Ribadesella. ‘Más de lo que conoces’.

0
21
Vista parcial de la costa de Ribadesella
Vista parcial de la costa de Ribadesella / Foto: Juanjo Arrojo
[Total:0    Promedio:0/5]

No es fácil descubrir aspectos inéditos de un lugar tan popular como Ribadesella, pero no es imposible. Sin dejar de lado su cara más famosa, el concejo se reserva la capacidad de sorprender poniendo en valor recursos a los que aún les queda mucho por mostrar.

Lo que ya sabes

Sin tirar de tópicos, es fácil afirmar que Ribadesella forma parte de la lista de los municipios más conocidos de Asturias. ¿Motivos? La lista es larga, y puede empezar por la Cueva de Tito Bustillo, Patrimonio de la Humanidad, es uno de los conjuntos más importantes del Arte Paleolítico en el mundo, y el Centro de Arte Rupestre es visitado cada año por cifras que rondan las 20.000 personas. A un paso está la Cuevona de Ardines, una enorme cúpula iluminada por una abertura cenital.
El Descenso Internacional del Sella, dentro de la Fiesta de Les Piragües, es un multitudinario evento donde lo deportivo compite directamente con lo festivo. Además es la única fiesta con categoría de Interés Turístico Internacional en toda la región.
En Ribadesella prácticamente se inventó el «veraneo» en Asturias, cuando la Marquesa de Argüelles decidió hacerse una casa en El Arenal a principios del siglo XX. No sólo eso, sino que empezó a vender parcelas a indianos enriquecidos en Cuba y México, dejando un impresionante patrimonio de chalets y villas indianas frente a la playa de Santa Marina.
La vinculación de la Reina Letizia Ortiz con el concejo le viene por vía familiar. La hasta hace poco Princesa de Asturias visita habitualmente la casa de sus abuelos, y ella misma se ha declarado «riosellana de corazón». Además de ser «Hija Adoptiva de Ribadesella», en su honor se ha nombrado desde un paseo marítimo hasta unas galletas, las letizias, que se han convertido en uno de los souvenires clásicos.

Lo que (quizás) no sabías

La parte oeste de Ribadesella forma parte del Paisaje Protegido de la Sierra del Sueve. Aquí habita, entre otras especies, el asturcón, raza autóctona de caballo criado en libertad.
Hay más cuevas que Tito Bustillo. Todo el concejo está plagado de formaciones kársticas, que son posibilidades para practicar espeleología, barranquismo, o ambas actividades combinadas.
El litoral de Ribadesella, Colunga y Villaviciosa se conoce como la Costa de los Dinosaurios. En los acantilados existen algunos de los restos más importantes del Jurásico español.
Por aquí pasa el Camino de Santiago, que recorre el concejo de punta a punta, en un trazado que coincide en gran medida con el antiguo Camino Real. Para no cansar al peregrino hay un albergue que permite dividir la ruta en diferentes etapas.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí