Teverga presenta sus recursos turísticos

0
35
Parque de la Prehistoria, Ruinas del Castillo de Alesga y Senda del Oso (Teverga).
De izda a dcha: Parque de la Prehistoria / Foto cedida por Ayto. de Teverga • Ruinas del Castillo de Alesga / Foto cedida por Ayto. de Teverga • Senda del Oso / Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

El otoño es buen momento para conocer el concejo de Teverga, porque la época permite disfrutar de toda la oferta de este rincón asturiano, y al mismo tiempo participar en una de sus jornadas gastronómicas de mayor relieve.
El Parque de la Prehistoria, la Senda del Oso y La Colegiata son tres de las visitas obligadas en este concejo.

Con las energías que da un buen pote tevergano o un plato de picadillo es posible recorrer los numerosos parajes que hacen que el concejo sea uno de los municipios asturianos más atractivos para el turismo.
El Parque de la Prehistoria es uno de los recursos turísticos más destacados de este concejo de 168,86 km², situado en el centro-sur del Principado de Asturias. Pero no es, ni mucho menos, el único. El Parque fue inaugurado en 2007, pero antes de esta fecha la Senda del Oso ya había puesto al concejo tevergano en todas las guías turísticas. La Senda es la segunda ruta de senderismo más utilizada en el Principado de Asturias y como aliciente extra permite la observación de los conocidos ejemplares de oso pardo Paca, Tola y la última adquisición, Furaco. Si a esto añadimos el extenso patrimonio histórico-artístico, y la merecida fama de la mesa tevergana, que en otoño celebra sus concurridas jornadas gastronómicas, las piezas configuran un puzzle perfecto para quien quiera conocer un pedazo del llamado paraíso natural asturiano.

El Parque de la Prehistoria

En San Salvador, a pocos kilómetros de la capital tevergana, se encuentra el Parque de la Prehistoria. Se trata de un sencillo enclave, integrado en el entorno, donde se cuenta una historia que retrocede entre 10.000 y 40.000 años del pasado de la humanidad. Reunidos en un solo lugar se encuentran reproducciones de las cuevas de mayor relieve internacional: Altamira, Lascaux, Niaux, Chauvet, Tito Bustillo, Candamo, Covaciella, Llonim… Recorriendo los espacios expositores y las cuevas es posible contemplar el universo cultural del Paleolítico Superior e imaginar cómo vivían los que nos precedieron hace miles de años.
El Parque, uno de los de mayor renombre en Europa, se halla dividido en tres zonas museísticas. La primera acoge el centro de recepción de visitantes y la cafetería. En la segunda, denominada La Galería, es posible disfrutar con un completo circuito de audiovisuales y exactas reproducciones de pinturas y grabados del Paleolítico Superior, como el panel de los caballos de Chauvet o la vaca negra de Lascaux, ambos en Francia; la parte central del techo de los bisontes de Altamira, el camarín de las ciervas de Covalanas (Cantabria), la gruta de los osos de Ekain (Pais Vasco) o los bisontes de La Covaciella en Cabrales (Asturias). La tercera de las zonas que ofrece el Parque permite visitar réplicas de tres importantes galerías rupestres. En 25 minutos de duración el visitante podrá recorrer la Galería de los Caballos de Tito Bustillo, el salón negro en la cueva de Niaux, en Francia, y el Camarín de la asturiana Cueva de Candamo.

La Senda del Oso

El concejo de Teverga ofrece numerosos espacios para el senderismo, que permiten conocer la belleza de este territorio. Entre ellos están los Puertos de Marabio, las brañas teverganas o la vía denominada Camín Real de la Mesa, uno de los principales caminos entre la Meseta y Asturias, transitado entre la Edad Media y la Edad Moderna. Pero entre todas las rutas la más frecuentada por su belleza y su sencillez es la Senda del Oso. Pese a su importancia natural, la senda es también un recordatorio de la historia minera de Teverga: en los años cincuenta el concejo llegó a tener más de veinte concesiones mineras y más de ochocientos trabajadores. El recorrido -20 kilómetros que es posible realizar a pie o en bicicleta- discurre siguiendo el itinerario del antiguo ferrocarril minero entre las localidades de Entrago (Teverga) y Tuñón (Santo Adriano). El ferrocarril transportaba el carbón por los valles del Trubia, y dejó de funcionar en el año 1963.
El atractivo natural de esta ruta y su baja dificultad la convierten en una de las preferidas por los visitantes. La senda finaliza actualmente en el núcleo de Entrago, pero próximamente crecerá algo más de 8 kilómetros para llegar a otro de los parajes de gran atractivo turístico: Cueva Huerta. Catalogada como Monumento Natural, Cueva Huerta es una espectacular cavidad de 14,5 km, situada en el desfiladero de Estrechura, próximo al pueblo de Fresnedo.

Abrigos de Fresnedo

Precisamente en Fresnedo se encuentran varios abrigos naturales con pinturas rupestres pertenecientes a la Edad del Bronce, en las que se pueden apreciar escenas con animales y figuras antropomorfas. Situadas en las estribaciones de Peña Sobia, estas cavidades son conocidas como Abrigo del Ganado, Abrigo del Paso, Abrigo de Cochantoria y Abrigo de Trechacueva. Para llegar hasta ellas se ha habilitado una ruta de montaña (la PR. AS-158) bastante escarpada que el visitante deberá recorrer con mucha precaución.

Las brañas teverganas

La ganadería extensiva tiene una larga tradición en el concejo, de ahí que la geografía tevergana esté sembrada de las conocidas brañas, asentamientos estacionales para el ganado, en los meses en los que el clima era más benigno. De esta forma, y mientras la climatología lo permitía, el ganado se alimentaba con excelentes pastos de altura. En algunas de estas brañas se asentaban los ganaderos, los Vaqueiros de Alzada, con toda su familia, y no descendían a sus lugares de residencia en tierras más bajas hasta la llegada del frío otoñal.

La Colegiata y Santa María de Villanueva

Si el concejo tevergano es bien conocido por su patrimonio natural, no lo es menos por las muestras arquitectónicas que ofrece. En la capital, La Plaza, está una de las estampas que mejor representan a este municipio: la Iglesia románica de San Pedro (s.XI). La Colegiata, Bien de Interés Cultural, alberga los cadáveres momificados del Marqués de Valdecárzana y de su hijo Pedro de Miranda, abad de la Colegiata desde 1690 a 1720. La primitiva estructura arquitectónica, los capiteles y canecillos, y la talla de Cristo crucificado de finales del s.XIII son algunos de los elementos de mayor interés que ofrece este venerado templo.
En Villanueva se encuentra otra de las imágenes más fotografiadas por los amantes del arte románico. La Iglesia de Villanueva, declarada Monumento Nacional, es al parecer de la misma época que la de San Pedro, y conserva entre otros elementos unos interesantes capiteles historiados con series bíblicas y una rectangular pila bautismal de alto valor arqueológico, datada alrededor del año 1000.

El Castillo de Alesga

Del que fue uno de los castillos más importantes de Asturias, el Castillo de Alesga, sólo se conservan ruinas. La parte baja de una pequeña torre circular, de dos metros y medio de diámetro, y un tramo de un muro de mampostería es todo lo que queda en pie de esta estratégica edificación, situada en un promontorio desde el que se domina la localidad de San Salvador. Ubicado en la parroquia de Alesga, el castillo fue mencionado en la donación del Monasterio de Cornellana a la Orden de Cluny en 1122.

Información facilitada por Ayuntamiento de Teverga.
Más información en: www.infoteverga.com y www.caminrealdelamesa.es

Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí