Tesoros naturales

0
208
C.A.R. Tito Bustillo
C.A.R. Tito Bustillo. /Foto: Fusión Asturias
[Total: 0   Promedio: 0/5]

Siguiendo el cauce del río Sella en dirección inversa, podemos disfrutar de un precioso paseo fluvial. La orilla de enfrente nos lleva hasta el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo, la primera de una lista de cuevas famosas en el concejo.
Caminar por la ribera de la ría es asomarse a un ecosistema complejo, donde las mareas hacen cambiar el paisaje cada seis horas, ofreciendo unas vistas siempre diferentes. Además, se trata de una Zona de Especial Protección de Aves.
También es habitual ver a gente con canoas intentando emular, con más o menos pericia, a los piragüistas que participan en el Descenso del Sella o Fiesta de Les Piragües, de Interés Turístico Internacional que se celebra en agosto, y uno de los eventos destacados del verano astur por la afluencia masiva de gente en ese fin de semana. En cualquier caso, el recorrido de unos 15 km por la desembocadura del río en casi cualquier época del año es una de las actividades estrella del turismo activo en Asturias, probablemente por su baja dificultad.
Sin alejarnos demasiado de la villa, el CAR Tito Bustillo permite acercarse a uno de los conjuntos rupestres más importantes del Arte Paleolítico. Las visitas a la cueva están restringidas a un máximo de 15 personas por día, por razones de conservación. Si no es posible entrar en ese cupo, en el CAR hay reproducciones donde ver lugares emblemáticos como el Camarín de las Vulvas, la Galería de los Caballos y el Panel de los Policromos; además de distintos materiales y equipamientos que sumergen al visitante en los secretos del arte rupestre. Con la entrada al Centro se puede visitar también -teniendo en cuenta que los pases tienen el aforo limitado- la Cuevona de Ardines, una gran cúpula geológica iluminada por una apertura cenital.
Fuera ya de Ribadesella capital, los aficionados a las cuevas no deberían perderse la Cuevona de Cuevas, una cavidad natural aprovechada como túnel por la carretera, la única forma de entrar y salir al pueblo de Cuevas del Agua. Entrar en el túnel, en coche o a pie, supone un viaje asombroso, admirando las diferentes formas de la cueva -estalactitas, estalagmitas, columnas, coladas…- todo acompañado por el sonido del agua, gracias al pequeño arroyo que discurre paralelo a la vía.

Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí