Camino de Santiago: el original

0
117
Iglesia de Santiago de Abres
Iglesia de Santiago de Abres. /Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

Los antiguos peregrinos llegaban hasta Santiago de Abres y cruzaban allí el puente hasta Galicia. Hoy el Puente de los Santos permite acortar el trayecto, pero Vegadeo reivindica su atractivo como parte del trazado histórico. Por eso en el concejo hay múltiples muestras de arte y señalizaciones relacionadas con el Camino.

El tramo asturiano va desde Colombres hasta Vegadeo, y permite desviarse en Villaviciosa para ir a visitar al Salvador en Oviedo, una de las paradas obligatorias para los peregrinos más devotos. Para cruzar hasta Galicia la ría del Eo era ancha y peligrosa, demasiado para las pequeñas embarcaciones habituales por la zona, de modo que los caminantes se alejaban de la costa en Tol hacia la localidad veigueña de Santiago de Abres. A esa altura salvaban el río: históricamente, en A Ponte Vella, el sitio más angosto y menos profundo; con el tiempo ese puente desapareció y pasó a usarse el del Fornacho, continuando después la ruta por tierras gallegas.
Hoy el Puente de los Santos permite salvar la ría en su tramo más ancho, con absoluta seguridad, y por eso Vegadeo ha ido perdiendo relevancia en el Camino. Aún así, muchos peregrinos escogen seguir la vía más tradicional, reivindicando el Camino como experiencia, no como simple medio para llegar a la meta que marca la tumba del Apóstol. Así que no importa que sea un poco más largo: hacer el Camino es pisar las huellas que muchos otros antes fueron marcando en el terreno. Huellas simbólicas, de sabiduría y espiritualidad, o huellas más claras, dejadas en el terreno o en la arquitectura de la zona. Destaca especialmente la iglesia parroquial de Santiago de Abres, barroca del siglo XVIII, que conserva dos imágenes del Apóstol.
La Asociación astur-galaica de Amigos del Camino de Santiago reivindica Abres como parte del camino original, y propone desde hace ya tiempo la creación de un albergue como forma de revitalizar esta ruta. En su día los peregrinos se alojaban en la Iglesia o, hasta hace poco, el propietario del Palacio del Pividal acogía a los caminantes a título personal. Contar con alojamiento es garantizar la continuidad del Camino en la zona, con su correspondiente impulso económico, turístico y cultural. Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí