Marian Pumarada, maquilladora. Una artista que mete mieu

0
139
A la izda.,Marian Pumarada
A la izda.,Marian Pumarada "al natural". A la dcha., caracterizada como La novia cadáver / Fotos: MarianSweetArt
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 5)


¿Dónde está Marian? Esta es una de las muchas preguntas que surgen al ver cualquiera de los personajes que la maquilladora parraguesa presenta en redes sociales.

Le encantan las películas de ficción, terror y fantasía y está muy atenta a todos sus detalles. En cualquier momento puede aparecer el que será su siguiente personaje, porque esta es la gran pasión de la maquilladora autodidacta Marian Pumarada que, aunque amateur, derrocha profesionalidad en todas sus caracterizaciones.
Esta asturiana de Arriondas no es lo que parece, su cara dulce y risueña puede convertirse en cualquier momento en la peor de nuestras pesadillas. Solo hay que ver las redes sociales de su alias MarianSweetArt, que no deja de incrementar seguidores. En el horizonte un sueño a conseguir: dedicarse profesionalmente al maquillaje artístico.

-¿Cuáles fueron tus inicios? ¿Eras de las niñas que enseguida querían pintarse para parecer mayor?
-No, yo no era aficionada a maquillarme, pero lo que sí hacía de pequeña era dibujar. Era feliz con una libreta y lo dibujaba todo.
Cuando realmente empecé en esto fue en los carnavales de 2002, quería disfrazarme de vieja y hacerme las arrugas y miraba en YouTube o Google a ver qué podía hacer con las cosas básicas de maquillaje que tenía en casa. Cada carnaval quería un poco más y una vez que nos disfrazamos de zombis fui a Oviedo a una tienda de disfraces para coger sangre artificial y látex con el que hacer heridas y aquello empezó a llamarme la atención. Poco a poco empecé a interesarme en cómo se trabajaba con los colores, pinceles, etc. y me hice un kit para carnaval. Cuando llegó la pandemia abrí un Tik Tok y probé a preparar algún vídeo, luego abrí un Instagram y subí algún maquillaje. Y cuando llegó Halloween me presenté a un concurso nacional online y lo gané. Fue un subidón; empecé a conocer a gente por Instagram y a crecer en número de seguidores.

“Este Halloween tengo algunos maquillajes pendientes, ojalá pudiera vivir de ello, pero es muy difícil”

-Ahora que estás triunfando en redes sociales, además de tu ocupación habitual de peluquera ¿tienes alguna actividad en este sentido?
-Me ha salido algún trabajín extra. El año pasado con motivo de Halloween me llamaron para dar un taller para críos en Cangas de Onís y esta primavera los de Comercio Local de Arriondas me encargaron también uno e hicimos una mariposa. Y este Halloween tengo algunos maquillajes pendientes, ojalá pudiera vivir de ello, pero es muy difícil.

-Por lo que veo en tu Instagram, la mayoría de tus personajes no son precisamente luminosos, más bien todo lo contrario.
-Sí, es que el terror es mi género favorito en el cine, y me gusta más esta línea que hacer cosas guapas. Cuando veo una película siempre estoy mirando a ver cómo habrán hecho las caracterizaciones, voy buscando maneras.

.

-¿Sacas tu lado oscuro a través del maquillaje?
-Totalmente, aunque también soy muy infantil en otras cosas, pero en el maquillaje me recreo.

-Has sido autodidacta ¿cómo has ido aprendiendo?
-Sobre todo por redes sociales, seguía a profesionales que suben vídeos y te explican cómo hacer una prótesis, cómo hacer heridas, etc., y luego es la práctica. Se puede conseguir todo a base de trabajo, de dedicarle tiempo, hay que invertir horas y desde luego te tiene que gustar. El primer maquillaje que hice, comparándolo con los de ahora, es claramente una mierda, pero ahí está la evolución. Todos los pequeños detalles te hacen crecer y aprender.

“Se puede conseguir todo a base de trabajo, de dedicarle tiempo, hay que invertir horas y desde luego te tiene que gustar”

-Para hacernos una idea, ¿de cuánto tiempo estamos hablando para hacer una de tus creaciones?
-A veces empiezo a las 10:30 u 11 y me quito el maquillaje a las 10 de la noche. Hay que tener en cuenta que al mismo tiempo voy grabando el proceso y que, como no tengo un cuarto especial para ello, todo lo monto en el salón de casa.
Mi mozo siempre me dice que tengo muchísima paciencia, y es que esto lo requiere. No puedes ir a la carrera, porque hay que esperar a que seque el aquacolor, después empiezas a sombrear, empiezas con pequeños detalles de luces y de sombras… lleva mucho trabajo.

-¿Cuál ha sido el personaje que más te costó hacer?
-Creo que el robot, me llevó muchas horas hacer todas las líneas de los brazos y el cuerpo, eran complicadas por la simetría. Al final todos llevan su tiempo, pero este fue el que más.

Marian Pumarada caracterizada como un robot
Robot

-Viéndote cómo interpretas a los diferentes personajes en los que te conviertes, me pregunto si lo tuyo no es también el teatro.
-Siempre fui un poco teatrera. La verdad es que me acuerdo del teatro que hacíamos en la escuela y no me importaría hacer algo en esa línea; la gente siempre me dice que soy muy peliculera y muy actriz. De hecho, me gusta mucho meterme en los personajes, interpretarlos, cuando me disfrazo dejo de ser yo.

-Tienes también en tus redes una imitación de Lina Morgan, ¿qué es lo que te gusta de esta artista?
-La espontaneidad que tenía y el sentido del humor; todavía la sigo viendo y me sigo riendo con ella. Es esa capacidad de hacer reír prácticamente con solo salir al escenario, y, de hecho, yo de pequeña me sabía sus papeles de memoria, la imitaba y me grababa en vídeo. Creo que fue una de las grandes de este país y a día de hoy la sigo admirando.

“Me gusta mucho meterme en los personajes, interpretarlos. Cuando me disfrazo dejo de ser yo”

-Sé que hay un personaje que te hace especial ilusión, pero que lo vas posponiendo: Mary Poppins. ¿Cuándo podremos verla en ti?
-Mary Poppins es mi infancia, la tengo hasta tatuada en un brazo. Soy una persona muy fantasiosa y cuando era pequeña pensaba que existía de verdad y que iba a venir un día por la ventana. Cuando fui a Londres visité los sitios donde ella estaba, es muy importante para mí y sí la quiero hacer, pero creo que va a ser de los personajes más difíciles porque hay menos caracterización. Al final es una persona de verdad y no es como disfrazarte de La Sirenita o La Novia cadáver. Ella es real y me da mucho respeto, la quiero hacer tan bien que nunca veo el momento de meterme a ello, pero para el año que viene ya toca, cuando termine con los personajes de Navidad que me gustan mucho y ya tengo algunos en mente.

Marian Pumarada caracterizada como la Bruja de Blancanieves
Bruja de Blancanieves

-Me parece muy bonito que siendo adultos podamos mantener viva la magia de cuando eras niño y reconocerlo abiertamente.
-Sí, las personas que me conocen de verdad saben que yo soy así: tengo 41 años, pero jamás, jamás, jamás, voy a dejar mi lado infantil. Sigo viendo películas de Disney y mi casa está llena de muñecos porque además soy muy friki. Lo mismo tengo de terror que de Ariel o Úrsula, ambas de La Sirenita, mi película favorita de Disney.
Y cuando voy por el monte y veo rincones especiales mi mozo se ríe de mí porque voy diciéndole: ‘ay mira, aquí deben vivir les hades’. Y lo imagino perfectamente, como si fuera una cría pequeña.

-Tu compañero debe de estar muy entretenido porque nunca sabe qué personaje encontrará al cruzar la puerta de casa
-Totalmente, (Marian se ríe al explicarlo), de hecho, en el último me decía, ¡anda quítate eso ya que me das miedo! La verdad es que siempre me apoya mucho, me ayuda con las fotos y es una risa en casa.

-¿Prefieres las creaciones propias o recrear personajes que ya existen?
-Me resultan más atractivos los que ya existen, porque me gusta copiar el personaje tal y como es. Prefiero eso que inventar, que siempre pasas más tiempo borrando y dibujando, aunque también es un proceso bonito.

Marian Pumarada caracterizada como Chucky, el muñeco diabólico
Chucky, el muñeco diabólico. Como en la mayoría de las caracterizaciones, el traje también es pintado.

-¿Cuál ha sido la última de tus publicaciones?
-Hay una que acaba de salir a la luz: Chucky, el muñeco diabólico. Me llevó bastante tiempo porque a la hora de hacer el peto con los botones y la camiseta fueron muchos detalles. El peto empecé a hacerlo a las 10:30 y eran las 4 de la tarde cuando lo acabé, pero me encantó, hacer la cara y el brazo me llevó otras cuatro horas. La cara tenía dudas sobre si hacerla dibujada o con prótesis, al final me decidí por la prótesis porque quedaba mucho más real y le pude poner grapas de verdad en vez de dibujadas.

“Uno de los maquillajes más brutales que hice fue el payaso de It, con él conseguí este año el premio individual en los carnavales de Arriondas”

Marian Pumarada caracterizada como Pennywise, de la película "It".
Pennywise, de la película «It».

-¿Disfrutas con todo el proceso?
-Sí es muy divertido. Los maquillajes los hago en mis días de descanso, aunque esto de descanso es entre comillas porque acabo matada de la espalda, pero me lo paso muy bien. La pena es que da mucho trabajo y una vez que acabamos de hacer las fotos y los vídeos ya voy para la ducha a quitármelo todo.
Uno de los maquillajes más brutales que hice fue el payaso de It, con él conseguí este año el premio individual en los carnavales de Arriondas. La prótesis de la cabeza y la peluca las hice yo y también el traje que está cosido por mí y eso que yo no tengo ni idea de coser. Lo que podía comprar no me gustaba nada, así que decidí intentarlo, miré por Internet cómo hacer un patrón de un pantalón y durante quince días fui cosiendo en mis ratos libres. En ese sentido soy muy creativa y me gustan las manualidades.

-Viendo lo que haces cualquier día te veremos metida en algo mucho más grande.
-Todo el mundo me lo dice. Yo no lo sé, pero de momento me lo paso muy bien, disfruto y aprendo practicando conmigo misma.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí