Tineo en el Año Xacobeo

0
68
Ermita de San Roque
Ermita de San Roque. FOTO: Valvanera
[Total:0    Promedio:0/5]

El primer peregrino conocido es Alfonso II “el Casto”, que partió desde Oviedo y siguió el camino más corto para llegar hasta la tumba del Apóstol. Esta ruta, que se conoce como el Camino Primitivo o Camino del Interior, atraviesa el concejo de Tineo.
Alfonso II partió de la Catedral de San Salvador de Oviedo y se encaminó al encuentro del sepulcro que se acababa de descubrir en el siglo IX, y que se identificaba con el Apóstol Santiago. Con el tiempo, la ruta conocida como Camino Francés -que discurre por la Meseta castellana- se ha convertido en la más conocida y transitada, pero cada año son más los puristas que eligen el Camino Primitivo para llegar hasta la Catedral de Santiago. Así que en este Año Jacobeo se espera que múltiples peregrinos lleguen a Asturias al elegir los senderos más antiguos.
En Tineo, los caminantes encontrarán una ruta que discurre entre montañas y grandes alturas, que les depara un gran esfuerzo, compensado con la vista de bellos paisajes y con la compañía de acogedoras gentes. Sus pasos le llevarán a La Pereda y se detendrán sin dudarlo ante la ermita del Santo Cristo de los Afligidos, para continuar luego hasta Bedures y La Millariega. El camino llega luego hasta El Pedregal, con su humilladero, su iglesia del siglo XVII, la capilla de San Bartolomé y la casa palacio de los Begega. Se sigue dirección Santa Eulalia y se continúa hasta la emblemática ermita de San Roque, del siglo XIII, que nos deja a menos de un kilómetro de Tineo. Para llegar desde aquí a la capital del concejo se recorre el Paseo de los Frailes, flanqueado por antiguos árboles que fueron plantados por los religiosos en su caminar diario y que tras 800 metros de caminata nos deja en el Barrio de Cimadevilla. Cada año son más los puristas que eligen el Camino Primitivo -que pasa por Tineo-, para llegar hasta la Catedral de Santiago
En Tineo había un antiguo convento franciscano del siglo XIII del que sólo queda lo que hoy es el templo de San Pedro, y en los alrededores quedan parte de las piedras que antes formaban el hospital de peregrinos. Tras disfrutar de la villa y beber en la Fuente de Tineo, seguimos el camino jacobeo ascendiendo por la ladera del monte y luego descendemos hacia Obona. Su monasterio es uno de los puntos emblemáticos del Camino Primitivo, por lo que muchos se detienen largamente en él. Situado en el fondo del valle que forma el río Deyna, está compuesto por una amplia iglesia románica, amplias dependencias religiosas y los restos de un claustro.
Luego el caminante puede elegir entre seguir hacia Villaluz, El Fresno, Borres y luego Allande, o tomar la desviación al norte que pasa por el monasterio de Bárcena.
Otra manera de llegar a Santiago por Asturias es siguiendo el Camino del Norte, que recorre la costa cantábrica. Muchos lo siguen y luego se desvían para llegar a Oviedo y allí enlazar con este Camino del Interior. Son todos aquellos peregrinos que todavía creen en la canción francesa que dice que “Quien va a Santiago y no al Salvador, visita al criado y deja al Señor”.
Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí