Microplásticos: otra amenaza para la angula asturiana

0
18
Angulas
Las angulas, los alevines de la anguila, son todo un manjar gastronómico en las mesas asturianas.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Los microplásticos están por todas partes. Se han encontrado en los océanos, pero también en el aire que respiramos, en reservas de agua dulce, incluso en aguas embotelladas y por supuesto, en los pescados y mariscos que consumimos. Las angulas no se libran de esta lacra que amenaza a organismos marinos y de agua dulce, y esto es lo que han podido demostrar científicos de la Universidad de Oviedo estudiando ejemplares de la región.

El estudio realizado por un equipo del Área de Genética de la Universidad de Oviedo, en colaboración con el Centro de Experimentación Pesquera del Principado de Asturias y el Acuario de Gijón, revela que estos animales se contaminan tanto en los ríos como en el mar. Los investigadores, Daniel Menéndez, Alba Ardura y Eva García Vázquez han detectado fragmentos plásticos de dimensiones micrométricas en anguila europea (Anguilla anguilla) a su llegada a tres ríos de la costa asturiana (Nalón, Bedón y Cabra). Algunos de los cuales estaban compuestos de sustancias dañinas para la vida acuática como el poliéster y los acrílicos.

Tubo de ensayo con microplásticos

Aunque los contaminantes encontrados no suponen un riesgo significativo para la salud humana, sí lo representan en cambio para la especie.

El trabajo demuestra por primera vez la incorporación de microplásticos de los océanos a los ríos a través de esta especie animal. El análisis de ejemplares, agua y arena recogidos en la desembocadura de los diferentes ríos, así como del agua del mar, permitió a los científicos detectar una contaminación de entre 2,5 y 2,7 partículas de microplásticos por gramos en las muestras de angulas, y una concentración ostensiblemente menor en la arena (cien veces menor) y en el agua del río (mil veces menor).

El estudio asturiano, que se ha publicado en la prestigiosa revista Environmental Pollution, pone de manifiesto que aunque los contaminantes encontrados no suponen un riesgo significativo para la salud humana, de bajo consumo por sus escasas capturas y su alto precio en el mercado, sí lo representan para la especie. Un obstáculo más para la dramática situación que enfrenta esta especie catalogada En Peligro Crítico (CR) por la Unión Internacional para la Protección de la Naturaleza.

La pesca tradicional de la angula vive momentos delicados ante la disminución exponencial de la especie observada en la región.

Ría del Nalón (foto de archivo)
Ría del Nalón (foto de archivo) /Foto: Ayto. de Soto del Barco

La anguila europea, aunque vive en sistemas fluviales de agua dulce, se reproduce en el Mar de los Sargazos, a menos de 1000 km de la costa este de Estados Unidos, así que ha de realizar una larga migración hasta llegar a este destino donde pondrá sus huevos. Sus larvas emprenden después otro largo viaje, entre uno y dos años y medio, hasta llegar a los ríos europeos, donde se transforman primero en angulas y, posteriormente en anguilas amarillas que permanecen varios años en el río. Una vez alcanzan la madurez sexual, lo abandonan y retornan de nuevo a desovar al Mar de los Sargazos.

Dado el ciclo vital de esta especie, la pesca de la angula tiene un carácter estacional muy marcado por sus flujos migratorios. En Asturias, varias localidades costeras atesoran una tradición con más de cien años de historia en su captura, pero esta actividad tradicional vive momentos delicados ante la disminución exponencial de la especie observada en la región. La presencia de los microplásticos no hace si no perjudicar la ya comprometida recuperación de una población de por sí sometida a otros factores como la sobrepesca, la proliferación de presas y centrales hidroeléctricas en los cursos fluviales y la aparición de un parásito conocido como Anguillicoloides crassus, muy peligroso para estos peces.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí