Nava. Venga otro culín

0
102
Festival de la Sidra en Nava.
Foto: Ayto. de Nava
[Total:0    Promedio:0/5]

Los asturianos ya lo sabemos: la sidra en julio sabe mucho mejor. Y más si es entre amigos, en un ambiente a la vez festivo y familiar. Y más todavía, si es en la capital sidrera de Asturias. Hablamos de Nava. Dónde si no.

Sin ninguna duda, es una de las citas más multitudinarias del verano. Y es que pocas cosas tienen tanto poder de convocatoria como la promesa de unos buenos culines de sidra y un poco de fiesta. Nava propone eso, pero multiplicado por diez. El Festival de la Sidra lleva años reuniendo a miles de jóvenes y no tan jóvenes que hacen suya toda la tradición sidrera del concejo concentrada en unos pocos días.
La programación del Festival comienza a finales del mes de junio con la inauguración de una exposición «La cultura de la sidra en fotos» del fotógrafo Juanjo Arrojo, y pocos días después, los días 2 y 3 de julio tiene lugar la «Jornada la sidra asturiana. Historia, cultura, actualidad» en el Museo de la Sidra. Los orígenes de la sidra, los rituales de consumo, el día a día en el Museo de la Sidra o el estado del sector manzanero y el sidrero en la actualidad son algunos de los temas que permitirán ahondar al asistente en la cultura de la sidra. Y aunque la villa de Nava ofrece actividades a diario desde que da comienzo la programación -muchas de ellas relacionadas con la sidra-, la realidad es que hay unas fechas clave, que son las que nadie se quiere perder. Así, del 6 al 8 tiene lugar la agenda de actos más multitudinaria, mientras que el lunes 9 de julio son los más jóvenes, los que podrán disfrutar con juegos infantiles, circuito de coches y actividades deportivas.

De bote en bote

Así está la Plaza Manuel Uría en las horas punta, cuando la multitud acude a participar en las degustaciones gratuitas que tienen lugar el sábado día 7 por la mañana, gracias a la generosa donación de toneles que hacen diferentes lagares asturianos y los tortos que prepara la Asociación de mujeres Doña Jimena. La calle es un hervidero de animación que enlaza la jornada de la mañana con el Gran Chupinazo que abre la Ruta de la Sidra, animada con más bebida gratis. Imprescindible para acceder a estos culines, gentileza de la organización, es ir ataviado con el pañuelo verde oficial, el que identifica a cada uno como apasionado consumidor de la bebida asturiana por excelencia.
El Festival, que se celebra desde hace 35 años, está plenamente consolidado. Lo demuestra el hecho de que muchos de los que participan vienen de otros puntos de Asturias y de España, y de ellos, un buen número repite presencia, año tras año. La gente se echa a la calle para compartir jornada de culines, dedicando el día a temas gastronómicos y actividades culturales y populares, mientras que la noche queda reservada para la fiesta con mayúsculas que no termina ni con las primeras luces de la mañana y empata una jornada con otra. El Festival está considerado uno de los más importantes de Asturias y tiene la consideración de Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Durante la mañana del domingo tiene lugar el duelo entre los mejores en el XXXV Concurso Internacional de Escanciadores.

Los productores son muy conscientes de que es una cita en la que hay que participar. Para ellos supone un escaparate de primer orden, puesto que la sidra es casi lo único que reclama el público asistente a la fiesta. Por eso los lagares más importantes están presentes tanto en las calles como en el concurso de sidra natural que se organiza anualmente y que otorga un reconocimiento a la mejor sidra del año en Asturias y otro a la mejor del concejo de Nava.
Y si los productores de sidra tienen su momento, también hay otro en el que los escanciadores son protagonistas. Ellos y su habilidad convierten el escanciado de la sidra en un espectáculo que es seguido con interés por el público. Durante la mañana del domingo, tiene lugar el duelo entre los mejores en el XXXV Concurso Internacional de Escanciadores, en la Plaza Manuel Uría. El jurado valorará, como cada edición, la medida del culín, la técnica de escanciado, la forma de sostener el vaso, etc. El premio supone un plus de prestigio entre el gremio, a la vez que convierte en un arte esta peculiar forma de servir la bebida.Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí