La Vacalloria y les bruxes

0
445
la-vacalloria
[Total: 0   Promedio: 0/5]

En muchos conceyos asturianos cuando aparecía un renegrón, un moratón en la piel, sin tener conciencia de haber recibido ningún golpe, se decía que a esa persona la habían mordido las brujas.
(En Irlanda se dice que son pellizcos de hada).
En algunos sitios se ponía una moneda de oro o de plata sobre la zona afectada, en Cangas del Narcea para evitar estas «mordeduras» era conveniente llevar en el bolsillo del pantalón, o en la faltriquera, la cabeza del macho de la Vacalloria o Sacagüeyos (Lucanus cervus) conocido en castellano como ciervo volante. Se trata de un gran coleóptero muy conocido en Asturies aunque en la actualidad se encuentra en retroceso debido a la destrucción de las carbayeras donde habita. El macho tiene unas grandes mandíbulas que recuerdan la cornamenta de un ciervo. En Ibias se clavaba a la puerta de la cuadra una cabeza de este escarabajo porque se creía que, así, no entrarían culebras. La razón de esta creencia debemos buscarla en antiguos Bestiarios Medievales, donde se contaba que el ciervo, encarnación del bien, era enemigo acérrimo de la serpiente, encarnación del mal en general, así pues, no es de extrañar que los cuernos de este escarabajo se emplearan para tal fin.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí