Cecilia Pérez, presidenta de la FACC: “El pueblo asturiano es solidario por naturaleza”

0
50
Cecilia Pérez, presidenta de la Federación Asturiana de Concejos
Cecilia Pérez / Foto: FACC
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Además de visibilizar su absoluta repulsa a la invasión rusa, la sociedad asturiana protagoniza una importante ola de solidaridad hacia el pueblo ucraniano. Las corporaciones municipales juegan en muchos casos un papel relevante dada su cercanía a la población local. Desde la Federación Asturiana de Concejos (FACC), que preside Cecilia Pérez, ponen también su grano de arena ante esta nueva crisis humanitaria.

-¿Está la Federación Asturiana de Concejos trabajando en alguna iniciativa conjunta con respecto a la población ucraniana?
-Tuvimos una primera reunión de coordinación con el Principado, delegación de Gobierno, y en la que también estuvieron presentes los Ayuntamientos más grandes de Asturias. Desde la Federación remitimos una encuesta a todos los ayuntamientos para conocer los equipamientos que tienen disponibles para alojamiento de las personas refugiadas: viviendas, albergues, etc. Y este registro lo hemos trasladado a la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo, que es con quien nos coordinamos en esta materia.
Nuestra idea es que, en coordinación con el Principado, todos esos equipamientos estén a disposición para atender las necesidades que puedan surgir con la llegada de refugiados. En algunos concejos ya están en movimiento, como ocurrió la semana pasada en Sotrondio, que recibió a un grupo de personas.
También comunicamos a todos los Ayuntamientos que lo más importante es la ayuda en destino a través de las ONG que están trabajando allí, y también de las que Asturias tiene reconocidas para trabajar con los refugiados, como son Accem y Cruz Roja. Luego hay una otra serie de colectivos que están trabajando y que también trasladamos a los ayuntamientos para que tengan la seguridad de que la ayuda llegue lo más ágil posible allí donde se necesita.

Ayuda al pueblo ucraniano desde la FACC

-Ante la gran ola de solidaridad ciudadana a nivel particular ¿hay también en marcha algún sistema de coordinación?
-Están surgiendo muchísimas iniciativas y muchas están coordinándose con los propios Ayuntamientos. Hay personas que ofrecen un piso, una habitación, profesionales que ofrecen sus servicios, médicos, abogados… Nosotros, ante esta gran avalancha, lo que solicitamos es que los Ayuntamientos tuvieran un registro de ofrecimientos privados, para que esa información que está exclusivamente a disposición de cada ayuntamiento sea trasladada, a través de la Federación, a la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo.

“Desde la Federación remitimos una encuesta a todos los ayuntamientos para conocer los equipamientos que tienen disponibles para alojamiento de las personas refugiadas”

-¿Qué capacidad de acogida tiene Asturias?
-La pasada semana, cuando recibimos en Ranón el avión con personas con necesidades especiales, con discapacidad, la consejera en declaraciones hablaba de más de 900 plazas disponibles. El presidente, anteriormente hablaba de más de 500 plazas, esto es porque los Ayuntamientos van contestando y la cifra va aumentando. Hay una capacidad importante de acogida, lo que pasa es que habitualmente los refugiados suelen quedar en los municipios más centrales de Asturias porque están mejor equipados para ellos; tienen más disponibilidad de personas de apoyo: abogados, traductores, voluntarios para al acompañamiento, etc. Otros municipios podemos tener viviendas, albergues, colegios, médicos, etc., pero no con la proximidad que puede ofrecer una ciudad, aunque puedo decir que todos estamos preparados para que, en el caso de que fuera necesario, habilitar inmediatamente espacios que tenemos prácticamente sin uso. También tenemos voluntarios locales que están interesados en colaborar y participar para habilitar estos alojamientos para estas personas.

-En todo el tiempo que llevas en política ¿recuerdas alguna respuesta de la sociedad asturiana respecto a la acogida como esta?
-Tuvimos una primera prueba de fuego con la población siria. Hicimos una coordinación muy similar a esta que estamos viviendo, se canalizó todo a través del Gobierno central que después lo fue distribuyendo por todas las comunidades, pero quizás esta tiene como diferencia que hay muchísima vinculación o relación entre Ucrania y España. Hay asociaciones de amigos del pueblo ucraniano, muchas personas de esta nacionalidad viviendo en España, colectivos que hacen Vacaciones en paz con niños y niñas de este país y también con críos rusos. La vinculación que tenemos con el pueblo ucraniano y ruso favorece que esta ola de solidaridad sea tan grande.
Y es verdad que hay más conflictos que este, por supuesto que hay más, pero esta es una guerra terriblemente sanguinaria. Es terrible lo que se está viviendo en esta guerra sin sentido, y en un momento como este las imágenes de los medios de comunicación son muy duras y marcan nuestras prioridades, eso es una realidad. Todas estas cosas pueden explicar el porqué de esta ola de solidaridad tan grande, al margen de que el pueblo asturiano es solidario por naturaleza.
No podemos olvidar tampoco nuestra historia con Rusia, con los niños de la guerra; todavía hay muchísima vinculación. Yo creo que los grandes perjudicados de esta guerra son los ciudadanos, tanto los rusos como los ucranianos. Los ciudadanos rusos no son enemigos de España, ni de ningún país, esto es el fruto de una locura de un dirigente loco que los llevó a este sin sentido, muchos sin saber dónde se metían y pasándolo muy mal.

“Algunos ucranianos vienen por la vía oficial que les permite obtener el estatus de refugiados, pero hay muchísimos que están llegando y que no tienen nada, y el primer lugar que encuentran es el municipio”

-A través de estas situaciones ¿se pone de relieve la capacidad municipal de unirse por encima de las diferencias? ¿Es a su vez una prueba de resistencia para los tejidos sociales que están creados?
-Sí, y la capacidad municipal es inmensa; haciendo un poco de historia vemos que hemos transformado nuestros pueblos. Ese esfuerzo sale de los impuestos de los vecinos, pero también hay que pensar que en esa gestión participan el Gobierno central, el autonómico y el que más cerca está, el local. En esa cercanía vemos los problemas de los ciudadanos y nuestro fin último es resolverlos; hemos pasado varias pruebas de fuego, todas fueron difíciles y, en general, ninguna venía con libro de instrucciones.
Un buen día vivimos una pandemia, nos encontramos con un cierre que nunca habíamos conocido y con la obligación de seguir atendiendo a nuestros mayores, a las personas que más lo necesitan. Ahora estamos viviendo una pos pandemia y viviendo los efectos de una guerra que está generando una revolución económica que no sabemos cuánto va a durar, y ahí también estamos los municipios. Los refugiados que llegan lo primero que hacen es empadronarse y visitar los servicios sociales de los ayuntamientos. Algunos vienen por la vía oficial que les permite obtener el estatus de refugiados, que les da un reconocimiento y un apoyo económico por parte del Gobierno central, pero hay muchísimos que están llegando y que no tienen nada, y el primer lugar que encuentran es el municipio.
Nosotros, con nuestra actividad diaria ya tenemos una importante presión social por la pos pandemia y la nuestra es una población envejecida que requiere de recursos municipales. Así que todo esto que llega es a mayores de lo que hacemos habitualmente. En reuniones mantenidas sobre este tema con concejalías y alcaldes vimos que hay una saturación importante de trabajo en todas las personas que atendemos lo público, empezando por los que están en primera línea de atención. Vivimos momentos complejos, pero este es nuestro compromiso social y político con nuestros vecinos, y ahí estamos.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí