‘Los productos ecológicos son el futuro’. Cándido Vega Díaz. Alcalde de Ponga.

0
113
Foto: Fusión Asturias. Cándido Vega Díaz, Alcalde de Ponga.
Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

Desarrollo sostenible. Son las dos palabras que marcan la trayectoria de Ponga, que se asientan a su vez en dos pilares: turismo rural e industrias ecológicas. Buscando nuevas fórmulas, el concejo explora las posibilidades de progreso manteniendo su esencia y su patrimonio natural.

-¿Dónde están centradas las prioridades del concejo en este momento?
-En el turismo rural y en la creación de industrias de productos ecológicos, como el queso de Los Beyos, la producción de carne, huevos, etc. Todas estas actividades circulan alrededor del Parque Natural, que nos impone ciertas restricciones, pero también nos permite cuidar la naturaleza que tenemos aquí. Ahora precisamente hay tres personas dispuestas a montar tres queserías de queso de Los Beyos y derivados lácteos como yogures, arroz con leche… todo ecológico. No me cabe la menor duda de que va a ser el futuro de la industria del concejo.
-Gran parte de la economía pongueta se enfocaría a esta apuesta por los productos ecológicos, ¿en qué afectará al concejo?
-Un tema muy importante es la repoblación. Hace dos años sacamos una idea para traer gente al concejo, y aún no está terminada. De momento tenemos dos familias nuevas viviendo aquí, y el año pasado, por primera vez en muchos años, subió la natalidad.
En este concejo emigró muchísima gente y no todos tuvieron la suerte de triunfar. Hay gente que no ha podido volver, dejando aquí su tierra y sus seres queridos, y es lamentable. Si la gente que emigró hubiera tenido una salida laboral aquí, no se habría marchado. Queremos fomentar el empleo, para que la gente que quiera quedarse pueda hacerlo. Y en este momento, yo creo que no hay otra forma de fijar población que mediante la industria.
-Una industria muy centrada en temas agroalimentarios, más que en empresas de transformación.
-Efectivamente, como puede ser la producción de alguna industria cárnica y de embutidos. Aquí tenemos una carne de primera, que baja en el otoño de estos puertos. También queremos contactar con empresas que puedan estar interesadas e invertir en una explotación de agua mineral.
«Pasar unos días en Ponga es liberarse del estrés. Puedes dar un paseo por el monte, ver todo tipo de fauna y volver por la noche a un alojamiento rural y descansar. Eso en las grandes ciudades no se tiene»

-El turismo es otro de los puntos fundamentales. ¿Cuáles son los mayores activos turísticos de la zona?
-El Centro de Interpretación está construido, y probablemente se abrirá al turismo a finales de año. Eso ha sido una inversión importante, y va a permitir a los visitantes ver los diferentes parajes que tenemos. También son relevantes las rutas turísticas: a Arcenorio, Vallemoro, Tolivia, al Pico Tiadordos… Todo esto creará una serie de puestos de trabajo alrededor, desde atención al público hasta guías turísticos. Incluso queremos disponer de gente que recorra con los visitantes las distintas rutas.
Pasar unos días en Ponga es liberarse del estrés; olvidarse de los semáforos, de correr de un lado a otro. Tampoco hay el agobio de masificación que tiene el turismo de playa. Aquí la gente sale de casa y aún deja la llave en la puerta. Puedes dar un paseo por el monte, ver todo tipo de fauna, volver por la noche a un alojamiento rural y descansar. Aquí por la noche refresca y apetece taparse incluso en verano. Eso en las grandes ciudades no se tiene.
-¿Se nota el aumento de las iniciativas en este terreno?
-Se nota que hay más movimiento. Hemos sido capaces de conseguir la iniciativa de muchos ponguetos, que vuelvan a creer en lo que tienen aquí. Desde la iniciativa de la repoblación del concejo, hace año y medio, el patrimonio de los ponguetos ha subido más de un sesenta por ciento, aún con la crisis en la que estamos. La gente ha dado valor a lo que tiene, ya no regala, el precio de las casas y los terrenos ha subido.
-Que todo Ponga sea Parque Natural influirá también en esta revalorización.
-En este tema aún hay cosas pendientes con la administración, como la compensación por las restricciones. La caza antes la cobraba el concejo, y ahora no. La madera no se puede cortar, no se puede ir a coger genciana, ni siquiera a manzanilla… todo esto merece una compensación. Yo siempre digo que hace cuarenta años esto era mucho más natural, y no lo hemos estropeado los ponguetos: los humos de las grandes industrias tardan un mes en llegar aquí, pero llegan. Sin embargo, todavía tenemos esa naturaleza que no se ve en otros lados, por eso el Parque Natural es tan importante.
-¿Por dónde pasa y hacia dónde va el futuro del concejo?
-Yo veo un futuro esperanzador. Tenemos que mejorar los accesos, y eso no se hace en dos días, sino poco a poco: si en estos dos años conseguimos que salgan a delante un par de industrias de queso, yo ya me conformo. Porque una vez salgan estas dos va a salir alguna más, y a partir de ahí miraremos el tema de la industria cárnica.
Es importante aprovechar nuestros recursos naturales, creo que en muy pocos sitios podrán exportar lo que nosotros tenemos aquí. En nuestros bosques, que hay que limpiar, hay muchísimos castaños, hay todo tipo de fruta… y hay un ramillete de industrias que se podrían formar para la explotación de todos estos productos. A veces cuesta dar el paso, pero si funciona la primera saldrán más iniciativas. Y yo estoy totalmente convencido de que va a funcionar.
En cuanto al turismo, aquí no podemos ni debemos irnos a la construcción de grandes hoteles, la masificación turística no es rentable. Hay que ir al turismo de calidad, a las casas rurales que hay por todo el concejo; tenemos buenos restaurantes y grandes cocineros, se puede dormir sin ruidos, el paraje es envidiable… Con todo eso, la gente está mejor que en un gran hotel. §

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí