El aeropuerto de Antromero

0
49
El Rincón de Teobaldo
[Total: 0   Promedio: 0/5]

¿Conoce usted Antromero? Por si no, es una pacífica localidad del término municipal de Gozón, a unos 20 kilómetros al este de Gijón, con una cetárea y casas de comidas que venden marisco de calidad, y arenales originales, como la Playa de cristal. Esa tranquilidad de zona rural puede desaparecer en cuanto construyan el aeropuerto.

Las ventas de las agencias de viajes han caído en Asturias el 80%. A ese problema debe añadirse la cantidad de anulaciones debidas al encierro sanitario de los últimos meses; los números rojos están garantizados. Solicitan de las instituciones políticas actuaciones extraordinarias. Sin embargo, quienes andamos por este presunto paraíso natural debemos decir a hoteleros, hosteleros y otros industriales del ramo que no basta con que los turistas vengan, el negocio de verdad es que vuelvan cada año. No los aterren, a poder ser.

La semana pasada fuimos a dar una vuelta por el occidente, con menos aglomeración que el oriente astur, lo que vimos en algunos sitios es como para ponerlo en las clases de Turismo; ejemplos prácticos para espantar madrileños: Restaurante de primer nivel en zona portuaria, dos camareros discutiendo entre sí y transmitiendo su enemistad profesional a los clientes; ni una sola comanda bien atendida, ni una sola factura bien hecha. En hora y media no fueron capaces de atender como es debido a cinco mesas.

Hallada "anáfora" en Ribadeo

Paréntesis lingüístico: En la ría del Eo, por donde andábamos, se investiga un pecio (restos de navío naufragado), entre los objetos a rescatar, -dice ABC, con reincidencia-, se ha descubierto una anáfora griega del siglo XI a.C., “lo que demostraría el comercio de los pueblos astures en la antigüedad”. Y su cultura, si esos arcaicos pobladores tenían interés en importar, ya no ánforas de vino o aceite, sino finas figuras literarias como la anáfora.

aeropuerto en antromeroEn Taramundi un señor con un letrero que lo identificaba como Asesor de Turismo Rural nos aconseja ir hasta As Veigas, “por esa carretera, cinco minutos”. Diecisiete, realmente, por vías estrechas de montaña, que obligaban a maniobrar ante los camiones de reparto; se llega a una aldea que merece la pena conocer, dedicada casi íntegramente al turismo, con entrada no apta para conductores torpes o miedosos (el viejo y estrecho puente de madera tiene un letrero tranquilizador: “El puente resiste”). Escanciarse uno mismo una botella de sidra, con un vaso para todos, sentados de manera semiclandestina en las escaleras que llevan a la parrilla, ¡4 euros!

No entiendo qué rentabilidad puede tener un aeródromo en Antromero, habida cuenta que el actual está a 30 minutos por carretera, sin embargo, la cosa debe ir muy avanzada. Por lo que se ve, hemos dado un paso adelante en la modernidad; si con fondos mineros se hicieron carreteras, con los nuevos dineros de Europa haremos aeropuertos ¿Que no se lo cree? Pero señora, si ya anuncian los vuelos por Internet. De momento baratos, como oferta de lanzamiento, a la que se añade cómoda financiación. ¿Vendrán los Reyes a inaugurarlo? Igual no, porque ahora cogerán unos días de vacaciones para ayudar al emérito con la mudanza.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí