Navia. Tras el objetivo de una cámara

0
157
Desembocadura del Río Navia, a su paso por la localidad que lleva su nombre.
Desembocadura del Río Navia, a su paso por la localidad que lleva su nombre. En sus aguas se celebra una prestigiosa prueba de natación de nivel internacional / Foto: Javi Freitas
[Total:0    Promedio:0/5]

El encanto de una ría protagonista en la vida de los naviegos, la vitalidad desbordante con la que amanece cada día una villa generosa en actividades festivas y deportivas, o las posibilidades de un litoral de enorme belleza. Todo ello enamora a quien se sitúa detrás de una cámara de fotografía.

Ya lo decía el fotógrafo estadounidense Ansel Adams, “una buena fotografía se obtiene sabiendo dónde pararse”. Por eso, a menudo es posible encontrar en La Poza el espacio natural más representativo de la localidad de Navia, a fotógrafos con grandes teleobjetivos dispuestos a captar los mil y un detalles que ofrece la ría y su entorno. El flujo migratorio de las aves marinas, el movimiento constante de las mareas y el transitar de la población durante su tiempo de ocio ofrecen cuadros irrepetibles en este concejo que se asoma al Cantábrico a través de la desembocadura del río Navia.

Vista de La Poza de Navia, enclave medioambiental incluido en la Red Natura
Vista de La Poza de Navia, enclave medioambiental incluido en la Red Natura / Foto: Javi Freitas

Para el artista de la imagen Javi Freitas “el entorno de La Poza, un humedal único de gran interés para los amantes de las aves, es -junto con la ruta por la Senda Costera naviega- uno de mis rincones preferidos”. El fotógrafo naviego destaca dos especies reproductoras, el ánade azulón y el zampullín común: “es el mejor lugar del occidente para observar a esta última especie. En realidad no soy experto en pájaros, pero otros compañeros y yo tenemos la suerte de ir de ‘paxareo’ con un amigo biólogo, Gilberto S. Jardón, que nos enseña a identificar distintas especies”.

Durante el invierno en este paraje se incrementa el número de patos, tanto en número como en especies, y además del ánade azulón se suelen ver ejemplares de silbón europeo, ánade rabudo y cerceta común. En cuanto a gaviotas, además de la nidificante Gaviota patiamarilla se añaden la gaviota sombría y la reidora y son constantes también la garza real, la garceta común, el cormorán grande. En la época de migración pueden verse numerosas especies de limícolas como correlimos, archibebes, etc. y es habitual la presencia de espátulas. Además, los alrededores de La Poza son un buen lugar para otras especies de pájaros: mirlos, zorzales, petirrojos, tarabillas, colirrojos, carboneros, etc”.

“El entorno de La Poza es un humedal único de gran interés para los amantes de las aves”
Javi Freitas, fotógrafo

En apenas unos metros quienes disfrutan observando la fauna del lugar pueden refrescarse en la playa de Navia, un arenal de 360 metros. Es el más próximo al núcleo urbano y al cual se accede siguiendo la avenida del Pardo, el eje que acumula más actividad deportiva en la capital del concejo. Aquí se encuentran dos campos de fútbol -uno del Club local-, pistas de atletismo, de tenis, futbito y una recién inaugurada pista de skate. “No es por casualidad que Navia haya sido elegida Villa Europea del Deporte en 2018, -apunta Freitas- la actividad “per-cápita” tanto deportiva como cultural de nuestra villa es intensa, diversa, y de calidad. Alguien me dijo en una ocasión que no hay familia de Navia que no esté integrada hasta la médula en alguna asociación de este tipo o en varias y de lo más diversas…” Lo demuestra el elevado número de colectivos, que superan la treintena, y que atienden a disciplinas variadas: natación, remo, piragüismo, baloncesto, fútbol, vela, caza, pesca, motor, atletismo, ciclismo, senderismo, etc. Y a esto hay que añadir agrupaciones orientadas a la música, al teatro, folclore, asociaciones ecológicas, y otras muchas. La actividad de todas ellas unidas a las fiestas y romerías estivales consiguen que la villa en verano sea un hervidero de actividades. “Todas tienen mucho encanto, aunque puestos a recomendar mis preferidas son el Día de la Sidra, el Descenso a Nado de la Ría, las Fiestas de Nuestra Señora de la Barca y cómo no, la exposición fotográfica del grupo del que formo parte, Fotonavia”.

El municipio, centro geográfico de la zona occidental, alberga a una población aproximada de 8.400 habitantes y su capital, la villa de Navia, es a la vez que una gran aldea el mayor centro urbano de la comarca. A diferencia de otras zonas de Asturias, aquí la crisis económica ha sido más benévola permitiendo mejoras en el aspecto tanto de la villa como de las parroquias rurales, y con notables avances en comunicaciones y servicios.

Puerto de Vega, “Pueblo Ejemplar de Asturias” en el año 1995
Puerto de Vega, “Pueblo Ejemplar de Asturias” en el año 1995 / Foto: Javi Freitas

En cuestión de turismo la ubicación es tal vez una de las grandes ventajas de este concejo, “yo diría que ahí reside su magia -ratifica el fotógrafo- porque además de tener su propio encanto puede servir de punto de partida para excursiones de lo más variopintas. Estamos a solo una hora de la comarca de los Oscos, a treinta minutos de Cudillero, o de la Playa de As Catedrais de Lugo, más cerca aún tenemos Tapia de Casariego, Luarca, Puerto de Vega, Viavélez, Castropol y un largo etcétera de lugares que merece la pena visitar… y fotografiar”.
Aunque no hay que salir del municipio para disfrutar de sitios únicos, desde El Monolito, uno de los espacios más emblemáticos, la vista sobre la playa y La Poza merecen la pena. También el alto de Panondres regala una panorámica privilegiada del litoral del concejo.
Y no se puede abandonar la geografía local sin conocer antes uno de los pueblos pesqueros con más encanto de Asturias: Puerto de Vega. El segundo núcleo más poblado del concejo con 1400 habitantes es también muy conocido por su lonja, una de las más importantes en cuestión de percebes y oricios, así que aquí, además de degustar productos de costa de lo más interesantes, permite observar la entrada de los barcos al puerto. La Cofradía de pescadores no duda en hacer visitas guiadas en la lonja donde -entre semana, de lunes a viernes- es posible conocer cómo se lleva a cabo la subasta de pescado, y que incluye una visita al aula de interpretación de la pesca. Además del puerto y la ermita de la Atalaya, Freitas apunta otra parada a realizar en Puerto de Vega, “el Museo Etnográfico Juan Pérez Villamil que es de visita obligada, aunque después de disfrutar de una gastronomía de gran nivel. Aquí hay un montón de rincones hermosos para hacer la digestión paseando por sus calles”.


Retransmisión del Descenso a Nado de la Ría de Navia en una iglesia de localidad
Ofrenda de los nadadores a la Virgen de La Barca en una iglesia de Navia / Foto: Malles

“En verano es muy difícil ver la ría sin embarcaciones de paseo, o piraguas, o bateles o nadadores entrenando para el Descenso a Nado de la Ría de Navia, prueba que se convirtió desde hace ya muchos años en la fiesta de la natación por excelencia. Esta precisamente es la fiesta que yo aconsejaría a todo aquel que quiera disfrutar de una jornada muy especial… única, en la que la sensación de camaradería y de hermandad se vive en cada rincón del pueblo desde la mañana hasta la noche. Por la mañana los nadadores recorren la villa en un desfile colorido y alegre que termina en la iglesia con una de las ceremonias más hermosas que se pueden ver, la ofrenda de los representantes de cada equipo a Nuestra Señora La Virgen de la Barca. Después, una comida de hermandad en la que los diferentes equipos tienen la oportunidad de conocerse o reencontrarse y poco después a nadar, pero aquí no se acaba lo bueno, al contrario, una cabalgata folclórico-humorística nos divierte y entretiene hasta que empiezan a llegar los primeros nadadores de la competición, luego reparto de bollo preñao, gaitas, charangas y unas sidrinas para redondear el día”.

Javi Freitas, fotógrafo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí