Remeros del Eo. Deporte en la ría

0
91
Club Deportivo Remeros del Eo
Foto: CDB Remeros del Eo
[Total:0    Promedio:0/5]

Fomentar el deporte base es el gran objetivo del Club. ‘Los buenos resultados en competición son bienvenidos, pero nunca pueden ser prioritarios’, sentencia su presidente, José Manuel Álvarez de Linera.

Hace ya treinta y cinco años que los Remeros del Eo retomaron la tradición de remo en la zona, casi perdida, creando una afición fiel y entregada. En 2013 recibieron el premio al Vegadense del Año.
-Después de tantos años, ¿qué tal está el club?
-Fundamentalmente, seguimos haciendo lo mismo que en los últimos 35 años: formar a los jóvenes de la comarca en este deporte. Tenemos un calendario de competiciones de más de cuarenta actividades a lo largo del año, nacionales e internacionales, pero para nosotros el resultado no es lo fundamental. Los premios son una mezcla de buenas condiciones y mucho trabajo, pero en última instancia es la suerte la que proporciona un resultado determinado, porque te lo juegas todo en un día. Un club deportivo básico, como es el nuestro, tiene que trabajar la faceta formativa porque en este deporte la competitiva ya viene dada. El año pasado conseguimos 107 medallas, pero probablemente el valor y la mayor enseñanza estuvo en las que se perdieron. Así que mejor no darle mucha importancia.
-Los resultados «visten» mucho, pero usted insiste en quitarles trascendencia.
-Es que incluso te pueden hacer perder el norte. Si nosotros en el año 91, cuando ganamos nuestro primer Campeonato de España, hubiéramos echado las campanas al vuelo, probablemente no hubiéramos llegado hasta aquí. No se puede negar que los buenos resultados tienen un efecto llamada, pero son algo muy aleatorio. Lo importante del remo son los valores: el compañerismo, el esfuerzo, el trabajo en equipo, la autodisciplina.
-Rondando los ciento cincuenta socios, ¿cómo está la afición en la zona?
-La verdad es que nosotros siempre hemos tenido una afición atípica. El remo en el norte de España se inicia fundamentalmente por las típicas disputas y desafíos de los pueblos vecinos. En Vegadeo funcionó un club hasta principios de los sesenta pero luego hubo una época de letargo. En los ochenta se retomó con gente joven, con nuevas ideas, y se perdió ese sentido de «pique». El público empezó a ir a las regatas simplemente para disfrutar del espectáculo. Así que creo que tenemos, en líneas generales, una afición seria y distanciada de esos enfrentamientos. Y en este momento hay muy buen ambiente entre los clubes de Asturias, porque muchos de ellos están viviendo una renovación. Habrá quien piense que antes era mejor, que tenía más emoción, pero yo creo que ahora las cosas van en otra línea.
-La ría es una de las grandes bazas del concejo. ¿Qué tiene de especial para los Remeros del Eo?
-Uf, es difícil de explicar. Es estar en ese entorno, ir surcando las aguas y que levante el vuelo un ave, o ver cómo salta un salmón… Quizá lo mas impresionante es el silencio, porque los entrenamientos en el agua se hacen a primera o a última hora del día, son los momentos de más calma, y eso permite una comunión tan directa con la naturaleza, que es probablemente lo que más te atrapa del remo, muchísimo más que la competición. Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí