Morcín. Enero gastronómico

0
13
Procesión en honor a San Antón en Morcín
Procesión en honor a San Antón. / Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

Enero es indudablemente el mes en el que Morcín ocupa un puesto importante en el calendario de eventos del Principado, con lo gastronómico en primer lugar gracias al homenaje al queso local más importante, el Afuega’l Pitu, y la celebración del X Gran Capítulo de la Cofradía de Amigos de los Nabos.

El frío de principios de año se combate en Morcín con varias propuestas, que pasan direcamente por el paladar. De un lado, la tradicional celebración del Certamen del Queso Afuega’l Pitu, una cita que va por su trigésimo cuarta edición y que tiene asegurada la masiva asistencia de público. El domingo 19 se reúnen en la localidad de La Foz los más importantes productores queseros de esta variedad, para participar en la exposición y venta previa al concurso que premia cada año a la variedad más lograda.
Como en anteriores convocatorias, habrá ocasión de catar las distintas variedades artesanas de este queso tan particular, que se elabora en varios puntos de la región. La Denominación de Origen unifica las particularidades de un queso disponible en dos variedades, la blanca y la roxa o apimentonada; y dos formas, atroncada o de calabacín (de trapu). Todas ellas tienen características coincidentes: se desmenuzan al corte y se hacen pastosas al pasar por la garganta, de ahí su llamativo nombre, Afuega’l Pitu.
La antigua tradición quesera de Morcín hizo prosperar en su día un certamen hoy completamente consolidado. La Hermandad de la Probe se encarga de la organización de un evento que incluye habitualmente exhibiciones de elaboración, catas, mercadillo de productos artesanos y una esperada competición de deportes autóctonos que anima una jornada en la que además se dará a conocer quién será el galardonado como como «Quesero Mayor de Asturias», y qué quesería se lleva el «Afuega’l Pitu de Oro» o el «Nabo de Plata».

A escasos kilómetros de Oviedo, el concejo está acostumbrado a ser destino de fin de semana para los que quieren desconectar del asfalto y disfrutar de los paseos y los paisajes de la zona.

La presencia de la Escuela de Hostelería del IES Valle de Aller es ya habitual en el Certamen y en esta ocasión se han involucrado, junto a la Cofradía de Amigos de los Nabos, en la organización del I Concurso «Los nabos na cocina» para alumnos de cocina y gastronomía de cualquier escuela de hostelería. Cada participante podrá presentar hasta dos recetas de cocina creativa con los nabos como ingrediente principal, que serán valoradas por un jurado compuesto de cocineros profesionales y profesores. La final del concurso se celebra el día 15, pero los premios se entregan también el día del Certamen.

El nabo, una reivindicación gastronómica

El homenaje quesero se entrelaza con la devoción por el nabo de mesa, que en el concejo tiene fieles seguidores. Esta hortaliza, muy utilizada en tiempos de hambruna para complementar los pucheros caseros, dejó de cocinarse cuando las despensas empezaron a estar mejor abastecidas y se convirtió en un producto de poco prestigio gastronómico. Con el tiempo han surgido varias iniciativas para redimir esta imagen, poniendo el acento en sus propiedades nutricionales y culinarias, y recetas como el pote de nabos se han convertido en un plato muy solicitado en la hostelería invernal.
En Morcín, quienes saben mucho de esto son los miembros de la Cofradía de Amigos de los Nabos, fundada en 2002 por cuatro amigos muy ligados a La Foz de Morcín. El objetivo era reivindicar el método tradicional de elaboración del pote de nabos y otras variantes culinarias con este ingrediente principal, así como recuperar los ritos y costumbres que se celebraban en la tradicional fiesta de San Antón en La Foz. Tras más de una década de esfuerzo, su labor está consolidada y durante todo el año organizan diferentes actividades de ocio y gastronomía, como un amagüesto, excursiones o la Feria de los Quesos Artesanos de Asturias. Pero la referencia inevitable es el Gran Capítulo de la Cofradía, que este año ha preparado con especial cariño, ya que celebra su décima edición.
Durante el fin de semana del 10 y el 11 se han programado diferentes actividades, entre las que destacan los actos de hermanamiento con la Confraría Nabos e Companhia de Carapelhos (Portugal), el desfile por las calles de La Foz de las cofradías asistentes a la solemne función religiosa, o el almuerzo de confraternización, formado por un menú con productos alusivos a las diferentes cofradías asturianas. Y, por supuesto, la ceremonia del X Gran Capítulo, con los nombramientos de los Cofrades de Honor y Número. Serán dos días llenos de actividades, muy intensos tanto para los cofrades como para los visitantes, que inauguran la agenda de este mes, que se completa con los actos tradicionales de San Antón (el día 17) para terminar con el ya mencionado Certamen del Afuega’l Pitu.

Un concejo que hay que ver

Tras el atracón de las fiestas navideñas, el mes de enero es uno de los más vacíos en cuanto a actividades y eventos gastronómicos, así que la propuesta de Morcín suele congregar a un gran número de asistentes. A escasos kilómetros de Oviedo, el concejo ya está acostumbrado a ser destino de fin de semana para los que quieren desconectar del asfalto y disfrutar de los paseos y los paisajes de la zona. Lo más conocido es el pico Monsacro, con las capillas medievales situadas en su ladera, fuente inagotable de leyendas y escenario de una multitudinaria romería el día de Santiago. El Torreón medieval de Peñerudes también aparece en todas las guías turísticas, como una rareza a visitar. Pero son probablemente las rutas por el concejo lo que más atención despierta. Morcín está dentro de la conocidísima Vía de la Plata, es puerta de entrada a la Sierra del Aramo, y tiene varios recorridos de fácil acceso como el del mirador del Pando y el Pico Llosoriu, o la ruta a la mina de La Esperanza. Muy próximo al embalse de Alfilorios, aunque ya perteneciente al concejo de Santo Adriano, se encuentra el Desfiladero de Las Xanas, Monumento Natural conocido como el hermano pequeño de la garganta del Cares.
A Santolaya, centro administrativo del concejo y una de las localidades más pobladas junto a La Foz, se unen varios pueblos pequeños y con encanto, donde el paisaje se da la mano con la arquitectura tradicional, lo que ha permitido un cierto auge del turismo rural, que se complementa con la gastronomía para formar un reclamo turístico que poco a poco va ganando adeptos. Además de queso y nabos, otros productos clásicos son las casadielles de postre y el gochu asturcelta, que cuenta también con una Cofradía de reciente creación y un certamen anual.Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí