Valnalón, producto del cambio. Marta Pérez. Directora Gerente de la Ciudad Tecnológica Valnalón.

0
194
Marta Pérez. Directora Gerente de la Ciudad Tecnológica Valnalón.
Foto: Fusión Asturias
[Total: 0   Promedio: 0/5]

Fue la primera persona que Pericles, el anterior director, contrató para llevar a cabo lo que en aquel entonces era un sueño casi imposible: revitalizar una zona totalmente deprimida. Tras casi veintitrés años trabajando en esta Ciudad Tecnológica, Marta Pérez toma el relevo al frente de Valnalón, para abrir nuevas vías de trabajo y consolidar las ya existentes.

-¿Cuál es el planteamiento a la hora de tomar ese relevo?
-Valnalón lo hicimos entre todos, así que esto no es una ruptura traumática. Vamos a seguir con las dos áreas más claras que tenemos: la de educación emprendedora, en la que abriremos más campos, y la de promoción emprendedora, que probablemente es la menos conocida. El área educativa es más vistosa, porque además de que trabajar con niños es precioso, manejamos unos volúmenes muy grandes, con aproximadamente 176.000 alumnos desde el año 93. Pero también hay otra realidad: desde que estamos constituidos en Valnalón hemos creado aproximadamente cuatrocientas empresas. Eso también hay que darlo a conocer.
-¿Cómo se potencia a los emprendedores desde Valnalón?
-Cuando nosotros empezamos, en el año 87, nuestra misión era crear infraestructuras, pero esas infraestructuras también tienen que ser mentales, porque si no es imposible tener emprendedores. Aquella época difiere muchísimo de la actual, la figura del empresario tiene un valor social y de prestigio que no tenía antes. Yo siempre digo que había una especie de predestinación: los que éramos hijos de obreros estábamos destinados a ser obreros, y los empresarios -porque por entonces no había empresarias- seguían con el negocio familiar. Pero ahora la gente ve la posibilidad de crear su propia empresa, quizá no lo perciben como algo fácil, pero sí accesible. Por eso me gustaría resaltar que en Valnalón ofrecemos posibilidades, la gente puede venir aquí a desarrollar su proyecto, tener una tutoría personalizada, cubrir sus carencias formativas, y cuando se sienta preparada, tomar la decisión de si quiere dar el paso o no.

“Valnalón es un referente en educación emprendedora, no solamente en Asturias, sino en España y fuera de ella”

-¿Cómo ha evolucionado Valnalón desde sus comienzos?
-Yo siempre cuento que esto era la antigua factoría de Ensidesa y cuando nosotros empezamos a trabajar aún era un espacio muy cerrado, si alguien venía a vernos tenía incluso que pasar controles. Esto era un desierto de 155.000 metros cuadrados. Costó años de esfuerzo tirar los muros y conseguir que esa ciudad que nosotros queríamos estuviera comunicada con la otra ciudad, que es la residencial.
Con el paso del tiempo Valnalón es un referente en educación emprendedora, no solamente en Asturias, sino en España y fuera de ella, estamos en treinta y dos países. Además hemos conseguido que en este espacio haya centros de formación independientes y también, lo que fue un acierto del anterior alcalde, conservar una serie de edificios. Hemos cambiado el mapa: en aquel espacio desierto hoy hay más de sesenta empresas que dan trabajo a casi mil doscientas personas.
-¿Cuáles son los planes de futuro de Valnalón?
-En el año 93 diseñamos la cadena de consolidación de emprendedores, y desde entonces hemos ido haciendo eslabones de esa cadena. Uno muy importante es la formación emprendedora, que empieza ya en primaria, y continúa en secundaria, bachiller y ciclos formativos. Nuestro objetivo es que haya asignaturas obligatorias en todos los tramos de edad, porque consideramos que la educación emprendedora tiene que estar en todos los niveles. Y con esto no nos referimos solamente al ámbito económico, a que se creen empresas, sino a que haya una ciudadanía más emprendedora, más participativa. En ese sentido, estamos haciendo un estudio -ya vamos por el segundo- para conocer qué impacto real tiene todo este trabajo en cuanto a cultura emprendedora, ver en qué mejoran los niños y niñas que pasan por nuestros programas.
Una vez pasado el ciclo formativo tenemos el semillero de proyectos, donde los emprendedores económicos pueden desarrollar sus ideas. Y el siguiente eslabón es el centro de empresas, donde pueden pasar un tiempo. Cuando ese tiempo acaba las empresas se tienen que ir fuera, así que queremos tener un edificio donde ofrecer los mismos servicios comunes, pero sin temporalidad. Éste es uno de los objetivos que vamos a alcanzar pronto.
Por otro lado, queremos crear una especie de “Club Valnalón” con toda la gente que ha pasado por nosotros. Aún no está definido, pero buscamos que se aproveche para dar testimonio de la experiencia, y que no se pierdan esos contactos, porque hay empresas que se pueden ayudar unas a otras.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí