Asociación de Jubilados de San Martín de Luiña. Jubilarse en el campo

0
25
Miembros de la Junta Directiva de la Asociación de Jubilados de San Martín de Luiña
Miembros de la Junta Directiva de la Asociación de Jubilados de San Martín de Luiña / Foto: Valvanera
[Total:0    Promedio:0/5]

Son más de cuatrocientos socios dispuestos a disfrutar juntos de su tiempo libre entre bailes y excursiones. En el campo la jubilación se vive de modo diferente a la ciudad, como se deduce de las palabras del presidente de la asociación, Edelmiro Arnaldo Feito.

-Para ser una asociación de la zona rural, 418 son muchos socios. ¿A qué se debe esta cantidad?
-Porque hay jubilados no sólo de San Martín, sino también de los alrededores. Creo que vienen porque les gustan las actividades y porque están a gusto. Unos llegan porque conocen a unos socios y otros por lo que organizamos: por ejemplo, hay baile todos los sábados con una minicadena que tenemos…
-O sea, que no echan de menos las fiestas del verano.
-¿Para qué las queremos echar de menos? Disfrutamos mucho bailando cada semana. Además hacemos una comida o una cena al mes -alguna vez dos-, gimnasia, manualidades, excursiones mensuales -excepto diciembre y enero- que llegan a durar de tres a cinco días. Ahora estamos desarrollando un Taller de Memoria.
-Por lo que veo, les gusta estar juntos.
-Sí, todos disfrutamos de estar juntos, tenemos muy buena armonía.

“Los que vivimos aquí, cuando nos jubilamos paseamos por el campo y hablamos con los vecinos”

-Imagino que al estar en el campo, nunca se llegan a jubilar de todo.
-Como vivimos en zona rural, hacemos actividades por el campo, pero sólo para entretenernos un poco. Luego paseamos, echamos la partida, hacemos concursos de tute y brisca… tenemos actividades como está mandado.
-¿Cómo ayuda el contacto con la naturaleza? Porque los jubilados de ciudad a menudo la echan en falta.
-Es que es diferente. La gente que vivimos aquí cuando nos jubilamos tenemos para pasear, para entretenernos un poco por el campo. Luego entre la gente de los pueblos hay otro roce diferente a la de las capitales, porque sales por ahí y siempre hablas con los vecinos. No es como en las capitales, donde no se conocen ni los del portal. Aquí todos somos conocidos y amigos.
-Cuando hablan entre ustedes, ¿qué echan de menos del pasado y qué valoran del presente?
-Sobre todo hablamos de lo que se sorprenderían nuestros padres si vieran todas las comodidades que existen hoy. Porque ellos con 60 años estaban todos viejinos y ya no podían más. Además la gente vivía menos porque estaba más trabajada y comía muy poco. Hablando del pasado, en los pueblos las relaciones familiares siguen más o menos tan armónicas como entonces, pero lo que ha cambiado mucho es el clima, las estaciones. Del invierno que había antes al de ahora hay mucha diferencia, antes hacía más frío y venía cuando tenía que venir, en enero y febrero. Ahora está muy cambiado el tiempo.

“A menudo hablamos de lo que se sorprenderían nuestros padres si vieran todas las comodidades que existen hoy”

-¿Qué tienen los mayores para enseñar a los más jóvenes?
-Ahora mismo los jóvenes se creen que son superiores y escuchan poco a los mayores. Aunque muchas veces tienen razón, porque cuando llegas a cierta edad te vuelves un poco egoísta, muy exigente. Pero en general, los jóvenes quieren aprender poco de nosotros. A menudo, cuando les cuentas las cosas que vivimos nos dicen que son cuentos. No lo creen.
-¿Qué tipo de cosas?
-A lo mejor cuando les explicas que andabas de ocho a quince kilómetros para ir a un baile, o lo que trabajábamos, la vida que teníamos de chavalinos. Yo nací cuando la guerra y entonces se pasó muy “jodido”. Pero ellos no se lo creen.
-En muchos sitios los jubilados trabajan como voluntarios, ¿lo hacen ustedes?
-En el sentido de colaboración, nos ayudamos entre nosotros. Pero eso en los pueblos siempre lo hubo. Cuando alguien necesitaba algo, siempre le ayudaban los vecinos, como en la matanza, la recolección, cualquier favor que alguien necesitaba se hacía. Y los mayores seguimos manteniéndolo, no cambiamos.

Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí