Emilio Serrano. Empresario y escritor. “Ribadesella es mi sitio en el mundo”

0
17
Emilio Serrano. Empresario y escritor riosellano / Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

Tiene ochenta y seis años.
No han pasado cinco minutos y su juventud y vitalidad se filtran en la conversación a través de su frescura y sensibilidad. Emilio Serrano es todo un personaje en Ribadesella y fuera de ella. Ha recibido multitud de premios y galardones por sus aportaciones al mundo de la empresa, al turismo, a la literatura… y a los licores. Pero sobre todo, lo que más destaca en él es su humanidad.

-¿Cómo un joven marino acaba dedicándose al negocio de los destilados?
-Estudié Náutica y el mar sigue siendo mi pasión. Conocer sus secretos y navegar sobre sus aguas fue mi ilusión, pero mi familia reclamó mi presencia en la empresa. Probé y los alambiques me cautivaron. Encontré en su manejo una especial paz espiritual que hizo que en mi trabajo fuese feliz con mi nuevo oficio.
-¿Cómo Destilería Los Serranos, una empresa familiar y artesanal, consigue consolidarse en una marca de prestigio en los mercados nacionales e internacionales? ¿Cuál es el secreto?
-En nuestra empresa no hay más secreto que el que nos ofrece la paciencia de la destilación. Allí donde todo se hace milagro y misterio y nos deja esa fórmula heredada de nuestros antepasados desde 1870 con su calidad artesanal. Esa es nuestra apuesta de referencia, la calidad es nuestro mejor patrimonio.
-Como empresario ha recibido varios premios y reconocimientos, pero sobre todo destacan los que ha obtenido por su calidad humana, su preocupación por los asuntos de la empresa. Algo nada común en el mundo empresarial actual, donde parece que priman los números por encima de las personas.
-Me halaga tu pregunta. Sin olvidar que unir calidad humana y unas relaciones públicas, sin dejar de anteponer lo digno a lo práctico, es un camino que conduce al éxito. Eso sí, siempre acompañado de diálogo, respeto y confianza con los demás. Pienso que si el éxito no se comparte es como si no existiera.

“En Asturias o trabajamos en equipo o nos hundimos en solitario. Hemos de despertar con urgencia”

-Después de los destilados otra de sus pasiones es el turismo. Fue un visionario cuando ya en 1950 escribió un artículo hablando del potencial turístico no solo de Ribadesella, sino de toda la zona de Oriente, antes de que la Mancomunidad fuera una realidad…
-El turismo siempre fue una de mis debilidades y mi empeño fue llevar a Asturias al mejor de los destinos. Hablas de los años 50, y es que desde mi juventud tuve una fe profunda en su futuro. Todos los Gobiernos del Principado me otorgaron su confianza y ello me llevó a recorrer España y Europa proclamando la belleza de todo lo que encerraba nuestra tierra.
-Pionero en Fitur, embajador del turismo asturiano por todo el mundo… ¿Qué ve que otros no ven? ¿Qué falta por reconocer de esta, nuestra tierra?
-Sí, fui pionero en esa feria mundial, y acudí allí muchos años. Formamos un buen equipo y lo pusimos en práctica con muchísima fe. Te recuerdo que hace dos siglos ya Jovellanos comentaba ‘que los asturianos somos malos defensores de nuestras cosas y un asturiano fuera de Asturias es Asturias entera’. Siguen aún siendo necesarios aquellos consejos. Tienen que desaparecer los localismos y trabajar todos unidos. Lo tengo muy claro, en Asturias o trabajamos en equipo o nos hundimos en solitario. Hemos de despertar con urgencia.
-Ha colaborado varios años con La Nueva España y se ha hecho un hueco en el mundo de la literatura con su prosa poética. “Me desnudo, muestro mis más profundos sentimientos y no me avergüenzo de ello, tengo edad ya para hacerlo”, ha comentado. ¿Qué siente cuando coge la pluma?
-Escribo desde mis primeros años de bachiller. Me gusta sumergirme en esa prosa poética que comentas, abrirle la puerta a la metáfora y dejar que tu conciencia te vaya dictando todo ese latido de reflexiones, emociones y experiencias que alimenten a ese fiable sentimiento al que no se le puede ni debe mentir. Todo ello he intentado mantenerlo en mis artículos y en mis libros.
-No sé si tendrá espacio donde colocar más galardones porque ha recibido infinidad de ellos tanto locales como regionales o nacionales. ¿Cuál ha sido el más especial para usted?
-Ser embajador de tu tierra es el máximo honor que te lleva a sentirla, amarla y preocuparse por su destino y Asturias ha sido muy generosa conmigo, al igual que Ribadesella. Se me otorgaron numerosas distinciones, para mí no pensadas, pero cuando llegan la emoción se hace compañera fiel y el recuerdo de esos momentos queda grabado para siempre en tu vida. Para mí todas las distinciones gozan de gran valor sentimental.

“Ser embajador de tu tierra es el máximo honor que te lleva a sentirla, amarla y preocuparse por su destino y Asturias ha sido muy generosa conmigo, al igual que Ribadesella”

-¿Qué proyectos tiene en mente un espíritu tan inquieto como el suyo?
-Quisiera poder conseguir que este querido Principado de Asturias, que está lleno de muchas posibilidades de futuro, se descubriera a sí mismo.
Que estuviéramos unidos y fuéramos defensores de nuestras cosas, ya que esta Región tiene calidad suficiente en arte, cultura, gastronomía y dentro de su naturaleza ese cóctel amplio en belleza de su paisaje, al que administración, empresas y habitantes tenemos que impulsar sin demora.
-¿Quiere añadir alguna cosa más?
-Me gusta ir por la vida regalando humor e ilusión. Pienso que siempre hemos de estar dispuestos a abrir una puerta a la esperanza. Deseo a mi empresa que, después de cinco generaciones, siga destilando calidad. A los asturianos que prometan fidelidad a todo lo que nos ofrece nuestra tierra, que es mucho. Y a Ribadesella, que seguiremos peleando por ella para el mejor de sus futuros. Que es el deseo de este vecino que se siente encantado en esta aldea de San Martín de Collera, donde nací, y que cuando baja a la Villa siempre encuentra su calor y afecto. Ribadesella es sin duda, mi sitio en el mundo.


Emilio Serrano ha sido reconocido con la Medalla de Plata del Principado, es Hijo Predilecto de Ribadesella (un reconocimiento que no se hacía desde hace más de ochenta años), Premio Familia Empresarial, Premio Turismo de Asturias, Mejor Empresario, Faba de Oro, Mejor Relaciones Públicas, Premio Farín y Fuentina de Oro en Ribadesella, entre otras decenas de distinciones.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí