No será para tanto

0
24
No será para tanto
dibujo editorial 250
[Total:0    Promedio:0/5]

Sin victimismos: es un hecho que la crisis la estamos pagando todos los ciudadanos, pero a las mujeres nos está tocando lo peor del reparto.
La reforma laboral de 2012 ha atacado directamente a la línea de flotación, entorpeciendo la conciliación familiar y laboral, y acrecentando la brecha salarial. La ley de Dependencia, sin fondos efectivos, supone en la práctica que las mujeres ejercen de cuidadoras sin sueldo. Y no hablamos, claro, de la mínima presencia de mujeres en puestos de responsabilidad y liderazgo. Empleos escasos y de mala calidad implican una merma del poder adquisitivo y por lo tanto una pérdida de autonomía. Los resultados de todo esto son malos a corto plazo; a largo plazo pueden ser desastrosos.
Se nos dice, sin embargo, que no es para tanto. Que las mujeres salen cada vez más en la foto, por ejemplo en política. Pero todos los partidos importantes tienen líderes masculinos. Todos. Y las mujeres de la foto van cambiando, mientras que los hombres siguen ahí. Quizá habría que preguntarse qué mujeres son esas. Mujeres-florero, que vienen a cubrir un cupo supuestamente paritario; o mujeres-tiburón, que están ahí precisamente por su carácter no feminista. Un feminismo que se nos vende como innecesario porque, total, ya está casi todo conseguido. Y de ahí los términos «hembrismo» o «feminazi» para denigrar cualquier reivindicación mínimamente combativa.
E insisten en que no hemos de ponernos nerviosas, que no es para tanto. Al fin y al cabo, la cosa está mal para todos: seamos solidarios y aparquemos nuestras reivindicaciones personalistas. ¿No tenemos ya un día para la mujer? Dos, de hecho: este 8 de marzo y el 25 de noviembre, para llamar la atención sobre la violencia de género. Dos días al año para protestar sobre «lo nuestro».
No exageremos, entonces. Quizá no sea para tanto. ¿No será para más?

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí