9.9 C
Oviedo
martes 23, abril 2024

La clave de la salud está en tus pies

Lo más leído

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 4 Promedio: 4.8)

Llegar a casa tras una larga jornada, quitarse los zapatos y ahí llega esa sensación tan placentera, tus pies descalzos sintiendo el suelo.

“El pie es una obra maestra de ingeniería, y una obra de arte” como dijo muy acertadamente Leonardo da Vinci. Es una estructura compleja formada por 26 huesos, 33 articulaciones, 22 músculos y 107 ligamentos. Todo un sistema de estructuras y movimientos.

Estructura del pie

Por ello, si el pie es una estructura tan perfecta, ¿por qué encorsetarla y prohibirle sentir lo que pisa y que, por ende, perjudique al resto del cuerpo?

Una imagen vale más que mil palabras. En la primera unos pies bastante comunes en la sociedad actual, en la segunda unos pies sin alterar.

Comparativa de unos pies modernos con unos pies ancestrales

Si aún no me crees en cuanto a que los de la derecha son los pies que deberíamos tener, piensa en los pies de un bebé. Espera, déjame que te muestre la siguiente foto:

Pies de bebé
Si nacemos así, es por algo. Pero antes de que te preocupes y pares a mirarte los pies, déjame decirte que tiene solución. Las deformaciones en los pies tienen un porcentaje muy alto de reversibilidad.

El problema aquí no es que tengamos unos pies deformados, que también, sino que el calzado moderno provoca que los músculos de debiliten, el arco plantar se debilita y la fascia (una banda de tejido muy gruesa que cubre la base del pie) se vuelve más rígida.

Otros de los problemas que acarrean llevar el talón más elevado que los dedos (sí, la mayoría de los zapatos modernos lo provocan, aunque no te des cuenta), es el acortamiento del talón de Aquiles. Por otro lado, los zapatos de tacón mandan todo el peso del cuerpo a los dedos de los pies, haciendo que tu cuerpo produzca una serie de compensaciones nada saludables en tus caderas, rodillas, columna, etc.

Muestra de la inclinación del talón según el calzado utilizado

Vale, tras esta intensa explicación de la problemática del calzado moderno, me gustaría proponerte algunas pautas para mejorar la salud de tus pies.

Lo primero es caminar descalzo (o con calcetines) por casa. Si por tu trabajo debes llevar un calzado específico, siempre que puedas intenta descalzarte para revertir esas horas.

Realiza ejercicios de movilidad como el movimiento alterno de los dedos de los pies o hacer rodar una pelota por la planta, son beneficiosos para activar la musculatura.
Busca zapatos que respeten la anatomía del pie (calzado minimalista que se está poniendo ahora de moda). Que sean planos, anchos y con la menor suela posible.

Los pies son una estructura muy compleja, una inspiración para la ingeniería. Las carencias las puso y las pone la industria movida por intereses.
Eso sí, hay excepciones de salud, deportivas, … Lo anterior son recomendaciones generales.

Si aún no os convence, os dejo el enlace a unos artículos para profundizar sobre el tema.

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2095254614000374
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22217565/
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/22311060/

Imágenes del artículo facilitadas por Andrea Ariznavarreta.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 4 Promedio: 4.8)

Más del autor /a

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimos artículos