Siero. Capacidad de sorpresa

0
47
Parque Alfonso X “El Sabio”, al fondo Palacio Marqués de Santa Cruz, en Pola de Siero
Parque Alfonso X “El Sabio”, al fondo Palacio Marqués de Santa Cruz, en Pola de Siero / Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

Más conocido por su intensa actividad industrial y comercial, Siero guarda más de una sorpresa turística. A reclamos como el Camino de Santiago se une una intensa vida cultural y festiva que hace de éste un concejo accesible y atractivo.

Está justo en el corazón de Asturias -la aldea sierense de Lamuño se considera el centro geográfico de la región-, y esta vocación intermedia le hace beber de muchas fuentes. En Siero se puede rastrear la historia de la mina, ya en declive, pero también la tradición de una ganadería que todavía se mantiene fuerte. Las buenas comunicaciones lo han convertido en un lugar de paso tradicional, nacido al abrigo del Camino de Santiago, y su cualidad de tierra de mercados ha mantenido un gran movimiento económico y humano. En la época moderna, esas mismas comunicaciones han hecho que mucha gente escoja éste como su lugar para vivir: cerca de todo -y a mejor precio que en las principales ciudades asturianas- pero conservando un aire tranquilo de villa pequeña y familiar.

La vida cultural de las distintas localidades se estructura en torno a las casas de cultura o los centros culturales. Destaca el Teatro-Auditorio de Pola de Siero, que junto a la Casa de Cultura y la Escuela de Música conforma el Complejo Cultural de Siero.

Siero es el cuarto concejo de Asturias en habitantes, ya que ha experimentando un importante auge en las últimas décadas. Lugones es la localidad más poblada, aunque la capital es Pola de Siero, centro administrativo y comercial. La urbanización de La Fresneda, ubicada estratégicamente entre Oviedo y Gijón, es el tercer núcleo de población, lo que resulta más curioso si se valora que su construcción se aprobó a mediados de los años ochenta. Con el tiempo se ha convertido en un activo barrio dotado de infraestructuras de reciente construcción, con un interesante movimiento vecinal. También está El Berrón, otro de los puntos neurálgicos del concejo, nacido en este caso a la sombra del ferrocarril. Todavía hoy la estación mantiene gran parte de su actividad y es un importante centro logístico, de transbordo de pasajeros y mantenimiento de trenes. La vida cultural de El Berrón, como la de otras localidades sierenses, se estructura en torno a las instalaciones de la Casa de Cultura, que cuenta con salón de actos, biblioteca y telecentro entre otras instalaciones. Otras localidades cuentan con casas de cultura o con centros culturales, aunque la joya de la corona es el Teatro-Auditorio de Pola de Siero, que junto a la Casa de Cultura y la Escuela de Música conforma lo que se conoce como Complejo Cultural, que cuenta con una programación estable y de referencia comarcal.
Al tirón de las actividades culturales se une la gastronomía, que especialmente los fines de semana atrae a visitantes de toda Asturias, que aprovechan la proximidad para disfrutar de la buena mesa. Siero cuenta con un importante número de lagares en activo, de modo que la producción propia de sidra condiciona en gran medida una gastronomía que responde a la tradición más asturiana. Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí