Nuria Santos, locutora y actriz de la voz. “Lo más importante es saber transmitir”

0
704
Nuria Santos, locutora y actriz de la voz
Nuria Santos / Fotos: N.S.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 10 Promedio: 4.8)

Con menos de cinco años Nuria Santos hizo su primera locución, sin duda un guiño de la vida a la que sería su senda profesional. Porque ella, como el resto de actores y actrices de la voz, trabaja en la sombra: sin cámaras alrededor, sin escenarios ni vestuario, con tan solo un micrófono ante el que contar una historia.

Ya lo decía el célebre compositor alemán Richard Strauss, “la voz humana es el instrumento más bello, pero también el más difícil”. El ideal para esta locutora apasionada de los retos y la interpretación, y con el que está dando salida a sus sueños de infancia. Ella es la voz del Servicio de Salud de Castilla y León, pero hemos podido escucharla en muchas otras lides, en audiolibros, spots de televisión, como personaje de un videojuego o a través de mensajes publicitarios y locuciones corporativas de empresas como EDP, Lufthansa, Bosch, Adidas, Banco de España, Repsol, etc.

En esta barcelonesa de nacimiento se hace realidad el dicho de que «uno no es de donde nace, sino de donde pace». Gran parte de su vida ha girado en torno al occidente de Asturias y no renuncia a este paisaje al que está tan agradecida. Donde va ella lo hace también su estudio de grabación, instalado ahora en una casina de Llendelabarca, en Valdés, un lugar de infancia que desde hace seis meses comparte con su madre.

Nuria Santos, locutora y actriz de la voz

-¿De dónde te vino elegir esta profesión?
-Realmente lo llevo haciendo toda mi vida, desde que era muy pequeñita. A mí me gustaba mucho leer, mis padres me inculcaron el amor por la lectura. Entre los muchos libros que traía a casa, mi padre nos trajo la colección ‘Cuentacuentos’, que eran unos libros que venían acompañados de unas cintas donde grandes actores del doblaje ponían voz. Esta colección me fascinó y fue una fuente muy importante para mí porque me gustaba imitarlos.
Mi padre era un visionario, un hombre muy adelantado a su tiempo, le gustaba mucho la tecnología y un día me regaló un magnetofón que me dio muchísimo juego para empezar. Leía e imitaba a los actores de los cuentacuentos, me gustaba grabarme y era muy exigente; como no dijese bien algo, borraba todo y volvía a grabar encima. Entonces no sabía que existían los actores de doblaje ni nada de esto, pero siempre tuve claro que quería ser actriz.

-¿Recuerdas tu primera locución?
-Tenía cuatro añitos. Recuerdo estar sentada en el salón y que mi padre había grabado un vídeo familiar en el que salíamos mi abuelo y mucha más gente, entonces me puso un micrófono en mis manos y me dijo: ‘vete relatando lo que ves’. Tener un micro me encantó, e hice lo que a día de hoy hago y a lo que me dedico, por eso digo que fue un visionario. Él era muy aficionado a la fotografía y al vídeo, siempre nos estaba sacando fotos.

“No concibo que haya un actor de voz que no tenga formación actoral, es fundamental desde el momento en el que hay que transmitir”

-¿Qué estudiaste para ser actriz de la voz?
-Antes de formarme como locutora lo hice como actriz porque son dos cosas que van de la mano. No concibo que haya un actor de voz que no tenga formación actoral, es fundamental desde el momento en el que hay que transmitir y si no eres capaz de controlar tus emociones, es imposible que puedas hacer algo. Estudié arte dramático en la ESAD (Escuela Superior de Arte Dramático) en Gijón. Allí no solo nos enseñaban a actuar, también teníamos clases de voz porque un actor no solo tiene que interpretar con el cuerpo, también con la voz. Nos enseñaban a modularla y a trabajar con ella. Y hubo una profesora, Begoña Quirós, que fue quien me transmitió el amor por esta profesión. Nos ponía a hacer doblajes de dibujos animados y de otras muchas cosas, y ahí fue donde me empecé a interesar un poquito. Y como siempre me decían que tenía una voz muy radiofónica empecé a hacer cuñas de radio en la Escuela.

-¿Cuáles fueron tus primeros trabajos?
-Estaba trabajando como actriz haciendo teatro, había grabado varios cortometrajes y un día contactó conmigo un chico de los estudios Flexiva Sound Design con el que empecé a grabar cuñas de radio; a día de hoy muchos de mis trabajos son con ese estudio. También hice unas escenas de la película Princesas, de Fernando León de Aranoa, donde interpretaba el personaje de Zulema que era una mujer dominicana y ahí me fichó una compañera, Elena Silva, que también es actriz de doblaje y tiene un estudio de grabación. Allí, además de formarme con varios cursos, empecé a grabar audiolibros para la editorial Penguin Random House. Tras hacer el primero, me di cuenta que estaba reproduciendo lo que hacía cuando era pequeña jugando. Empecé así y, poco a poco, fue surgiendo todo lo demás.

“Lo más bonito es poder decir que me dedico a algo que adoro, que me encanta. Que me surja un trabajo es lo mejor que me pueda pasar, estoy feliz”

Nuria Santos, locutora y actriz de la voz-¿Qué es lo que resulta más gratificante de tu trabajo?
-No me podría decantar por un estilo, porque el mundo de la voz es muy amplio. Lo más bonito es poder decir que me dedico a algo que adoro, que me encanta. Que me surja un trabajo es lo mejor que me pueda pasar, estoy feliz.

-¿La voz requiere de muchos cuidados?
-Sí, es muy sacrificado. A veces te tienes que privar de muchas cosas porque te pueden afectar a la voz, y la bufanda y el pañuelo van conmigo siempre para protegerme de cualquier elemento externo, sobre todo en estas épocas. Tienes que mantener hidratada la garganta con mucha agua o infusiones y calentar la voz antes de una locución, que esa es la base de los actores, calentar la voz y el cuerpo. Si, por ejemplo, vas a un concierto, no puedes gritar porque sabes que te va a pasar factura, así que muchas veces te privas de ir a festivales u otras cosas.

“Si algún día soy la voz de algún actor famoso, creo que estaré muy orgullosa aunque sea en el más absoluto anonimato”

-Sois una parte muy importante para que una escena resulte convincente, sin embargo, nadie os conoce. ¿Cómo se sobrelleva?
-No he tenido la oportunidad de doblar a un personaje importante, como los grandes dobladores de actores muy famosos, con lo cual me parece difícil responder a esto, pero pienso que, si algún día soy la voz de alguno de estos personajes, creo que estaré muy orgullosa aunque sea en el más absoluto anonimato. En realidad, el alma es el actor que lo interpreta, nosotros como actores de doblaje tenemos que respetar la esencia del personaje y respetar esa interpretación, imitar hasta cierto punto al actor pero sin que se vea tu persona. Pasa lo mismo en el audiolibro, el autor ha creado un personaje y tú no puedes darle al oyente la visión del personaje que tú tienes, tienes que ser fiel y respetar al autor.

-Se sabe que los humanos conocemos solo un 10% de las capacidades de nuestro cerebro, pero y la voz ¿es también una gran desconocida para muchos de nosotros?
-Sí, desde luego, y hay que pensar que tener una voz bonita es muy importante pero lo más importante es el saber transmitir con ella. Que sea bonita puede suponer un 10 o un 15% de este trabajo, pero luego va mucho más allá, el transmitir emociones, estados de ánimo… todo esto requiere mucho trabajo. Si desconoces este mundo, es complicado, aunque es verdad que hay gente que lo tiene innato, pero no es lo normal.

“Tener una voz bonita es muy importante pero lo más importante es saber transmitir con ella”

-Cuéntame algo con lo que te hayas sorprendido a ti misma.
-En el campo del E-learning hay unos cursos formativos que requieren mucha rapidez. Pueden resultar tediosos porque son de muchísimas palabras, pero yo cuanto más raras son las palabrejas y cuanto más trabalenguas hay, más me gustan. Me encantan los retos, las cosas complicadas y esto lo es; y me sorprendió gratamente comprobar que soy muy rápida. No está bien que yo lo diga, pero normalmente antes de locutar un texto tienes que prepararlo mucho previamente, y yo no necesito tanta preparación, lo sé porque me lo dice la gente que me contrata.

-En tu web mencionas la fascinación por el poder que tiene la voz. ¿A qué te refieres con esta afirmación?
-Cuando empecé a grabar los audiolibros vi que la voz es poderosa precisamente por la capacidad de transmitir muchas cosas, de poder emocionar y hacer llegar a otros todo el mundo de sensaciones que llevamos dentro. Es un poder muy grande.

-La palabra a través de la voz ¿es un arma, una medicina, una forma de conexión…?
-Yo creo que todas, me las cojo todas porque engloba muchas cosas; también es una satisfacción.

“La voz es poderosa precisamente por la capacidad de transmitir muchas cosas, de poder emocionar y hacer llegar a otros todo el mundo de sensaciones que llevamos dentro”

Nuria Santos, locutora y actriz de la voz-Cuando he visto alguno de tus vídeos en los que tocas la guitarra y cantas al mismo tiempo escuché una voz íntima, recogida, muy diferente a la de muchas de tus locuciones ¿son versiones diferentes de ti misma?
-No soy cantante profesional, es algo que siempre he utilizado en la intimidad, para mí, y dependiendo del estado de ánimo en el que estuviese la música siempre me ha ayudado mucho. Hace muy poquito que empecé a colgar cosas en redes porque me daba mucha vergüenza y creo que eso se ve reflejado. Creo que no sería capaz de cantar en público, pero al grabarte en vídeo es diferente porque si te confundes, puedes repetir la grabación.

-Cada uno tenemos una relación con nuestra propia voz, ¿cómo ha ido transcurriendo la tuya?
-Al principio, cuando era pequeñita me daba rabia mi voz; me daba vergüenza oírme. Alberto Arango, un profesor que tuve y que falleció hace poco, siempre me decía que no criticase mi voz, que aprendiese a quererla. Fue algo que me inculcó y con el tiempo empecé a hacerlo. Esto siempre te lo dicen los profesionales cuando empiezas: “no te critiques, no te machaques, ya habrá gente que lo va a hacer por ti como para que encima uno mismo se dedique a machacarse. Todas las voces son bonitas, no hay voces feas”.

“A mí me encanta todo lo que tiene que ver con interpretación, es mi pasión: cortometrajes, teatro… y sería un regalo que surgieran más cosas”

Cortometraje GPS Mon Amour -Recientemente has sido protagonista en el cortometraje GPS Mon Amour, ¿qué tal resultó la experiencia de no ser solo una voz?
-Ha sido muy bonita, resulta muy divertido trabajar con Javier Ideami y Pablo González, no es la primera vez que hacemos cosas juntos. Al principio del corto muestro un estado de cabreo porque mantengo una discusión muy fuerte que me hace bajar del coche, pero en aquel momento me costó mucho porque ambos hermanos son unos cachondos. En las fotografías de las tomas falsas ya se ve, yo tenía que estar cabreada pero me resultaba imposible porque estaban de coña todo el rato. Luego tuve que prepararme para el estado de sorpresa que surge cuando descubro que él sabe cantar de esa manera. Soy su mujer y no sabía que cantaba así.

-El corto ha conseguido el premio al Mejor corto de comedia en el FICCMA (Festival Internacional de Cine de Ciudad Madero de México). ¿Te ves más adelante haciendo cosas diferentes a las locuciones?
-Ya he hecho antes otros trabajos lo que pasa es que no tuvieron tanta repercusión. A mí me encanta todo lo que tiene que ver con interpretación, es mi pasión: cortometrajes, teatro… y sería un regalo que surgieran más cosas. De pequeña, cuando me preguntaban, siempre respondía que quería ser actriz, es algo que me reconforta mucho y me da muchas satisfacciones.

-¿Qué me dices de la serie Detrás del instante en la que también has participado?
-Me ha aportado muchísimo, dentro de mi trayectoria en este mundo de la voz es el trabajo más grande que he recibido. Un día recibí una llamada de Oscar Moreno, uno de los realizadores del programa junto con Jordi Rovira, me dijo que les gustaba mi trabajo y que les gustaría contar conmigo para una serie de televisión. Fue un regalo que no me esperaba. Aprendí mucho con esta experiencia tan enriquecedora, he conocido a personas con una calidad humana extraordinaria y la realización de los programas es impecable. No tengo más que palabras de agradecimiento.

“El mundo de la locución es muy complicado porque tenemos muchos altibajos. Aquí el problema no es llegar, lo difícil es mantenerse, hay que luchar mucho, saber renovarse, ser muy creativo y estar constantemente aprendiendo”

-¿Cómo ha afectado la pandemia a vuestro sector?
-La pandemia nos ha golpeado a todos, aunque al principio sí que tuve trabajo porque las empresas requerían locuciones para todo el protocolo a seguir con el Covid. Como era un tema desconocido surgieron muchas cosas, pero luego hubo momentos de parón porque aquí todo es una cadena, dependemos unos de otros. Yo, por ejemplo, hacía un trabajo para guías turísticas sobre itinerarios y viajes y de repente todo esto se suprimió. Las productoras con las que trabajaba también desaparecieron, ha sido un desastre para todos.

-El mundo de la locución es un tanto impredecible, ¿las puertas se pueden abrir en cualquier momento?
-Es un mundo muy complicado porque tenemos muchos altibajos. Hay momentos muy buenos en los te sale mucho trabajo pero hay otros en los que no, y ya sabemos la situación de los autónomos en España. Hay que saber lidiar con todos estos altibajos porque la vida del artista, en general, es así. Hoy estás arriba y mañana por el suelo. Aquí el problema no es llegar, lo difícil es mantenerse, hay que luchar mucho, saber renovarse, ser muy creativo y estar constantemente aprendiendo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí