A Santiago desde Carreño

0
10
Camino de Santiago a su paso por el concejo de Carreño.
Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

El antiguo Camino de Peregrinos a Santiago por la costa asturiana serpentea por el litoral, se acerca y aleja sucesivamente del mar y engarza en su discurrir con el paisaje, la gastronomía y el paisanaje. Carreño merece un alto en el Camino.


El primer aviso de peregrinar por estas tierras como paso jacobeo data del año 1053. Desde entonces son dos las rutas jacobeas que cruzan Carreño de Este a Oeste, dos pequeños ramales o bifurcaciones del Camino de Santiago de la costa que entra en Asturias desde Ribadedeva procedente de Francia. Desde esa villa engarza entre las antiguas vías romanas a lo largo de los territorios de Aguilar (Llanes) y Maliayo (Villaviciosa), se extiende hasta Gijón y en el barrio de El Cerillero, se bifurca en los ramales conocidos como Camino del Monte Areo y el Camino de la Loma Cortina.
El primero está perfectamente señalizado con las famosas conchas identificativas y flechas amarillas. Por Tremañes, el Camino de Santiago cruza el río Aboño por el puente de piedra de Poago para, tras pasar la azucarera de Veriña, conducir a las faldas del Monte Areo. La ruta se realiza sobre una antigua calzada romana que continua hasta la Loma de San Pablo donde había una iglesia del siglo X y una torre del mismo nombre. De allí desciende por Cespedera y El Fondo (junto a la ermita de Nuestra Señora de Los Remedios) al valle de Carreño (barrios de Lacín, El Palacio, Sopeñes, Santa Eulalia, La Maquila y la Torre), pasando muy cerca de la famosa fuente de los Malatos (nombre con el que se conocía a los afectados por la pelagra o mal de la rosa, una degeneración de la antigua lepra). El Camino continúa por las Peñas de Tamón hacia el Monte Grande y el monasterio de San Martín de Tours y se une con el camino de la loma de Cortina que enlaza con el camino francés que lleva directamente a Avilés.

El Camino de Santiago por la costa recorre todo el litoral asturiano. A su paso por Carreño, el peregrino puede elegir entre dos ramales y disfrutar de los bellos paisajes del concejo.

Esta ruta ha sido muy importante para el Concejo de Carreño, ya que era el Camino Real que unía Gijón con Avilés hasta que se abrió la carretera nacional en 1882.
El segundo ramal, conocido como de la Loma de Cortina está sin señalizar pero no por ello deja de ser tremendamente atractivo. Discurre por la Eria de Xove, asciende a la Campa Torres, pasando muy cerca de las famosas Aras Sextianas, monumento erigido en honor del Emperador César Augusto, descendiendo por La Piquera y Les Cabañes al lado de un monasterio hasta llegar al río Aboño. El camino se reanuda por el Alto Albandi-Calera-La Loma de Cortina, pasa por Arquiella, Pinzales, Castiello y la Barrera, muy cerca del Monasterio de Santa María de Logrezana, El Castro y Castillo de la Barrera, hasta llegar cruzando el río Tamón por Tabaza, al Monasterio de San Martín de Tours, en Tamón.Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí