12.5 C
Oviedo
lunes 15, abril 2024

Aprender a vivir

Lo más leído

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 4 Promedio: 5)


“Hace falta una vida para aprender a vivir”
(Séneca)

Mi vida comenzó a enriquecerse cuando comprendí esta frase, cuando comprendí que vivir es un arte, una obra en la que hay que poner mucho empeño.

Desde hace muchos años soy buena lectora, al margen de lo que a mi profesión se refiere, obviamente. En principio leía los libros subrayando todo aquello que me llamaba la atención o que aclaraba mis dudas, aquello que deseaba integrar en mi pensamiento, en mi organismo, como si de una célula se tratara. Golpe a golpe, verso a verso.

Así que 2001 comencé a escribir lo subrayado, para que no se perdiera en el tiempo o fuera a parar a un oscuro rincón de la memoria, para tener una recopilación de vida. Y en eso sigo.

Comparto pues algunas de mis anotaciones, aforismos, textos… creencias que esculpen esa obra de arte que es nuestra vida.

Mi primera libreta, mi libreta de vida, fue regalo de un paciente que se dedicaba a la encuadernación; tiene que ver con estos menesteres, data del 24 de abril de 2001 y comienza con la siguiente frase:

“¿Qué soy yo ante los ojos de los demás? Un inútil, un excéntrico, una persona desagradable, un don nadie”

Este interrogante lo hizo el pintor Vincent Van Gogh (1853 – 1890). Impresionista, uno de mis pintores favoritos.
El pintor que vivió precariamente, con la ayuda de su hermano Teo; el pintor que pintó unos 2.000 cuadros de los que vendió uno gracias a su hermano que era marchante de arte.
Van Gogh nació en Holanda y allí comenzó su andadura artística. Vivió en París y en Arlés. En el año 1890 se trasladó a vivir a Auvers-sur-Oise y el 27 de julio se pega un tiro y fallece a los dos días.
Seis meses más tarde muere su hermano Teo. Sus tumbas permanecen juntas en el cementerio de este pueblo.

A continuación, escribí frases del psiquiatra Vicktor Frankl. Una de las más contundentes, a mi modo de entender, es la siguiente:

“No importa que no esperemos nada de la vida, sino si la vida espera algo de nosotros”

Una sentencia ante la desesperación. En esos momentos en los que el ser humano no espera nada de la vida.
Su libro, “El hombre en busca de sentido”, es un relato de su estancia en campos de concentración y supone, según mi entender, una enseñanza valiosa para la vida, para nuestra vida.

También anoté la siguiente frase:

“En los libros está el espejo donde has de encontrarte. Si te manifiestas contra todo aquello que consideras injusto y no te buscas en los libros, tu enemigo terminará venciéndote y destruyéndote”
(Juan José Moreno Cuenca)

Y a partir del comienzo de mi plasmar en la libreta todo lo interesante que encontraba en los libros, en las películas, en las canciones… seguí toda mi vida y así seguirá siendo. Cada una de mis libretas tiene frases, reflexiones y todo aquello que me interese: es mi obra de arte. Cada una de ellas es la recogida de datos de uno o dos años.

Otra de mis frases favoritas:

“El médico que sólo sabe medicina, ni de medicina sabe”
(José de Letamendi, médico catalán. 1828 – 1897) Defensor del humanismo en la medicina.

Me aplico la máxima, aprendo todo lo que puedo al margen, como dije, de los conocimientos que requiere mi profesión.
Aprendo el arte de vivir. Incomprensible para mucha gente.

“El poeta nació después de su muerte, porque fue después de su muerte cuando nació la estimación por el poeta”
(Pessoa)

Así fue, así es y así seguirá siendo, al menos en muchas ocasiones. Es para mí una frase de consuelo, necesario en no pocos momentos de la vida.

“En cualquier hombre auténtico hay un niño que quiere jugar”
(Nietzche)

Explicación desde El Principito de Saint Exupèry. Un libro de emociones que poca gente entiende aunque sus frases sean repetidas reiteradamente en las redes sociales. El Principito es de lectura fácil, aparentemente entendible, parece un cuento, en cambio, es una gran obra, se requiere mucho conocimiento para comprender esas cosas que aparentan ser sencillas. La complejidad de la sencillez.

Nietzche, en la misma línea, dice que creer que los juegos y los cuentos son cosa de la infancia es signo de gran miopía intelectual pues sólo alguien capaz de mantener la curiosidad y el espíritu lúdico de la infancia tendrá siempre a su alcance una buena vida.
Alguien dijo: “Los cuentos se escriben para que los niños se duerman, pero también para que los adultos se despierten”
Estas frases están en “mis apuntes”, para recordarme qué es la vida.

También en mi mundo tengo películas, canciones guía, canciones que me animan, que me hacen sentir nostalgia, canciones que me aclaran aspectos de la vida. Una de ellas dice: “Cuando el mar está en calma todos somos capitanes / pero cuando se agiganta nadie se agarra al timón.
Yo fui el animal herido que se cosió descosido y se remendó la piel.
Mis reservas de confianza las guardo en alguna parte / lástima que no recuerde dónde las pude dejar.
La experiencia da tristeza / comprender apena el alma”.
Grandes frases de Carlos Goñi.

“No se puede vivir sin héroes, santos ni mártires”
(Ernesto Sábato)

Es, en definitiva, el modelado social. Contar con modelos, alguien que nos enseñe, que nos guíe; aquellos de los que aprendemos las conductas correctas, el esfuerzo para salir de una situación, la cortesía, la inutilidad de la envidia.
Me apasiona tener líderes, de los que aprendo distintas formas de actuar, de viajar por la vida, el análisis de los seres humanos, el valor de las cosas.

Otra de mis frases favoritas, que anotada está, es la de Oscar Wilde que dice: “Lo menos frecuente de este mundo es Vivir. La mayoría de la gente sólo existe”.

Así, poco a poco, voy aprendiendo a vivir, no se puede vivir de rentas, de lo que nos enseñaron nuestros padres, o la escuela porque las enseñanzas no tienen porqué ser útiles para todos los tiempos. Y si algunas sirven hay que revisarlas enriquecerlas y sentirlas.
La Sociedad dice, frecuentemente, “hemos perdido los valores”, ¿quién los ha perdido?, ¿por qué se han perdido? Los hemos dejado irse y luego nos lamentamos. Somos nosotros los que ya no los practicamos.

Otra canción anotada en mis “cuadernos de vida” es de Juan Pardo: “Bandera sin fronteras”.
“La bandera que yo siento/ la de los colores de la paz contra la guerra/ la del respeto humano entre los pueblos de la Tierra / la bandera sin fronteras / la bandera de banderas”.
Esa es la única bandera. Me gusta escucharla, me produce bienestar, me hacer viajar a ese lugar donde “se acuesta el Sol”.

Sin mi “cuaderno de vida” no sabría vivir la vida.
Trato de encontrarme en los libros.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 4 Promedio: 5)

Más del autor /a

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimos artículos