Con la naturaleza no se negocia

0
143
Con la naturaleza no se negocia
[Total:0    Promedio:0/5]

“Aquí no se viene a hablar o a negociar”, dijo en tono serio António Guterres, Secretario Gral. de la ONU a los líderes mundiales presentes en la Cumbre del Clima en Nueva York. “Con la naturaleza no se negocia”. La temperatura del planeta está aumentando un grado, los recortes aplicados hasta ahora son insuficientes. Antes de final de siglo habrá un incremento de tres grados, sus efectos serán devastadores.

Los últimos cuatro años han sido los más calurosos de la historia. Las temperaturas del Ártico han ido aumentando hasta tres grados desde 1990. Los niveles del mar siguen subiendo y estamos sufriendo los impactos del cambio climático en la salud a través de la contaminación del aire, las olas de calor y los riesgos en la seguridad alimentaria. Hace décadas que la comunidad científica alerta de la gravedad de la situación.

Por esta razón Guterres quiso hacer una Cumbre distinta donde los Jefes de Estado no dieran sus típicos discursos sino que informasen de acciones concretas. Cumplió su promesa. Recibió más de cien solicitudes y decidió personalmente solo sesenta exponentes.
Los objetivos concretos eran cuatro: poner fin a nuevas centrales de carbón para 2020, un impuesto al carbono, eliminar subsidios a los combustibles fósiles y adoptar planes para lograr la carbono neutralidad en 2050. Las actuales emisiones de CO2 continúan creciendo y si seguimos esta progresión, el mundo pasará los 1,5 grados en 2035 y llegará a los 3 antes de final de siglo.

Llega DANA

Las antiguamente denominadas ‘gotas frías’, hoy DANAS (Depresión Aislada en Niveles Altos), que nos visitaban tradicionalmente a final de verano sin mayores consecuencias, hoy cuentan con otros ingredientes: al chorro de aire polar que viene de Europa Occidental se le han sumado vientos húmedos de levante que aportan humedad, un Mediterráneo caliente que ha provocado mucha nube y tormentas con importantes descargas de precipitaciones. Resultado: precipitaciones nunca vistas, riadas e inundaciones que se han cobrado siete vidas, han obligado a evacuar a miles de personas, comunicaciones cortadas, graves daños en infraestructuras, caos y destrucción que han colapsado la vida de varias provincias españolas. El efecto de la DANA ha dejado completamente destrozados campos y cultivos del sureste peninsular. Los cuantiosos daños materiales están aún sin totalizar.
Unas semanas antes ardía la Amazonía, Siberia, Alaska y parte del continente africano. La imagen de satélite de la NASA de todos los incendios activos en el planeta era impresionante.

Manifestación contra el cambio climático
Manifestación de jóvenes contra el cambio climático. / Foto: Santi Vaquero

23 septiembre. Cumbre de Nueva York

La Cumbre de Nueva York que tenía como objetivo conseguir planes concretos de reducción de emisiones para que el incremento de la temperatura se quedara por debajo de los dos grados -límite de seguridad marcado por los científicos para que los impactos sean aceptables-, se ha cerrado con compromisos insuficientes.

Solo setenta países se han comprometido a reducir emisiones con planes potentes de recorte. Mientras Europa lidera este esfuerzo y nuestro país es uno de los más comprometidos, los colosos EEUU, China e India, los más contaminantes, no se han sumado. Nada novedoso después de que unos meses antes Trump, Bolsonaro y los dirigentes de Arabia Saudí, Siria y Hungría, se negaran a discutir en la Reunión Anual de Bonn sobre Acción Climática los hallazgos científicos y recomendaciones para reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Los jóvenes parece que han tomado la delantera en este reclamo ambiental, el ‘efecto Greta’ ha sido determinante

Las ambiciosas expectativas del Secretario General António Guterres se vieron ensombrecidas por el complejo panorama internacional que en estos momentos hace difícil poner en marcha acciones conjuntas para enfrentar el cambio climático.

La ONU ha expuesto sus buenas intenciones pero también ha demostrado sus limitados recursos y poder de influencia a la hora de convencer a los países con mayor responsabilidad en la crisis climática.

Greta y los jóvenes

“¡Habéis robado mis sueños y mi niñez!”, denunció la activista sueca Greta Thunberg ante los más de noventa jefes de Estado y de Gobierno que han acudido a esta Cumbre. El discurso de apenas dos minutos fue duro y contundente y dejó a los presentes sin palabras: “La idea de reducir nuestras emisiones a la mitad en 10 años solo nos da un 50% de posibilidades de mantenernos por debajo de los 1,5 grados y el riesgo de desencadenar reacciones irreversibles en cadena más allá del control humano.

Solo setenta países se han comprometido a reducir emisiones con planes de recorte

Quizá 50% sea aceptable para ustedes. Pero esos números no incluyen puntos de inflexión, la mayoría de los círculos de retroalimentación, calentamiento adicional oculto por la polución tóxica del aire o aspectos de equidad y justicia climática. También se basan en que mi generación absorba cientos de miles de millones de toneladas de su CO2 del aire con tecnologías que apenas existen. Por tanto, un riesgo del 50% no es aceptable para nosotros, que tenemos que vivir con las consecuencias. No dejaremos que sigan con esto. Justo aquí, ahora, es donde trazamos la línea. El mundo se está despertando. Y viene el cambio, les guste o no (…) Los ojos de todas las generaciones futuras están sobre ustedes. Y si eligen fallarnos, nunca los perdonaremos”, concluyó.

27 septiembre. Movilizaciones

Cumbre del Clima de Nueva York
El Presidente del Gobierno en funciones en la Cumbre del Clima de Nueva York. / Foto: Moncloa

Los jóvenes parece que han tomado la delantera en este reclamo ambiental, el ‘efecto Greta’ ha sido determinante. El Movimiento Juventud por el Clima, que es la variante española de Fridays For Future, convocaba para el viernes 27 de septiembre una huelga estudiantil en todo el Estado. A ella se sumaron movilizaciones en multitud de municipios, concentraciones y asambleas de trabajadores así como algunos cierres de empresas; una huelga general en Aragón, Canarias, Euskadi y Navarra. A todo este movimiento se unieron medio millar de organizaciones.

Todos hicieron sonar su voz en la calle contra la inacción de los países ante al cambio climático. Exigen que este tema, que es de todos, tenga la prioridad que se merece en las agendas políticas. Está en juego la vida del planeta tal y como la conocemos y solo estamos empezando a sufrir las consecuencias.
Como decía Greta Thunberg, el mundo está despertando, guste o no.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí