10.6 C
Oviedo
jueves 23, mayo 2024

AturrutA, el proyecto de Alba López para redescubrir Redes

Lo más leído

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 3.7)

La madrileña Alba López y su pareja el casín Klaus García se estaban preparando como guías de montaña para hacer realidad su sueño, abrir una empresa de rutas guiadas por el Parque Natural de Redes. El proyecto se ve truncado cuando Klaus -con tan solo 29 años- sufre un desgraciado accidente en la montaña en el que pierde la vida. Lejos de amilanarse, Alba decide seguir adelante y liderar en solitario este proyecto. Así nace AturrutA en Veneros (Caso).

-¿De dónde te viene esa pasión por la montaña?
-Yo vivía en Madrid y de pequeña los días de descanso nos íbamos toda la familia al campo a casa de mis abuelos. Recuerdo que los fines de semana se convertían en la ocasión perfecta para saltar, caminar, trastear por el campo y disfrutar de la naturaleza. Ahí creo que nació mi afición por las alturas; luego me apunté a practicar escalada en rocódromo en Madrid.
Nos vinimos a Asturias para montar una zapatería infantil en Mieres y fue como llegar al paraíso de las montañas.

-¿Cómo decidiste hacerte guía de montaña?
-Llegué a un lugar donde no conocía a nadie así que empecé a buscar sitios para poder escalar, rocódromos. Allí conocí a un chico que vivía en Caso y empezamos una relación. Me llevó a Redes, me lo enseñó palmo a palmo y descubrí a su lado rincones y cosas impresionantes. Lo cierto es que ¡lo flipé!, a partir de ahí fuimos inseparables, no hubo vuelta atrás. Él estaba estudiando para guía de alta montaña porque, aunque aquí en Redes hay varios guías, por el verano se marchan fuera a hacer otras cosas. Andar puede hacerlo cualquiera, pero hay rincones, caminos perdidos, cuevas, historias que no vienen en internet y solo te las puede mostrar alguien que las conozca. Vimos que aquí había un nicho de mercado, así que mientras él se preparaba para guía de alta montaña, yo lo hice como guía para turismo familiar. Ahí estábamos enfocando nuestro futuro cuando en 2018 tuvo un accidente y falleció. Perderle a él fue jodidísimo, era como si lo que me anclaba a esta tierra ya no estuviera, pero algo dentro de mí me decía que no podía irme. Con el apoyo de sus padres empezamos a dar forma a este proyecto que ahora lidero en solitario, pero en el que me siento muy apoyada. Saqué el título de guía de montaña, hice las prácticas en una empresa de Cabrales y el profe me animó a que me dedicara al turismo familiar porque era muy agradecido y tenía mucha demanda.

“Inauguramos en 2019 y en marzo de 2020 nos cerraron todo. ¿Cómo iba a pagar a autónomos si no tenía un duro?”

-Abrís AturrutA y llega la pandemia…
-Sí, la vida me dijo: ‘espera, que aún no he acabado contigo’… Inauguramos en 2019 y en marzo de 2020 nos cerraron todo a causa del Covid. ¿Cómo iba a pagar a autónomos si no tenía un duro? Me salvó que solicité el ticket de emprendedor rural del Leader que ha sido mi colchoncito, lo que me ha salvado la vida hasta ahora. Viví un período de incertidumbre muy duro. Pensamos que en 2021 la cosa mejoraría, que iba a ser un buen año, pero el teléfono no sonó, la gente tenía miedo a mezclarse y no quería socializar.
Llegamos a 2022 y para ampliar la oferta decidí coger el sector de los museos de Caso -apicultura, la madera y la madreña-. Siempre he sido una apasionada de la cultura asturiana y pensé que, si no me llamaban como guía de montaña, podría serlo en los museos. Y la verdad es que funcionó y me ayudó a salvar un verano que fue muy complicado.

-¿Qué más podía pasarte?
-Eso pensaba yo cuando en junio me rompo el ligamento cruzado, menisco y asa de cubo y me veo obligada a operarme de inmediato. Después del Covid pensé que más abajo no podía caer y mira tú…

Visita guiada por el Parque Natural de Redes llevada por Alba López, de la empresa AturrutA
Visita guiada por el Parque Natural de Redes

“Andar puede hacerlo cualquiera, pero hay rincones, caminos perdidos, cuevas, historias que no vienen en internet y solo te las puede mostrar alguien que las conozca”

-Esa actitud que tienes ante la vida supongo que te habrá ayudado a sacar cosas de ti que posiblemente no sabías que tenías…
-Sí, he desarrollado la capacidad de reinventarme y tirar para adelante bien sea de una forma u otra.

-Dices que estás sola al frente de la empresa, aunque haya muchas personas que te estén apoyando. De todo lo que has puesto en pie y has hecho, ¿de qué te sientes más orgullosa?
-Me es difícil contestar. La gente me dice que soy un ejemplo a seguir y les digo que para nada. Es lo que toca hacer y lo hago. La vida te pone delante una serie de circunstancias y no te queda más remedio que ir a por ellas. Nadie me dio a elegir si quería seguir llorando la pérdida de mi pareja o seguir caminando, para mí no existía más opción que continuar. Y te digo algo más… no es que me sienta orgullosa pero sí que mucho de esto lo hago por mi chico. Siento que siempre está conmigo, le tengo en mente. Él físicamente no está, pero caminando por todos los sitios que me mostró es como si una parte suya estuviera viva, impregnándolo todo y a mi lado. Es una forma de unirnos.

“Él físicamente no está, pero caminando por todos los sitios que me mostró es como si una parte suya estuviera viva, impregnándolo todo y a mi lado”

-La profesión de guía es muy exigente pero también gratificante. Háblanos de ambas experiencias.
-Ser guía es maravilloso, pero depende del cliente que te toque. Los hay agradecidos que te dan ganas de decirle que no te paguen porque has disfrutado con ellos de un día espectacular. Hay otros que dices, ¿para qué me has contratado?, ¡Dios mío! Recuerdo una salida a la Ruta del Alba que estuve 4 horas intentando aportar algo que atrajese a aquella gente. Daba igual que les hablase de meteorología, del agua, la vegetación, la fauna… nada les causaba curiosidad. Había una mujer que iba doscientos metros por delante del grupo a su bola. Llegamos a unas cascadas preciosas y no quisieron ni parar. También te digo que se trata de casos aislados, la mayoría de la gente responde muy bien.

-¿Has notado que los clientes prefieran que los guías sean hombres?
-La verdad es que los guías que hay en Redes son todos chicos. No es habitual ir con una mujer y sí he notado algún comentario machista que me ha dejado un poco de piedra. Hicimos una ruta para ver la berrea, llevaba las uñas pintadas y me dijo un señor, ‘¿tú con esas uñas nos vas a ir a enseñar bichos?’ Mi contestación fue… ‘¡señor, son las uñas de las manos…!’. Sí es verdad que vas a reuniones o a un evento y si te ven arreglada te preguntan quién eres, y cuando respondo que soy la guía, me miran con asombro como si tuviese que ir siempre con la ropa de montaña.

“Los guías que hay en Redes son todos chicos. No es habitual ir con una mujer y sí he notado algún comentario machista que me ha dejado un poco de piedra”

-Ofrecéis rutas interpretativas y guiadas. ¿Qué se puede descubrir en cada una de ellas?
-Pues depende de los clientes y de cómo cada uno valore la naturaleza. En Redes hay un camino de pastores que te lleva a una vega y si te vas a la parte de atrás que da hacia el norte, llegas a un lugar de poco tránsito que te da la sensación de que no ha pasado nadie por allí en mucho tiempo. Hay mucho silencio y es muy mágico, tiene una energía muy especial. Tiene unas piedras preciosas con mucho musgo. Hasta allí llevo a gente que sabe valorarlo porque si no, te pueden decir que aquello no deja de ser un bosque como otros.
Hay rincones que si no te llevan no das con ellos y no experimentas lo que te transmite. Lo más conocido de esta zona y lo que la gente demanda más es la Ruta del Alba o el Tabayón del Mongallu, pero hay otras zonas que puedes conocer con la compañía de un guía donde puedes flipar. Hay pocos que se dejen asesorar. Se buscan los lugares famosos para luego poder contarlo.

-Como guía, además de las habilidades técnicas, has de desarrollar otras también importantes como el trato con la gente.
-Puedes ser muy bueno en la montaña, un crack, pero si no tienes don de gentes en un trabajo como este, apaga y vámonos. Hay guías que prefieren otro tipo de cliente más técnico, más montañero… En mi caso estoy especializada en turismo familiar, tenemos rutas para todos los públicos. Los niños especialmente son muy agradecidos, curiosos, te preguntan por todo. Les enseñas a diferenciar los tipos de árboles que nos rodean y marchan encantados.

Alba López, fundadora de AturrutA

“Deseo que funcione AturrutA, que se cumpla el objetivo con el que nació: mostrar el Parque de Redes con el mismo cariño y pasión como me lo mostraron a mí”

-¿Cuál es la mayor lección que has aprendido en este entorno?
-Disfrutar de las pequeñas cosas, del momento, de lo que tienes. Hace algún tiempo me compré una cámara de fotos macro, y te confieso que lo estoy flipando. Hago fotos a los pistilos y estambres de las flores, a bichos superpequeños. El otro día vi un escarabajo que estaba lleno de ácaros por debajo. Me maravilla lo grandiosa que es la naturaleza y la poca atención que le prestamos. Parece que somos nosotros los que manejamos todo, y la realidad es que no sabemos ir más allá de lo que vemos a simple vista. La naturaleza enseña valores que con el ritmo de vida actual se olvidan. Nos estamos perdiendo muchas cosas.

-¿Tienes en mente algún reto a medio/largo plazo?
-¡Que funcione AturrutA! Que se cumpla el objetivo con el que nació, mostrar el Parque de Redes con el mismo cariño y pasión como me lo mostraron a mí. Me ayudaron a valorar y a amar tanto este sitio que me gustaría poder transmitir eso mismo a la gente con la que me encuentre en el camino. Mi objetivo no es hacerme millonaria haciendo rutas si no dar a conocer el Parque desde dentro.
Por otro lado, tengo algún proyecto de viaje totalmente factible, no me gusta ponerme quimeras si no cosas que realmente pueda conseguir. Voy poquito a poco aunando esfuerzos para conseguir objetivos.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 3.7)

Más del autor /a

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimos artículos