María Luisa Prada. Escritora. “Este es un trabajo de investigación de varios años”

0
145
María Luisa Prada. Escritora
Foto cedida por María Luisa Prada
[Total: 0   Promedio: 0/5]

La llegada a Avilés de miles de “sin papeles”, allá por los años cincuenta para trabajar en la cimentación de Ensidesa, es el principio de la trama de “La insólita historia de Damián Casares” (editorial KRK), la última novela de la escritora mierense María Luisa Prada. Un argumento que absorbe y nos conduce magistralmente a un episodio reciente de la historia de Asturias ocultado con algunos silencios que aquí se desvelan.

-¿Qué es lo que le ha inspirado a escribir esta novela y a qué público va dirigida?
-Lo cierto es que alguien que conocía lo sucedido durante la construcción de Ensidesa, me pidió hace mucho tiempo que escribiera sobre este tema con la seguridad de que podría interesar. Pese a que los hechos sucedieron en Asturias, pocos eran quienes los conocían ya que entonces las verdades se ocultaban con silencios y los sucesos con omisiones. Varios años después, y tras recabar información, ya no lo dudé. En ese momento comenzó a gestarse “La insólita historia de Damián Casares”, novela que está dirigida a todo tipo de personas sobre todo a quienes les interese conocer nuestra historia reciente.

-Supongo que cada libro es una aventura en sí mismo. ¿Cuál es el mayor reto al que ha tenido que enfrentarse a la hora de escribir?
-Sí que lo es, una aventura maravillosa que es difícil describir ya que cuando empiezas un libro sabes que tienes delante de ti un largo relato que solo tú puedes gestionar y, por ello, cuando lo consigues, te sientes completamente feliz. Respondiendo a tu pregunta, creo que mi mayor reto a la hora de escribir esta novela fue ponerme en contacto con las personas que conocían de primera mano los hechos tal y como ocurrieron, y también el ajustar los tiempos para que nada me quedara por decir, tratando siempre de no herir los sentimientos de quienes pudieran sentirse identificados con los protagonistas.

«Los ‘sin papeles’ que llegan actualmente a nuestras costas tienen la certeza de que no serán bien recibidos y por tanto suponen lo que les puede ocurrir, mientras que quienes vinieron en aquella época tenían la convicción de que sus compatriotas los acogerían sin ningún reparo»

-Ensidesa forma parte de la historia de la región. Además de mano de obra, ¿qué aportaron todos aquellos trabajadores que llegaron a Asturias para construirla?
-Aparte de haber contribuido al progreso que supuso para Avilés la creación de Ensidesa, también aportaron el aumento de presencia humana, ya que de veintemil habitantes con los que contaba la pequeña villa burguesa, se pasó a más de ochentamil llegando a ser uno de los lugares de Europa con mayor número de gente joven.

-En la sinopsis hablan del rechazo y la exclusión social que sufrieron aquellos trabajadores. Los sin papeles de antes, ¿son los mismos que los sin papeles de ahora? ¿Volvemos en cierta manera a aquellos tiempos?
-¡Claro que volvemos a aquellos tiempos! Sin embargo, entre entonces y ahora, existe un pequeño matiz que sí diferencia aquella época de la actual y es que los “sin papeles” que llegan actualmente a nuestras costas tienen la certeza de que no serán bien recibidos y por tanto suponen lo que les puede ocurrir, mientras que quienes vinieron en aquella época tenían la convicción de que sus compatriotas los acogerían sin ningún reparo. Certidumbre que perdieron a poco de llegar tras instalarse en la ciudad una aporofobia que nunca antes había existido, lo que hizo que se les llegara a conocer por el apodo de “coreanos”, alias que, aún ahora, y pese a que ya han transcurrido más de sesenta años, aún conservan sus hijos y nietos.

-¿Cómo definiría la evolución de tu literatura desde “Vivir al sol” hasta la “Insólita historia de Damián Casares”?
-La definiría como cualquier cambio o transformación gradual de una época a otra, ya que el tiempo todo lo cambia y la manera de escribir forma parte de ese tiempo. Lo que puedo asegurar que nunca cambia es la emoción que siento cuando tengo entre mis manos un nuevo trabajo. Ese sentimiento es idéntico al que sentí con “Vivir al sol”, y tras ella, con las otras nueve que la siguieron.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí