El Partido Popular aprende en Leeds

0
26
El Rincón de Teobaldo
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Cerramos el paréntesis que habíamos abierto la semana anterior y seguimos con el periplo en el punto que llegamos al aeropuerto de Bradford (UK). Allí nos esperan Marta y Kerry para llevarnos a Leeds. La bienvenida con un sunday roast, la comida dominical de las familias inglesas; no nos parece caro, señal de que los precios en España han subido de manera considerable y ya no hay casi diferencias. (De los salarios, mejor ni hablamos, ¿vale?)

Leeds anda en torno al medio millón de habitantes, por el centro no pueden circular coches privados, tiene dos universidades, y un poderoso pasado industrial y comercial que se ha ido desarrollando a lo largo del rio Aire y el Canal, 200 kilómetros navegables que unen el Yorkshire con el Lancashire, epicentro de la revolución industrial del XIX. El entorno en el que Engels describió (1845), la miseria obrera, los humos que tapaban el sol y los ríos negros, que muy poco después veríamos en Asturies.

Hoy las aguas bajan limpias, la ciudad y su entorno cuidan los mejores vestigios del pasado, con el más adecuado método para mantener los edificios: usarlos. Las galerías victorianas funcionando, el Kirkgate Market es a la par mercado central y escaparate gastronómico mundial; a impresionante Lonja del Grano, estandarte de pasadas glorias mercantiles, un activo centro comercial con artesanos locales. Hasta las viejas cabinas telefónicas, en desuso desde la victoria del celular, han encontrado nuevo uso que las libra del desguace.

Cabina reciclada en Leeds

Los edificios renovados comparten espacio con la nueva arquitectura, levantada con unas encomiables medidas de seguridad para los trabajadores. Y con un cierto respeto por la imagen en tanto duran las obras; en pleno centro, “adyacente a la Estación de trenes”, dice su página electrónica, se levanta un elegante edificio de oficinas, City Square House, sin molestias para los peatones y con una valla en la que se exponen cuadros infantiles.
Se llama el proyecto Leeds-City of The Future y lo patrocina la empresa constructora en colaboración con el Saint Joseph’s Primary School y Art4Space, una fundación de tres mujeres, (desde 1999), para “el arte dirigido a la educación social y la salud”. El alumnado expone unos cuadros muy coloridos y técnicamente bien rematados en los que pide un mañana en el que “no importe que seas diferente, vive feliz”, o “coches cargados de globos”, si bien sería mejor que fueran “coches voladores”, y “poderes de teletransporte”. Un futuro de “maravillo verde” en el “que los animales sean libres”.

Proyecto Leeds-City of The Future

Ahora bien, la tierna infancia no puede aislarse del entorno, el Capitalismo la salpica, y así plantean que haya bancos, aunque mejor que sean de miel, y árboles que den dinero. Es quizá este ambiente, próximo a las nada éticas ideas de los nuevos liberales, el que ha llevado al Partido Popular a partir de viaje de estudios. No sería la primera vez; recuerden que su fundador, Don Manuel Fraga Iribarne salió de España como franquista a ocupar la embajada en Londres y regresó tocado con bombín y convertido en “un demócrata de toda la vida”. Son milagros que origina la margen izquierda del Támesis.
Los actuales mandatarios, a la par que analizan las ocurrencias de los conservadores británicos, prueban a cambiar su imagen, que la gaviota es un bicho con mala fama: sucio, ladrón, insolidario y tragón. En las fotos se ve cómo dudan entre un aspecto clásico, con firme muro de piedra y tonos fríos de roca, o un look más moderno, tirando a green.

https://fusionasturias.com/opinion/firmas/el-rincon-de-teobaldo/el-partido-popular-aprende-en-leeds.htm El Partido Popular aprende en Leeds

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí