Turismo lento en Fuentes del Narcea

0
95
Río Tablizas en Muniellos
Río Tablizas en Muniellos / Foto: Juanjo Arrojo
[Total:0    Promedio:0/5]

Uniéndose al concepto de Turismo Slow (turismo lento), la Asociación de Turismo Rural Fuentes del Narcea plantea estrategias de futuro con un carácter innovador.

La Asociación Fuentes del Narcea se fundó en 1997. Aglutina a los concejos de Cangas del Narcea, Ibias y Degaña, y busca contribuir al desarrollo y la competitividad de la oferta turística de la comarca, desde unos parámetros comunes de calidad. Uno de sus pilares es la promoción y comercialización de los servicios turísticos de sus asociados, creando la imagen de la comarca como destino turístico. Para ello también es básica la formación, que ha pasado de la atención al cliente, en los comienzos de la asociación, hasta la formación especializada en la actualidad, centrada en la comercialización. Un tercer punto básico es la colaboración con entidades públicas y privadas en el desarrollo de una estrategia turística sostenible y de calidad, tanto para los asociados como para el territorio en general.
Hace ya mucho que los establecimientos turísticos de Fuentes del Narcea manejan conceptos como sostenibilidad, calidad y renovación, planificando las nuevas campañas de promoción y comunicación de sus servicios turísticos siempre en línea con las nuevas tendencias. Por eso no sorprende que ahora resuman su oferta englobándola en el concepto de “turismo slow”.

Con calma

El concepto originario es el de Slow Food, que surge en Italia en los noventa frente a la comida rápida de mala calidad (fast food). El Slow Food es algo más que una tendencia gastronómica: promueve el disfrute de las comidas tradicionales y los productos regionales, defendiendo la diversidad de los cultivos y las materias primas. Anima a encarar la comida como una experiencia, a poder ser en compañía de otros. De ahí surge el movimiento Slow, que aplica esta filosofía a otros campos, como el turismo. El Turismo Slow es una manera diferente de disfrutar del tiempo de ocio, que se plantea como un tiempo de libertad. Para el turismo slow es la persona la que cuenta, y no el paquete turístico, de manera que prima el componente cultural y la relación con el lugar visitado: la gente, los servicios, el paisaje… Se habla pues de una “cultura de la hospitalidad”, en la que el lugar de destino se especialice en una “artesanía del trato”.
Gracias a este Movimiento Slow, varias ciudades y pueblos pequeños han conseguido el reconocimiento de Cittaslow (Ciudad o pueblo lento). Así se reivindica la diversidad cultural frente a la homogeneización y la “americanización” global, poniendo en valor las características propias de cada lugar.
Para el desarrollo de esta estrategia promocional, en la Asociación Fuentes del Narcea se han basado en lo que más valoran los visitantes habituales de la comarca: la tranquilidad, el sosiego, la naturaleza… También se valora muy positivamente la calidad de los establecimientos, y sobre todo el “no sentirse turista”: tener la oportunidad de integrarse con la gente y el entorno, descubriendo así ritmos, costumbres, cultura, gastronomía… lo que permite hacer de la estancia una experiencia única y personal.

Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí