Disfrutar las tradiciones

0
78
editorial-castanas
[Total:0    Promedio:0/5]

El frío ha llegado como viene siendo habitual en otoño y también las primeras lluvias que por esta época nos traen el recuerdo de algunas costumbres de antaño que tradicionalmente seguimos disfrutando en Asturias.
Costumbres unidas a la tierra y al campo que hablan de nuestro origen. Nos referimos por ejemplo al esfoyón. Justo después de la siega, llegaba el tiempo de esfoyar el maíz. Era una tarea de mucha paciencia en la que se ayudaban unos vecinos a otros porque primero había que deshojar les panoyes para luego trenzarlas y colgar las riestras en el corredor del hórreo. Siempre hay algún mayor que recuerda que en la posguerra se plantaba el maíz para calmar el hambre de personas y animales y que cuando se recogía era toda una fiesta. Aquel trabajo nunca resultaba tedioso porque iba acompañado de chascarrillos, adivinanzas, se aprovechaba para ponerse al día unos con otros y también para intercambiar conocimientos con los más mayores. Al final se cantaba y bailaba, se tomaban frixuelos y tortas de maíz.
Y siguiendo con las tradiciones, las castañas a muchos nos traen recuerdos de la infancia. Después de apañarlas, amagostarlas en la lumbre de la cocina de carbón o leña, era todo un ritual que seguías atentamente. Mientras las oías chisporrotear en el fuego, probabas aquella sidra dulce que te sabía a gloria hasta que recibías el cucurucho de papel con tus castañas asadas. Había risas, juegos y allí disfrutaban tanto mayores como pequeños.
Es tiempo de recolección y de fiestas rurales entre vecinos, amigos y familia. De sabores de la tierra, de fogones amables y de hogares amigables. Desde aquí queremos aplaudir las iniciativas de ayuntamientos, asociaciones o particulares dirigidas a mantener viva la esencia de estas y otras tradiciones, patrimonio inmaterial de esta tierra que ha de seguir vivo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí