“El Proder va a germinar y va a notarse sobre el Leader”. Raquel García Fernández. Coordinadora de Proyectos de FUCOMI

0
82
Raquel García Fernández. Coordinadora de Proyectos de FUCOMI
Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

Fundación Comarcas Mineras (FUCOMI) desarrolla una importante labor docente orientada a mejorar las posibilidades de empleo de los habitantes de las comarcas mineras. Esta entidad, miembro del Grupo de Acción Local del Consorcio Montaña Central, tiene numerosos proyectos en la zona. Raquel García Fernández es la persona encargada de coordinarlos.

La historia de FUCOMI se remonta al año 1993. Fue entonces cuando esta fundación docente privada, formada por el Principado de Asturias, el Ministerio de Trabajo, Hunosa y los sindicatos mineros, estableció su sede en el chalet de geólogos de Ujo.

-¿Cuál es la labor de FUCOMI en Montaña Central?
-Nuestro objetivo fundamental es dinamizar el empleo y la actividad económica de las comarcas mineras. Estamos centrados en formación y en orientación, acompañando a las personas en la búsqueda del empleo. Trabajamos en las cuatro comarcas mineras, así que una parte importante de nuestro ámbito es la Montaña Central.
En cuanto a nuestra labor dentro del Consorcio, como un socio más, aportamos nuestra opinión desde el punto de vista casi siempre del empleo y del desarrollo local. Y en momentos puntuales podemos dar una visión técnica sobre formación, sobre cursos que se imparten, etc.
-Montaña Central encara ahora una nueva etapa tras desarrollar el programa Proder. ¿Se pueden valorar ya sus efectos?
-Al principio se empezó lento porque aquí no había una tradición, una cultura de estos programas. Se dinamizó mucho todo lo relacionado con el turismo rural, y se están empezando a dinamizar también otras actividades que tienen que ver con el campo. Estos programas necesitan un tiempo de rodaje pero al final tienen una repercusión muy positiva. Hace poco estuvimos en Italia y comprobamos que allí están viendo a Asturias como un buen ejemplo del desarrollo del turismo rural. Yo creo que en las comarcas mineras en este sentido se está trabajando bien. Los efectos han sido muy positivos y lo serán más.
-¿Caminan en paralelo la formación y la capacitación laboral con respecto a la creación de nuevos proyectos por parte de emprendedores?
-El hecho de emprender, no siempre está relacionado con la capacitación profesional; es como un pequeño duende, un arranque que tienen algunas personas. La mentalidad de emprendedor se puede inducir, pero es complicado. Lo que sí creo es que los emprendedores tienen una tendencia a formarse y a participar en las actividades, sin embargo hay mucha gente que podría desarrollar una actividad emprendedora pero no lo tiene claro. Nuestra cultura está mucho más relacionada con el trabajo en la minería, con el empleo fijo, con cierto reparo hacia la asunción del riesgo. Ahí está el problema.
-Ahora que empieza el Leader ¿qué perspectivas se abren? ¿Afectará la crisis económica?
-Aunque es importante tener en cuenta el tema de la crisis, creo que el trabajo desarrollado en el Proder va a germinar y va a notarse sobre el Leader. La gente ya va conociendo proyectos que han surgido con la anterior financiación. Pienso que la respuesta va a ser positiva y, que incluso en la situación en la que estamos, pesará más la experiencia del Proder y las ganas de salir de esta situación. Yo creo que las perspectivas son buenas.

“Incluso en la situación de crisis en la que estamos, pesará más la experiencia positiva del Proder y las ganas de salir de esta situación”

-Desde la experiencia de FUCOMI ¿qué sectores podrían ser fuente de empleo en Montaña Central?
-Montaña Central tiene un gran potencial. Hay muchos sectores importantes y se han asentado empresas de mucho renombre. Si hablamos de desarrollo rural, creo que la agricultura podría ser una actividad que con pequeños proyectos coordinados, organizados entre sí, podría llegar a dar frutos. Además, aunque no tengamos grandes extensiones de cultivo, contamos con agricultura ecológica, con productos de muchísima calidad.
Otra línea interesante es la de las actividades turísticas. Además de promover la creación de plazas de alojamiento, podemos impulsar una oferta innovadora y de interés, relanzando nuestra riqueza natural e histórica.
Y luego está todo el campo de prestación de servicios a las personas dependientes y no dependientes. Esas tareas generan mucho valor añadido pero exigen mucha innovación, porque hay que lanzarse a un mundo que todavía está sin explotar. Por ahí podríamos tener mucho éxito, ver qué necesita la gente, como acercárselo a su casa, siendo innovadores en las fórmulas.
-Han efectuado un estudio sobre las necesidades de formación en la Comarca, analizando todos los sectores. ¿Cuál es la principal conclusión a extraer?
-Una de nuestras conclusiones es que aunque la oferta de formación en Montaña Central no es tan importante como en Oviedo o Gijón, es amplia.
En alguno de los sectores con más potencial como el agrícola, planteamos incluso que se pusiera en marcha una Formación Profesional. Además de eso, nos parecía importante establecer una buena coordinación entre todas las entidades dedicadas a la promoción de la formación, para llegar mejor a los desempleados y no duplicar esfuerzos.
En conclusión, pensamos que la oferta de formación es amplia y de calidad, aunque quizá no suficientemente aprovechada.
-¿Cómo adecuar la formación al empleo?
-Nosotros tenemos mucho contacto con las empresas y los empresarios. Así la oferta que hacemos de formación está basada en sus demandas, ajustándonos a las necesidades del sector empresarial.
Otro aspecto en el que habría que trabajar es la orientación a las personas desempleadas. A veces es necesario dar un giro en la vida laboral y ahí es donde se encuentran más dificultades.
-En momentos como estos -de elevados índices de desempleo- la labor de entidades como FUCOMI es cuando se hace más necesaria.
-Sí, realmente es un tiempo para replantear hacia dónde vamos y para formarse, y es fundamental que haya una entidad que preste ayuda y apoyo durante este proceso.
Se están lanzando mensajes muy adecuados que lo que plantean es “estamos en paro, pero podemos aprovechar este tiempo para formarnos”. A veces parece muy difícil reciclarse, pasar de ser albañil a ser soldador. Pero en esa dirección vamos y es a lo que nos tenemos que acostumbrar. Para eso están entidades como la nuestra. Ese es nuestro objetivo.

Pinche aquí para ver más reportajes de esta comarca

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí