Petit Pop, la música que trasciende edades

0
23
Petit Pop
Foto: Petip Pop
[Total:0    Promedio:0/5]

Desde el año 2010, Petit Pop forman parte de la banda sonora de grandes y pequeños. Sentido del humor y situaciones cotidianas son la base fundamental de las canciones de esta banda asturiana que promociona “Canciones para el coche”, su séptimo disco.

Cuando iniciamos la entrevista, al otro lado de la línea está Pedro Vigil, alias el Señor Gafotas. Tras muchos años compartiendo escenario con sus compañeras de grupo Mar, Lara y Cova, sigue reconociendo que su música es apta para públicos de 0 a 99 años y que son muchos padres, tíos o abuelos los que se empeñan en llevar a los niños a sus conciertos ya que, en el fondo, son ellos mismos los que mejor se lo pasan. El hilo conductor de su música es el pop y la risa. Como él mismo asegura intentan darles un giro a muchas de esas anécdotas cotidianas que no serían recordadas por ser especialmente positivas y convertirlas en un elemento vital de convivencia.
-En diciembre de 2018 habéis publicado vuestro séptimo disco “Canciones para el coche”. ¿Música solo para los viajes?
-El título tiene mucha lógica porque después de hablar con la gente que nos está siguiendo desde hace años, vimos que todos tenemos un punto común y es que el coche es uno de los sitios más familiares donde compartirnos la música. No es un disco conceptual ni temático que gire en torno al automóvil pero se trata de darle un poco de continuidad a la idea de que somos un grupo para disfrutar en familia y el coche es un entorno muy familiar. Como siempre, nos ponemos tanto en el lugar de los peques como en el de los padres y todas las canciones vuelven a ser sobre temas muy cotidianos o de situaciones que ellos viven todos los días y con las que nosotros empatizamos mucho porque en nuestra faceta de padres también las estamos viviendo.

“El éxito viene de que somos un grupo musical totalmente familiar. Los niños pueden venir con los padres pero seguramente se lo pasarán mejor los padres que los niños”

-Aunque vuestra música tiene un sello propio, ¿os habéis atrevido con otros estilos?
Riega Antón es una especie de guiño al reguetón desde un prisma musical distinto. No deja de ser una canción muy pop que es el norte que nosotros no queremos perder nunca, porque es nuestra estrella polar independientemente de que nos adentremos en otros géneros. Siempre tenemos presentes nuestras raíces y al final por muy eclécticos que sean los discos, tienen siempre una dirección en la que queremos mirar. Somos un grupo de pop que por momentos se puede acercar, por ejemplo, a la música latina haciendo como hicimos en este disco una especie de reguetón o incluyendo incluso elementos de polca o country. No somos nada puristas pero siempre intentamos darle nuestro toque y este viene por la vía del pop.
-Hacéis música para los más pequeños pero vuestras canciones causan furor entre los mayores…
-Más que catalogarnos como un grupo de música para peques, el éxito es que somos un grupo de música totalmente familiar. Los niños pueden venir con los padres pero seguramente se lo pasarán mejor los padres que los niños, es una experiencia que puedes vivir en conjunto y es bastante positiva. Son los propios padres los que ya tienen el gusanillo de vernos y muchas veces son ellos los que insisten en venir al concierto o comprar los discos.
-¿Cómo ha influido el hecho de tener hijos a la hora de hacer vuestra música?
-La razón de ser del grupo no deja de ser que tenemos hijos y queremos compartir con ellos una parte muy importante de nuestra vida que es la música. Según van cumpliendo años, tanto las temáticas de las canciones como las músicas van creciendo con ellos porque todo son cosas que ellos nos sugieren. Incluso les estamos dando un protagonismo dentro de las grabaciones de los discos que antes no podíamos porque eran demasiado pequeños.
-Tenéis una escuela de música en Gijón. ¿Qué valoración hacéis de su trayectoria y del movimiento qué genera?
-Se llama Sonidópolis y en ella se van creando grupos de niños. Nosotros siempre intentamos echarles una mano, pero ellos ya tienen sus propios proyectos y componen sus canciones. En Asturias hay una realidad de la que es difícil evadirse y es que cada vez somos menos y estamos más envejecidos. Desde mi trabajo como gestor cultural veo todos los días que hay menos movimiento de grupos adolescentes y es por eso que desde la escuela estamos intentando crear un tejido de grupos tanto de preadolescentes como de adolescentes, que tengan contacto con la música popular desde muy pequeños, que tengan inquietud para hacer sus propias composiciones, sacar sus propios discos y demás. Este es nuestro tercer año y estamos empezando a ver los resultados, esa es la gran esperanza y en lo que intentamos trabajar. De todas formas somos conscientes de que estamos en una situación compleja y por eso es bueno revelarse e intentar hacer algo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí