Polígono Industrial de Ferreros (Oviedo). En núcleo urbano.

0
115
Polígono Industrial de Ferreros (Oviedo).
Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

Se trata de un polígono que mantiene su actividad en una zona de alta ocupación residencial: las empresas del Polígono de Ferreros o Ciudad Naranco tienen las ventajas y los inconvenientes de estar integrados en el núcleo urbano de la capital del Principado.

No siempre fue así: en los años sesenta, cuando empezaron a instalarse las primeras empresas en la zona, ésta parecía la ubicación ideal, lo suficientemente cerca de Oviedo como para aprovechar clientes y servicios, y lo suficientemente lejos como para no entorpecer el tráfico ni la actividad empresarial. Pero el crecimiento de la ciudad se disparó en las últimas décadas y el polígono se ha ido integrando en el mapa urbano, de modo que hoy en día comparte espacio e infraestructuras con viviendas y negocios minoristas, más propios de un barrio que de un área industrial.
Herencia del más reciente Plan de Ordenación Urbana de los noventa, en Ciudad Naranco conviven un polígono industrial, una zona residencial y los restos de un antiguo barrio periférico. Esta mezcla genera sus propios problemas, pero también se presenta como una importante posibilidad de expansión de la ciudad, a menos de un kilómetro físico del centro. Aunque el boom del ladrillo ha pasado ya, siguen haciendo falta viviendas en zona urbana, y este barrio ofrece muchas opciones. Para ello se ha llegado a plantear el traslado de las empresas del polígono a otra zona en las afueras, con una estructura puramente industrial, aunque dada la envergadura de semejante movimiento no parece una posibilidad viable a corto plazo, especialmente teniendo en cuenta el entorno económico.

Los servicios y el mantenimiento de infraestructuras dependen del Ayuntamiento, que provee de servicio de limpieza y recogida de basuras, iluminación, trabajos de conservación, etc.

Soluciones prácticas
Sin embargo, quizá a medio-largo plazo se consiga un planeamiento urbanístico que dé respuesta a las necesidades de vecinos y empresarios, que de momento conviven sin más problema que los inevitables. El más obvio es el tráfico, que en zona urbana se incrementa por el paso de camiones y vehículos industriales, generando atascos en hora punta y provocando dificultades de aparcamiento. Un solar en desuso sirve de parche para este problema, aunque este espacio se ocupará cuando se pongan en marcha las obras de la Ronda Norte, aún sin fecha de inicio.
A pesar de los pequeños problemas del día a día, lo cierto es que las empresas del Polígono desarrollan su trabajo con fluidez; los servicios y el mantenimiento de infraestructuras dependen del Ayuntamiento, que provee de servicio de limpieza y recogida de basuras, iluminación, trabajos de conservación, etc. Existe una Asociación de Empresarios que ejerce como interlocutor frente a las administraciones, gestionando ayudas, proponiendo proyectos y reclamando soluciones a determinados problemas, como el retraso de la mejora del acceso de la calle Nicolás Soria. La obra es responsabilidad de FEVE, y se trata de una reivindicación clásica de empresarios y habitantes, que consideran que supondrá un aumento fundamental en la calidad del tráfico.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí