Fake news. Las noticias falsas se abren paso

0
133
Fake news. Las noticias falsas se abren paso
[Total:0    Promedio:0/5]

Algunos dicen que son las mentiras de toda la vida en su versión moderna: aprovechan las redes sociales para difundirse a más velocidad y llegar a más gente.
Para otros, la proliferación de estos bulos, carentes de control y filtro periodístico, inducen a engaño a la opinión pública y son motivo de preocupación. ¿Sabemos distinguirlas?

El 86% de españoles no sabe distinguir entre una noticia falsa y otra verdadera, según el I Estudio sobre el impacto de las Fake News en España realizado por la empresa Simple Lógica y el Grupo de Investigación en Psicología de la Universidad Complutense de Madrid. Según este informe, seis de cada diez entrevistados creía que sabía discernir entre una y otra, pero los resultados finales desvelaron que solo el 14% de ellos acertaron. Bienvenidos a la era de Pinocho.

FAKE NEWS. Es un término inglés que el Diccionario de Cambridge define como ‘historias falsas que parecen ser noticias, difundidas en Internet o usando otros medios, generalmente creadas para influir en las opiniones políticas o como una broma”.
En castellano tendríamos otros términos para definirlas como bulos, falsedades o mentiras, directamente.
Su objetivo es desinformar, engañar o manipular a la audiencia, así como desprestigiar o enaltecer a personas o instituciones. La mayoría de noticias falsas tienen como objetivo ganar dinero o bien, influenciar en el pensamiento de la opinión pública para que derive hacia una determinada línea ideológica.

JUGAR CON LAS EMOCIONES. Las noticias falsas enganchan más, generan más interacción y se comparten más. Estas son algunas de las conclusiones de un estudio publicado en la revista Science realizado por investigadores del MIT (Massachusetts Institute of Technology) sobre el por qué las noticias engañosas circulan más rápido que las reales. Las noticias falsas generan mayor sorpresa o disgusto, mientras que las verdaderas tienen más probabilidades de encontrarse con un sentimiento de tristeza, de anticipación o de confianza. Es el valor novedoso de las noticias falsas lo que más alienta su difusión. Un enfado consigue muchos más retuit que la tristeza al leer un determinado contenido. Se ha comprobado que la diferencia todavía es aún mayor cuando hablamos de noticias políticas relativas al terrorismo, catástrofes naturales, ciencia, leyendas urbanas o noticias financieras. No importa la veracidad de las cosas sino los efectos emocionales y su impacto.

OBJETIVO. Se dice que el propio Donald Trump se sirvió de estos bulos para conseguir votos en su campaña. Lo que sí está demostrado es que utiliza con frecuencia la expresión fake news para contrarrestar las críticas que le llegan sobre su gestión, desprestigiando a la mayoría de medios de comunicación y cancelando así los posibles debates incómodos. Su intención con ello es crear un clima de desconfianza entre la opinión pública y los medios para dar la sensación de que todo puede ser mentira. Luego a través de su cuenta de Twitter dice su versión de lo que es o no verdad. Este podría ser un buen ejemplo de manipulación ideológica. Pero también puede haber detrás objetivos económicos. Se puede ganar dinero generando noticias falsas. Una web cobra en la medida en que tiene visitas y consigue publicidad. Una noticia falsa que se vuelve viral produce importantes ingresos a su autor y además es más barato publicar una noticia real. Aquí también podríamos incluir las falsas exclusivas o filtraciones que atraen a tantos internautas ávidos de titulares alarmistas o apocalípticos.
Un ejemplo sería la noticia de la muerte de cantantes o actores famosos que todos hemos oído en alguna ocasión cuando están vivitos y coleando. O las fotos modificadas para crear polémica o informaciones políticas falsas o tergiversadas que recibimos en alguna ocasión en nuestros correos.

Las noticias falsas enganchan más, generan más interacción y se comparten más. Estas son algunas de las conclusiones de un estudio publicado en la revista Science

CÓMO DETECTARLAS. Creemos que somos capaces de identificar las noticias falsas pero la verdad es que no es así como demostró el estudio realizado por la Universidad Complutense de Madrid. No sabemos rastrear noticias ni identificar fuentes. Nos falta educación crítica. La Oficina de Seguridad del Internauta (OSI), dependiente del Incibe (Instituto Nacional de Ciberseguridad), dice que “para poder distinguir cuando una noticia es falsa, es necesario pararse a pensar y hacerse una serie de preguntas: ¿La noticia resulta sospechosa? ¿Es demasiado oportuna para ser cierta? ¿Cuál es la fuente de esa noticia? ¿Quién la firma? Investiga su perfil en Twitter, Facebook o Instagram. La cuenta que ha publicado la noticia en redes sociales ¿es una cuenta reconocida, o no has oído hablar de ella antes? ¿Tiene errores ortográficos o gramaticales? Si es así, desconfía”. La propia OSI recomienda ser escéptico y no creerse todo lo que encontramos en Internet. Es importante tomarse su tiempo para leer una noticia, la impulsividad es una de las mayores aliadas de las fake news. ¿La mejor solución? Desarrollar un pensamiento crítico y educar a nuestro cerebro para que no funcione con impulsividad.

BLINDAJE ANTE LAS ELECCIONES. Cien policías han sido los encargados de blindar el ciberespacio español durante las pasadas elecciones del 28-A contra bulos y ataques informáticos. Se trata de un novedoso protocolo del Ministerio del Interior que se activó jornadas antes y recoge medidas para prevenir y contrarrestar ataques informáticos en el recuento de votos, contra las web de los partidos y también con tra las fake news que buscan desinformar.

PERIODISMO NECESARIO. El periodismo serio es la mejor arma contra la manipulación. Ese periodismo de verdad que contribuye a que existan ciudadanos más libres porque hace saber, pensar y decidir. Ese que aporta conocimientos para que luego podamos andar por la vida con criterios propios. Por nuestra parte, en Fusión Asturias seguiremos apostando por el verdadero periodismo: libre, independiente y plural. A la altura del nivel de exigencia de los asturianos. Es nuestra contribución para conseguir una sociedad más libre y democrática.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí