Peajes

0
54
Pagar por circular
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)


Recuerdo aquellos viajes de antes en los que pasábamos las horas dentro del coche escuchando Radio Nacional de España o la música en casettes para que se nos hicieran más amenos aquellos largos trayectos. Sabías cuando salías de casa, pero no cuando llegabas. Y no solo cuando te desplazabas a la meseta y tenías que pasar por el Pajares o el Pontón sino también cuando circulabas dentro de la provincia. Asturias, debido a su orografía, tiene carreteras muy complicadas. Así que cuando llegaron a nuestras vidas las autopistas y autovías, no nos lo podíamos creer: ganamos en velocidad y por supuesto, en seguridad.

Hace una semana el Gobierno de la nación hizo pública la propuesta de implantar peajes a partir de 2024 en las autopistas y autovías y en una segunda fase también en las carreteras nacionales o de titularidad autonómica. La medida tiene como objetivo garantizar los fondos necesarios para la conservación de la red de carreteras y -aseguran desde el Gobierno- que peajes similares ya se aplican en otros países de la UE. El plan no ha contentado a nadie y las reacciones en contra no se han hecho esperar hasta el punto de que el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, tuvo que explicar con celeridad en el Senado que no se llevaría a cabo esta medida si no contaba con el apoyo del resto de partidos políticos. Alejandro Calvo, consejero de Infraestructuras, también salió al paso de estas declaraciones para asegurar que el Gobierno del Principado no lo aplicaría en las autovías de su competencia.

Los ciudadanos nos preguntamos por qué tenemos que pagar dos veces por lo mismo. Tengamos vehículo o no, todos abonamos a las arcas del Estado a través de distintos impuestos por el mantenimiento de las carreteras. Si además tenemos coche pagamos impuestos por el vehículo, por la matriculación, por la circulación y también por el combustible.

Las carreteras secundarias asturianas siguen siendo las vías donde ocurren el mayor número de accidentes con víctimas. Cobrar peajes por circular por las autovías es una forma de coaccionar al ciudadano, recortar su libertad de movimiento por el territorio y desplazar el tráfico hacía vías convencionales gratuitas mucho más peligrosas.

El descontento también llega desde las zonas más rurales con infraestructuras precarias, en las que el uso de las autovías, más que una opción, se convierte en un imperativo. ¿Recuerdan cuánto tiempo se tardaba antes en viajar de Oviedo a Castropol? Las alas del Principado se verían seriamente castigadas con esta medida, reclaman sus vecinos.

Las asociaciones de consumidores también han puesto el grito en el cielo y denuncian el “afán recaudatorio” de una medida que supondrá además de un alto coste para los ciudadanos, un encarecimiento del transporte de productos y servicios.

Me parece de mal gusto y de poca sensibilidad plantear una cuestión como esta en el momento que estamos atravesando de crisis económica, malestar social y pandemia. Lo considero además poco inteligente, ya que a priori se sabe que este tipo de medidas impopulares van a generar la protesta de una larga lista de damnificados. Es decir, se va a montar sí o sí.

Y si detrás de ello, como parece ser, se busca un cambio en el modelo de movilidad para hacerlo más sostenible, el Estado debería de empezar por garantizar un transporte público colectivo con infraestructuras suficientes y a un precio asequible para que pudiera ser una alternativa real al coche privado. No se puede empezar la casa por el tejado.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí