telmo en la Antártida. También vamos a hacer un estudio en la zona de Turín; rodeándonos de gente competente al final resulta medianamente fácil.

-Siempre habéis estado muy unidos a Asturias, en particular a Laviana y al Alto Nalón. ¿El crecimiento de esta proyección internacional puede variar el rumbo de vuestro grupo?
-No lo va a cambiar, porque a nosotros lo que realmente nos tira es la Asturias profunda, la Asturias desconocida. Podemos irnos a Jordania o a bucear a la Antártida, pero luego, en verano, tenemos que ir a segar al pueblo y esto no queremos cambiarlo porque esa es nuestra esencia. Los pies los tenemos en Laviana. Somos conscientes de que, tras el cierre de la minería, el Alto Valle del Nalón está pasando por un apretón y con descubrimientos que hemos hecho, como las pinturas rupestres encontradas en Laviana, que tendrán nombre internacional, se puede promover un turismo sano, un turismo cultural potente que puede incrementar al sector hostelería. Esto es un compendio de equipo con las administraciones locales; nosotros en cuanto descubrimos cosas informamos inmediatamente a la Consejería, que pone un arqueólogo especialista encargado del tema.

Bribones en la entrada de la Cueva del Nozalin en Peña Mayor, en el concejo de Laviana.
Bribones en la entrada de la Cueva del Nozalin en Peña Mayor, en el concejo de Laviana.

-Imagino que una ocupación como esta requerirá también de mucha diplomacia y saber dónde y cómo os metéis.
-Sí, evidentemente, porque siempre que se trabaje con patrimonio y cultura hay que ser muy humilde. Si, como ha ocurrido, en nuestras investigaciones de arte parietal encontramos una pintura rupestre, sabemos que de forma automática hay que abandonar la cueva e informar a la Administración. Y aunque nosotros también contemos con etnógrafos y arqueólogos, lo que hacemos es poner nuestra colaboración a disposición del profesional al que se le asigne el hallazgo.

-¿Todavía hay muchísimo por descubrir?
-Yo creo que hay un 90% por descubrir, que hemos rascado solo un 10. Y ya no solo de forma primaria, también de forma secundaria, porque gracias a que los medios nos dais visibilidad mucha gente nos llama y nos da información. Como cuando un hombre de setenta y pico años nos contaba que había “una cueva con unas cabras mal pintaes, pero que no merez la pena ir”. Estaba hablando de arte parietal, de pinturas rupestres en una cueva seguramente comida por maleza, porque ahora la gente ya no está en el monte con cabras y ovejas como estaban antes y todo esto se pierde. Es una información secundaria que tiene la gente del pueblo, pero piensan que no es importante.
Un ejemplo fue el hallazgo fascinante que hubo en la Curuxera el 24 de diciembre de 1901 de unos torques de oro, unas piezas muy importantes que luego se repartieron. Una parte está ahora en el Museo Arqueológico Nacional al lado de La Dama de Elche y otra se fundió. Sabemos que era un depósito castreño y quien escondió ese depósito de oro no volvió a buscarlo, lo cual indica una inestabilidad, indica que algo ocurrió. En Laviana tenemos tres castros que se conozcan, pero todos están sin investigar. Si tenemos castros espectaculares habrá que investigar para saber si hay indicios de una contienda bélica o si hay utensilios romanos, más que nada porque bajo uno de los castros se encontró ese depósito. Deberíamos estudiarlo a nivel profesional con arqueólogos, pero la cultura y el patrimonio no son una prioridad económica en los institutos de la Administración. Los arqueólogos lo están pasando apurado para salir adelante.

“Estamos grabando con la productora sevillana Trafalgar Cinema el documental ‘Adventum’ que, desde una base de aventura, va a dar a conocer la arqueología, la mitología y la etnografía del sector asturiano”

-Me llama mucho la atención la conjugación de mitología, etnografía y arqueología, ¿por qué incluir la mitología?
-Porque es algo que tenemos muy arraigado. No hay fogata en una cabaña o cuadra donde no se contasen las historias de las xanas, los trasgos o los cuélebres. Todos esos miedos, muchos inculcados para que los chavales no anduvieran solos por ahí; son algo importante dentro de nuestro patrimonio etnográfico y cultural.
Yo crecí con mi abuela contándome de las pitas de oro, de les xanes… Ahora tenemos una entrevista preciosa a una mujer de más de 80 años en Ponga, una mujer muy lúcida, que nos cuenta que cuando era joven vio salir a una mujer de una cueva. Está hablando de una xana. Son cosas que siempre nos han atraído mucho y como es patrimonio, qué menos que reflejarlo.
Estamos grabando con la productora sevillana Trafalgar Cinema el documental ‘Adventum’ que, desde una base de aventura, va a dar a conocer la arqueología, la mitología y la etnografía del sector asturiano. Este mes de julio haremos una cuarta entrega, vamos a seguir unos rastros de petroglifos muy antiguos en SMRA y en Laviana. Luego nos meteremos en la zona del lago Ubal, en el Parque Natural de Redes, será algo muy bonito.

Los Bribones de Laviana el rodaje de Adventum con Adolfo Lombardero.
Rodaje de Adventum con el escritor Adolfo Lombardero.

-En Llanes, en una de las entregas, seguisteis el rastro de un cuélebre. Cuéntanos cómo fue esta experiencia.
-Sí, fuimos con el especialista en mitología Adolfo Lombardero que nos comentaba cosas muy interesantes como que la leyenda de San Jorge y el dragón, que la vemos en reinos británicos o incluso en Cataluña, también la tenemos aquí en casa, incluso con una introducción más antigua. Realmente aquí hubo un caballero que, según cuenta la mitología, luchó contra el dragón, al que aquí llamamos cuélebre. Existe un linaje que tiene en sus lápidas reminiscencias de esos hechos. Fue algo tan importante que a mediados de siglo hubo incluso una intervención de la Guardia Civil en un bosque buscando al cuélebre.
En el documental nos descolgamos al vacío en 40 metros de altura, investigando la cueva de Corao que está en el corte al mar y en la que se metía el cuélebre. Hacemos el seguimiento de esa cueva donde se decía que se dejaba una doncella a la cual el cuélebre devoraba o mataba, así lo alejaban de las reses durante esos oscuros años.

“Según cuenta la mitología en Asturias hubo un caballero que luchó contra el dragón, al que aquí llamamos cuélebre”

-¿El episodio que transcurre en el Valle del Nalón pone sobre la pista de las ayalgas en Asturias?
-Sí, el tema de los ayalgueros fue algo extremadamente importante. Aquí, por ejemplo, estaba Pedrón el de la Caucia que buscaba un toro de oro en la zona de Puente de Arco, en Laviana. Trabajaba en la mina y sacaba cartuchos de dinamita, buscó el tesoro a menos de treinta metros de donde se encontró el depósito con los torques de oro. Algo sabía Pedrón, el ayalguero loco que al final no estaba tan loco.

-En otro capítulo, con base en Cudillero, investigáis la realidad de las invasiones vikingas ¿qué es lo que reflejáis?
-Una de las líneas de Adventum es el tema de las invasiones nórdicas, para esto hablamos con José Luis González, Camuño, especialista en el dialecto pixueto, un dialecto que mezcla palabras en bable con otras nórdicas. Nos interesó mucho esa epopeya, ese año 844 cuando se ven esas 50 u 80 naves por delante de la playa de San Lorenzo y la posible interacción de los vikingos en esa zona, que posiblemente no fuera bélica.
Los reyes asturianos en la época de la Reconquista tenían a mercenarios nórdicos trabajando para ellos, no era todo tan salvaje como imaginamos. Y era fácil que se asentaran en el norte para luego hacer sus incursiones sobre Córdoba y las ricas ciudades de Al Andalus, que era lo que realmente les interesaba.
En Asturias hay muchos rubios con ojos claros y habría que ver por qué, y hay muchos escudos con el cuervo, el animal sagrado del dios Odín. Quizá el documental no profundice mucho porque requeriría más tiempo, pero damos pie a que la gente indague en el tema.

Grupo de Investigación Histórica Los Bribones realizando trabajos subacuáticos bajo hielo.
Grupo de Investigación Histórica Los Bribones realizando trabajos subacuáticos bajo hielo.

-¿De dónde sacáis tiempo para tocar tantos frentes abiertos como tenéis?
-Eso me pregunto yo, porque además esto es un hobby. Nosotros no cobramos por ello, no tenemos subvención, ni respaldo administrativo, con esto perdemos perres.
Hacemos unas pruebas de acceso para poder entrar, somos treinta personas aproximadamente, que nos distribuimos por distintos apartados y luego tenemos colaboradores. Una parte del grupo la llamamos Los Bribones Xtreme, somos los que hemos estado en Jordania y los que vamos a ir a bucear a la Antártida. Es gente que realiza trabajos aéreos, personas con mucha carga profesional. Es algo de mucha responsabilidad, en muchas ocasiones llevamos con nosotros a otros profesionales especialistas y supone una gran responsabilidad colgar a alguien del vacío.

-Arcadio, ¿de dónde te viene la afición por todo esto?
-Desde pequeño recuerdo que los regalos de Navidad eran libros de historia o arqueología, siempre me atrajeron estos temas. Mi padre fue ganadero y yo pasaba mucho tiempo por el monte, no había muro raro porque el que yo no preguntase. Ahora tengo facilidad para descubrir cosas. Tengo alrededor de cuarenta descubrimientos, pero lo único que hago es acordarme de las cosas que me llamaban la atención de pequeño e ir allí a ver ese túmulo que me llamó la atención o ese conjunto dolménico perdido en ese bosque. Voy, hago un reportaje fotográfico y se lo paso a un especialista.

“Vernos colgados delante de la inscripción del rey Nabónido en el yacimiento de Sela, donde dice La Biblia que arrojaron a los 10.000 edomitas del Valle del Edón, son palabras mayores”

Valle de Sela, Jordania
Los Bribones Xtrem en el Valle de Sela, Jordania.

https://fusionasturias.com/otras-secciones/aventura/redescubriendo-la-historia-con-los-bribones-de-laviana.htm Redescubriendo la historia con Los Bribones de Laviana-¿Qué es lo que más os llena ante un descubrimiento o un viaje?
-Hace poco hemos estado en una expedición bíblica en Jordania que ha sido impresionante, pero a mí me llena mucho más encontrar algo por aquí, por casa, porque estamos dando a conocer algo nuestro, de nuestra gente, nuestro linaje, nuestros ancestros, esto sí que me llena. Como cuando encontramos las primeras pinturas rupestres con antropomorfos en esta zona.
Es cierto que el vernos colgados delante de la inscripción de Nabónido en Sela, en un pasaje bíblico, donde dice la Biblia que arrojaron a los 10.000 edomitas del Valle del Edón son palabras mayores. Ser los primeros en hacer ese perímetro durante nueve horas de escalada te hace sentirte muy humilde, muy pequeño y al mismo tiempo ver hasta dónde hemos llegado, porque han confiado en nosotros. En Jordania también conocimos al descubridor de las Minas del Rey Salomón, Mohammad Najjar, y fuimos el primer equipo que hizo una prospección de trabajo con cuerdas dentro de las minas. Son cosas que no podríamos hacer si no tira de nosotros gente profesional de valía, si no es así no puedes acceder y colgarte con cuerdas en un sitio de patrimonio real jordano.

-Jordania os ha abierto otras puertas, como la expedición que os permitirá bucear en la Antártida.
-Sí, llevamos un año y medio de gestiones y lo que vamos a hacer es buscar el San Telmo, un buque de la Armada Española que se perdió en el siglo XIX con 644 tripulantes cruzando el Cabo de Hornos cuando iba a las revueltas de América del Sur.
El San Telmo arrió demasiado al sur y desapareció, pero luego, el capitán inglés William Smith descubrió tierra por debajo de América del Sur y también el mascarón de proa de un buque español en la isla Livingston. El capitán informó a las autoridades británicas del hallazgo de tierra, con lo cual Inglaterra acababa de descubrir la Antártida, pero no informó del mascarón español para que el descubrimiento no se adjudicase a los españoles. Encontrar el San Telmo no solo supondría el honor de encontrar esos cuerpos que yacen olvidados, también dar a conocer que fue España quien descubrió la Antártida.
En la expedición haremos dos equipos de rastreo, uno subacuático y otro por tierra, siguiendo el cuaderno de bitácora de este capitán inglés.

“Encontrar el buque San Telmo no solo supondría el honor de encontrar los cuerpos de los tripulantes que yacen olvidados, también dar a conocer que fue España quien descubrió la Antártida”

-Gran parte de vuestro trabajo de investigación se sustenta bajo la aventura. ¿Qué consideras que es aventura para ti?
-La aventura es una línea de actuación del grupo y la utilizamos para enganchar a la gente joven, porque si queremos que apuesten por el patrimonio tiene que ser con algo atractivo. La aventura es eso que te da adrenalina, con ella rompes lo cotidiano y ves las habilidades de una persona para llegar algo más allá. Tienes un riesgo controlado porque si no sería una locura y las locuras son peligrosas. Por eso, un Adventum en el que se da a conocer la etnografía o la mitología se peina de aventura, con vivacs, escaladas, buceo, rutas con caballos, todo esto engancha.

-La verdad es que lo que comentas también apunta a una cierta dosis de locura.
-Sí, pero la locura controlada es preciosa, descontrolada es peligrosa. Y luego está lo que es más importante: el trabajo en equipo, que supone un 90%. Es aquel en el que la resolución de todo ello siempre va a ser mayor que la resolución de un individuo por sí mismo. El nuestro es un trabajo en equipo y estamos muy orgullosos, porque no tocamos ideales políticos. Hay personas de derechas, de izquierdas, de centro y da igual. Lo que hay es una apuesta por el patrimonio y hemos dejado atrás cosas que para nosotros son insignificantes en comparación con valores y principios, como el compañerismo. Al final, eso es lo importante.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí