Grupo de Baile Ruxidera. Abanico de edades

0
123
mieres-grupo-baile
Foto: Grupo de baile Ruxidera
[Total:0    Promedio:0/5]

Lo que les gusta es bailar. Desde 1994 mayores y pequeños (muy pequeños) danzan juntos, unidos por una afición común.

Quien coordina todo este conjunto es Angeles Nespral, una mierense adoptiva con una amplia trayectoria en asociaciones culturales y sociales, y con un especial interés en poner su granito de arena para que el patrimonio cultural relacionado con la danza y los cantares asturianos se mantenga vivo y tenga continuidad en las generaciones más jóvenes.
El Grupo de Baile Ruxidera se creó en un principio como actividad extraescolar del APA del antiguo CP Clarín de Mieres, que hoy ya no existe. En la actualidad forma parte de las actividades del Colegio Llerón-Clarín de Mieres, aunque las puertas están abiertas a la participación de niños y de padres de otros centros, y también de todos los aficionados que quieran bailar y pasar un buen rato. Es característica de este grupo la mezcla de edades. Los mayores hacen pareja con los pequeños, unos aprenden de los otros, y en conjunto ofrecen un espectáculo entrañable y muy ameno para el espectador, además de la importante labor educativa que supone el contacto entre generaciones con la intención de mantener viva la cultura y las tradiciones locales.
El grupo mantiene una agenda de actividades bastante notable. En el mes de junio es un habitual en las fiestas de Mieres, y colabora en el enrame de las fuentes de San Xuan desde siempre con el grupo L’Artusu. También en el concejo, participan en La Folixa na Primavera, en la feria de los quesos de Urbiés, en el mercao astur de Cenera, entre otros. Ya fuera de las lindes del concejo, han tomado parte en los Premios Príncipe de Asturias, en La Regalina de Cadavedo, en San Martín de Moreda de Aller, etc.
Hace cuatro años decidieron poner en marcha un Festival Infantil que celebra ya su cuarta edición, el día 8 de junio y en el que participan niños y jóvenes, de 3 a 18 años. El acto, que tiene lugar en la Casa de la Cultura, procura contar todos los años con alguna representación de otras provincias, para mantener los lazos y conocer otras danzas.

 

‘Es gratificante ver a los niños disfrutar’

Angeles Nespral, responsable del grupo de baile Ruxidera y también del grupo L’Artusu de Mieres, es quien coordina las actividades y mantiene viva la ilusión por continuar la tradición del baile folclórico en el concejo de Mieres.

-La afición en el concejo es grande. ¿Cuántos miembros tiene ahora mismo el grupo?
-En este momento nosotros estamos cerca de las 40 personas. Este año ha sido muy especial porque se han sumado varios pequeños de tres años, y eso es algo sensacional, una gozada. También tenemos abuelos, en el otro extremo de edad.
-¿Es complicado coordinar y dirigir a un grupo tan variado?
-Sí y no. Este tipo de grupos tiene una naturaleza bastante cambiante porque está siempre entrando y saliendo gente. Por esa razón, se necesita mucha paciencia por parte de aquellos componentes que llevan más años y ya tienen un nivel, porque como están entrando miembros nuevos, continuamente volvemos sobre las cosas más básicas y a veces se dedica a los más experimentados menos tiempo del que desearían. Eso es quizá lo más difícil, no por mí, que yo no me aburro nunca de enseñar, sino por los que ya saben, pero son conscientes de que todos fuimos aprendiendo así.
-En el grupo no sólo se baila, también se canta.
-¡Y se toca la pandereta! Enseño a tocarla en paralelo a la actividad de baile, y también a cantar los cantares de la zona. Además, siempre para actuar llamamos a alguna pareja de gaita y tambor. Por otra parte, pienso que hay que bailar un poco de todo lo que hay en Asturias. Este año se prepara un Son de Arriba, típico de Cangas del Narcea, con panderos cuadraos, panderetes y castañuelas grandes. No es un baile de aquí, pero yo le explico al grupo que para los de Cangas es tan importante este baile como para nosotros los nuestros.
-¿Qué se aprende de toda esta experiencia, además del baile?
-Se aprende a trabajar en equipo. Los niños bailan con una persona adulta, se combinan para aprender y además no tienen una pareja habitual. Los mayores se vuelcan mucho y es increíble la paciencia, la participación y la entrega que ponen todos para que esto salga adelante. Es muy gratificante verlos bailar y verlos disfrutar.Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí