Debería haber un buen futuro para el Leader. Nely López Cuevas. Colaboradora del CeCodet

0
209
Nely López Cuevas, colaboradora del CeCodet
Foto: Fusión Asturias
[Total: 0   Promedio: 0/5]

El CeCodet, Centro de Cooperación y Desarrollo Territorial de la Universidad de Oviedo es miembro del Grupo de Acción Local del Consorcio Montaña Central. Su labor en Asturias es la de desarrollar proyectos de índole geográfica y social, principalmente orientados a la organización del territorio. Nely López, colaboradora de este centro y representante en Montaña Central, nos explica en qué consiste esta tarea.
El Centro de Cooperación y Desarrollo Territorial (CeCodet) es un centro de investigación y acción y tiene su sede en el Chalet de Figaredo (Mieres) desde septiembre de 1998. “Su labor es la de desarrollar proyectos. En su momento algunos fueron muy innovadores, como los Cursos de Verano que se iniciaron en Mieres y por los que pasaron arquitectos, políticos, etc. La mayoría de proyectos municipales de Agenda 21 los ha desarrollado el CeCodet, así como muchos proyectos europeos y otros que nos encargan las empresas. Además formamos parte de la red Eurester, a través de la cual se han desarrollado dos masters -de Urbanismo y de Desarrollo Local- con prácticas en el extranjero durante tres o cuatro semanas”.

-El CeCodet investiga, observa el territorio y luego plasma proyectos, un apoyo perfecto para el desarrollo de programas como el Proder o el Leader. ¿Cómo valora los resultados de estos programas hasta la fecha?
-Ahora se está centrando todo en proyectos a pie de obra. Se ha gastado mucho en el último periodo, donde se cumplieron los objetivos en un 99%. Se han constituido muchas empresas y, por ejemplo, en el sector de turismo rural el programa vino a cubrir la necesidad que había de alojamientos. En el caso del concejo de Aller, varios empresarios nos comentaban que como consecuencia hubo un gran incremento del turismo de fin de semana.
Algunos proyectos fueron apasionantes, y sobre cuestiones muy variadas que iban desde la formación de una fábrica de embutidos hasta la producción de la escanda.
-¿Habrá un buen futuro para el Leader?
-Creo que debería tenerlo, y si no, deberíamos inventarlo. Porque estos programas son muy interesantes, son como una especie de tribuna donde se debaten las ideas. Después alguna puede fracasar, pero se sustentan sobre bases democráticas en las que se participa y todo el mundo aporta ideas… y esa forma de trabajar es importante. Toda la gente que empieza un proyecto tiene la colaboración de los técnicos en todo momento, algo fundamental para no abrumarse con tanto papeleo.
-¿Cuál es la parte que aporta el CeCodet a Montaña Central?
-El propio proyecto del Consorcio Montaña Central nació hace varios años en la sede del CeCodet, en Figaredo. Ahora el CeCodet es una presencia sólida, porque ha ampliado mucho su representación. Un ejemplo de su labor es la puesta en marcha del Anillo Ciclista, que originariamente fue una idea del instituto y que después dio lugar a este proyecto.
Desde el CeCodet se enriquecen los proyectos, se lanzan muchas ideas, enseñamos cómo se pueden llevar a cabo, y ponemos en contacto a persona que tienen formas distintas de hacer las cosas, en Italia, en Francia, etc.

“El Proder vino a cubrir la necesidad que había de alojamientos rurales”

-¿En qué punto se encuentra el Anillo Ciclista, uno de los proyectos más importantes del CeCodet para Montaña Central?
-Se han elaborado dos partes del proyecto. Una primera, realizada por el CeCodet, en la que se analizaron cada una de las vías, la descripción tanto geográfica como geológica de cada una de las zonas. Después se desarrolló una segunda parte en la que se analizaron las rutas desde el punto de vista ciclista. Con el Anillo Ciclista lo que se pretende es promocionar esta zona como puerta de entrada a la montaña de Asturias y que cada concejo potencie un recurso propio: Aller da relieve al yacimiento de La Carisa, Morcín impulsa el tema de la leche y los quesos, etc.
-¿Por dónde puede ampliar su desarrollo Montaña Central?
-Si nos referimos a turismo, en la Montaña Central tenemos buenos alojamientos rurales, un buen clima, un paisaje espléndido, sitios maravillosos, y muchos elementos a explotar, como el patrimonio industrial. Recuerdo a un arquitecto que vino de Barcelona que quedó impresionado. Dio un curso en Pola de Lena, y antes de llevarle al aeropuerto paramos en Cudillero a tomar algo. Estaba sorprendido de que en poco más de una hora se pudiese bajar de la montaña al mar. Quiero decir con esto que en Asturias no hay distancias, y aunque estés alojado en Montaña Central puedes tener una amplia oferta de turismo. Lo que falta es un catálogo de servicios de ocio. Mucha gente que viene comenta que echa en falta información sobre lo que se puede hacer en el conjunto de Asturias. Porque, a la gente que viene hasta aquí aparte de venir a descansar y hacer rutas de senderismo, les apetecen otras cosas y se necesita una empresa que las ofrezca.
-¿Qué importancia tiene el funcionamiento desde el ámbito comarcal?
-La existencia de Montaña Central es importante porque le da identidad a un territorio. Es importante unir, sentirse parte de algo, tener una marca… por eso los territorios no están cada uno por su lado sino que colaboran entre ellos, impulsando la sostenibilidad. A veces hay situaciones absurdas, con duplicidad de servicios debido a los límites municipales, como que haya un polideportivo aquí y otro a unos pocos, pero de cara al futuro se debe empezar a funcionar con sentido de responsabilidad. Los recursos son los que son, y lo estamos viendo ahora más que nunca.

El Leader de Montaña Central refuerza el número de plazas hoteleras
de la comarca financiando tres nuevos establecimientos.

El Grupo de Acción Local Montaña Central de Asturias aprobó cinco nuevos proyectos empresariales para la comarca tras la reunión mantenida por la Junta directiva en el Ayuntamiento de Aller en Cabañaquinta. El importe de las ayudas del programa Leader ascendió a 364.834,73 euros que generaran una inversión total de 1.256.106,61 euros. Las iniciativas presentadas ante los miembros de la comisión supondrán la creación de 8 nuevos empleos y la consolidación de otros seis.
La oferta turística de la comarca se verá incrementada con la aprobación de cuatro proyectos ligados al sector turismo. El Grupo de Acción Local concedió ayudas para la creación de 7 apartamentos en La Caleya (Pola de Lena), tres casas de aldea en La Puente (Morcín) y una casa de aldea en la localidad de Pelúgano en el concejo de Aller. Con la puesta en marcha de los tres establecimientos se crearán 33 nuevas plazas de alojamiento en la Montaña Central.
Destaca el proyecto de rehabilitación de Pelúgano ya que supone la recuperación de una casa de 200 años de antigüedad que incluye además el reacondicionamiento de un hórreo anexo que se dedicará a exposición de aperos de labranza.
El grupo aprobó además la concesión de una ayuda para la instalación de un chigre-tienda en la localidad de Tuiza de Abajo (Lena) en un inmueble de 100 años de antigüedad en el que se prevé además ofertar servicio de comidas. El pueblo carece actualmente de establecimientos hosteleros y esta iniciativa beneficiará a los habitantes de Tuiza y a los visitantes del Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa.
El último proyecto aprobado por la directiva del Leader supone la instalación de una empresa de transformación de madera en la localidad de Argame. La inversión supera los 493.000 euros. La actividad se dedicará a la comercialización de maderas resinosas para ebanistaría, carpintería y traviesas de ferrocarril y rollizos de resinosa para apeas de mina.

Pinche aquí para ver más reportajes de esta comarca

Deja una opinión

Por favor Acceder para comentar
  Suscribir  
Notificar