Se preocupan por el español, en León

0
40
El Rincón de Teobaldo
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Leo en la prensa leonesa que, organizado por la Universidad, 300 especialistas hablarán durante estos días, -más de modo virtual que presencial, por motivos sabidos-, acerca de la Enseñanza del Español como lengua extranjera. En su página de Facebook se pueden ver aportaciones al conocimiento del castellano del CSIC, de Telesur, o del Diario de Valderrueda. El Tiempo, cotidiano de Colombia, contribuye con un artículo sobre una breve historia del idioma oficial, con las aportaciones del latín, el griego, el árabe, el quechua o lenguas europeas; voces que se fueron integrando, en parte españolizadas. Datos sin duda útiles para enseñantes en otros países, aunque a veces me da la sensación de que el castellano es extraño entre nosotros mismos, llevados por la inocente postura de presumir de aquello que carecemos, el manejo del inglés. Así escucho a la responsable asturiana de un “servicio de normalización lingüística municipal” declarar: “Necesitábamos un filback (1)”. O una afamada poeta leonesa escribe que “ha cambiado de lux (2)” Oh, my god!

Desconozco si a este congreso acudirá Toni Cantó, el nuevo Cid Campeador de la lengua española por antonomasia; trabajo tendría. En la propia, leonesa, húmeda, calle de las Zapaterías se puede ver la siguiente portada:

Dark KitchenTengo archivos para dejar una decena de ejemplos tomados de la publicidad en tiendas de todo tipo, o en anuncios de cualesquiera productos de uso cotidiano. Dentro de nada, la narración doméstica de una jornada habitual pudiera ser así:

El domingo, no madrugamos. Teníamos previsto inscribir al doberman en una agility, -de la que supimos por una influencer-, y llevar al niño al stage de fútbol. Antes de salir recogimos la ropa de la lavadora, hacía buena mañana, propia para sundrying. Dudamos si pedir el brunch con un Whatsapp a Deliveroo, pero la compañía está desmontando la organización, así que fuimos dando un paseo hasta el Cat Love Coffee. Un sitio delicioso, me muero por sus bagels; además sirven vegan dishes, tienen catering y son dog friendly.

Dejamos al chico en el Mareo Foundation Centre, queda contento porque tiene buen feeling con el coach, según constatamos en el feedback de ayer. Mañana no podrá estar, tiene una master class de flauta travesera. Luego fuimos a ver la Asturias Bike Race, aunque a Marisa no le da por los deportes mecánicos, es runner.

Vía mail una cadena de resorts nos había enviado su flash sales, así que acudimos a la agencia que tiene en el mall. Coincidió que las empleadas estaban en el coffee break, pero fueron muy amables y nos copiaron la información en un pen drive. Aprovechamos para reponer zapatos en el out let y hacer la compra semanal, estaba el friger bajo mínimos.

Tuvimos un poco de mala suerte, un car crash en la rotonda; estrenamos el help flash que nos había regalado el seguro, si bien no estábamos tranquilos por si la Guardia Civil desconfiaba de los 25 litros de vino que llevábamos en la bag in box brik. Se nos complicó el día, hasta que cerraron el dossier, así que no tuvimos tiempo de acudir al Gijón Horse Jumping; terminamos la jornada con un sencillo drunch en el burger.

Leerlo todo junto probablemente le parezca una exageración, pero puedo jurar por la Madonna del Oreo que todas estas palabras, y muchas más de índole semejante, se encuentran en su camino a diario; usted se ha acostumbrado tanto a algunas de ellas que le parecen naturales. Espero que, cuando menos, sepa que no corresponden a su lengua nativa y que, en más ocasiones de la cuenta, se usan un poco inconscientemente; vean sino el curioso juego de ahorro de una letra en el café, en un establecimiento langreano.
Coffe & shop


(1) Feedback
(2) Look

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí