Nuevos inquilinos en el Zoo El Bosque

0
215
Pájaro carpintero en el Núcleo Zoológico El Bosque
En la imagen, el pájaro carpintero en la instalación ovetense/ Foto: Núcleo Zoológico El Bosque
[Total: 0   Promedio: 0/5]

No es frecuente encontrar un pájaro carpintero en cautividad, pero desde hace unos días el Núcleo Zoológico El Bosque acoge a un ejemplar de esta especie. Los responsables del equipamiento ovetense explican que, como en otras ocasiones, el animal fue cedido por el Principado de Asturias después de recuperarse de varias lesiones en otro centro y tras comprobar que no era posible su rehabilitación completa y por tanto su reintroducción al medio natural.

“El pájaro carpintero, Dendrocopos major, fue encontrado en una cuneta, -explican los responsables de El Bosque- se supone que ha sido golpeado por un vehículo. Su ala izquierda está inútil totalmente y tiene unas secuelas cerebrales importantes. Hemos tenido que enriquecer la instalación en la que se encuentra ya que estas aves son muy trepadoras tanto en vertical como en horizontal, y la hemos decorado para que se sienta lo más cómodo posible”.

Las lesiones sufridas por  las aves recién llegadas impiden su reintroducción a su hábitat natural.

El Bosque colabora con el Principado de Asturias desde hace diez años como centro de recuperación de animales salvajes autóctonos. En todo esto tiempo han sido un centenar los animales recuperados y rehabilitados, muchos de los cuales han podido seguir viviendo en libertad. Por desgracia, esto no siempre es posible y por tal motivo permanecen en centros autorizados donde se realizan campañas de sensibilización y se mantienen con fines educativos.

Garcilla bueyera recogida en una finca
Garcilla bueyera recién llegada al Bosque / Foto: Núcleo Zoológico El Bosque

Además del pájaro carpintero, el Principado también ha cedido recientemente al núcleo ubicado en San Esteban de las Cruces una Garcilla bueyera (Bubulcus ibis) que, al igual que en el caso anterior, ha sufrido lesiones graves que la incapacitan para la vida en libertad. Al parecer, la garcilla llevaba varios días sola en una finca cuando los dueños de la misma alertaron a las autoridades de su presencia. “Se supone que pudo ser un cable de alta tensión el que le seccionó el ala izquierda por completo, -explican desde el núcleo zoológico-. Las secuelas que este accidente le han dejado la hacen un ave también irrecuperable”. La nueva inquilina se encuentra reubicada con otra ave de su misma especie que tampoco reúne las condiciones necesarias para poder vivir en libertad, y es probable que puedan ser pareja. En el caso de que lleguen a reproducirse, su descendencia sí sería introducida de vuelta al medio natural.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí