Merche Carbonell «Tximeleta»

Merche Carbonell subiendo al Angliru en 2019
Merche Carbonell subiendo al Angliru en 2019 / Fotos cedidas por Alejandro de Ancos
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 4.5)


Una de las mujeres cuya asistencia a la Subida al Angliru se hace notar, como la de otros personajes: Merche Palacios, Antonio Ledesma o Ricardo Mayordomo, son parte de la carrera y punto.

Merche Carbonell apareció en la segunda edición en el año 2002, año de gloria, y no faltó a ninguna de las ediciones hasta 2008; luego un paréntesis –amistoso casi familiar– hasta 2018 y desde entonces, ella y un grupillo que vienen de Valencia van al hotel al día siguiente de la edición que acaba de finalizar. Lo conoció por la tele, cuando La Vuelta, y en una situación personal “complicada” se dijo: Ahí tengo que subir yo. Y hasta ahora.

Merche Carbonell  en la meta de la Subida al Angliru en 2008
En la meta de la Subida al Angliru en 2008

Nació en Valencia hace los suficientes años como para considerarse una veterana en esto de las carreras, pero una niña en esto de la vida y felizmente jubilada de su trabajo en un polideportivo. Vivió en Carcaixent y actualmente en Tavernes de la Valldigna, fue –y nosotros y ella seguimos considerándola– atleta de IRISROJO y ahora de OCHOBRE, entrañable y muy querida, que fuera de nuestras tierras corre mucho por las montañas valencianas con el club Serra Vernisa.

En esto del atletismo, deporte duro como el que más, mantenerse activos más de cuarenta años ya es algo memorable y digno de tener en consideración, cuando muchos llegan/llegamos rebotados de otros deportes por la necesidad de perder unos kilos o mantener un tipo veraniego. Esos muchos, arriban, se calzan las zapatillas y mejoran sus marcas, nos dan lecciones deportivas y de vida y hacen mutis por el foro, como en el teatro, a la misma velocidad que llegaron. Merche lleva más de esos años, desde 1979, por afición, por necesidad biológica y porque “la necesitamos” como ejemplo para todos.

Actualmente combina la tierra de las “caleyas” y los trail, sin olvidar el asfalto. Ha corrido casi todo en el norte y este de nuestra península. Zegama, Maratón del Valle del Nalón, Penyagolosa, Vistabella, la Subida a la Pipa o “SU” Angliru. Siempre con una sonrisa en la cara y una palabra de ánimo, siempre afable y hasta ocurrente, irónica y un amor (¿se nota que la queremos mucho?).

Son de estas personas a las que puedes llamar amigas, con todas las connotaciones que lleva la palabra, entrañable en el trato, cariñosa y de las que te puedes fiar cuando hace alguna apreciación sobre la carrera o sobre tu forma de vestir. Tximeleta –del euskera: mariposa– cuenta que cada vez que viene al Angliru supone encontrarse con amigos de otras ediciones y con la organización, y encontrarse “libre” en la Naturaleza; nosotros añoramos su presencia y, personalmente, al verla se me erizan los pelillos de las sienes, como cuando ves un amigo que la distancia y el tiempo han separado, pero que sigue la amistad y late el corazón de una forma especial, eso nos pasa al ver a Merche.

Alejandro de Ancos y Merche Carbonell en la meta del Angliru en la edición de 2021.
Alejandro de Ancos y Merche Carbonell en la meta del Angliru en la edición de 2021.

En la última edición entró en la categoría de “caminantes”. Una operación de menisco y un “dichoso” ligamento de la rodilla no le permitieron hacer la preparación que ella deseaba. Sus impresiones sobre la carrera y sus cuestas, nos dice, la acercan a las dificultades de la vida, a su familia, al dejar atrás y abajo los malos tragos y llegar al cielo de la libertad en carne propia; le hace recordar sus inicios hace más de cuarenta años, cuando la mujer y el deporte popular estaban como reñidos por las circunstancias, donde se les decían barbaridades o se agredía a las atletas por el hecho de serlo.

Afortunadamente son tiempos pasados que –se puede afirmar con rotundidad– no volverán. Pero eso pensábamos también antes de la catástrofe ucraniana.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí