9.3 C
Oviedo
miércoles 28, febrero 2024

Fuera de Serie, una banda con pasado y presente

Lo más leído

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 4.5)


Un poco más ‘vieyos’ pero con muchas ganas de hacer música, así regresaron los miembros del icónico grupo de los ochenta Fuera de Serie. Una vuelta que promete mucho más que el recuerdo de antiguos temas.

No es fácil encontrar a un grupo asturiano de los ochenta en activo. Por eso, Fuera de Serie es ahora una rara avis que busca una nueva oportunidad para su música. El grupo, que contó con una legión de seguidores y llevó sus temas por salas de media España, no tuvo la suerte que merecía su sonido new wave, una música hija del after punk.

En 1984 editaron su primer mini LP Vanidad masculina, al año siguiente el álbum Fuera de serie con la Sociedad Fonográfica Asturiana. En 1989, con el sello Edigal publican Haciendo fortuna y en 1991, el que sería su último álbum Mientras La Ciudad Gira, con la discográfica KM 444, y en el que Luis Antiñolo (Kike) era el batería de la banda, ante la marcha de Amancio.
Y ahora, los fundadores de la banda pop rock, Luis Núñez (voz y guitarra), Víctor Ruiz (bajo y coros) y Amancio Sierra (batería), han vuelto a subirse al escenario con la misma ilusión y ganas de trabajar que tuvieron entonces. El vocalista del grupo, también cantante de la banda Luis Núñez y los Folganzanes, nos comparte sus sensaciones en esta nueva aventura.

-¿Cómo se gestó esta vuelta?
-En una ocasión, Béznar Arias, productor del sello discográfico Norte Sur nos había comentado que por qué no nos animábamos a volver, que seríamos el único grupo de los 80 en Asturias, pero en aquel momento no la idea no cuajó. Un año después volvió a proponerlo, nos decía que era una pasada que veintidós años después pudiésemos seguir los tres miembros originales y entonces sí que nos lo planteamos. Me sorprendió comprobar que después de tanto tiempo el bajista tocaba que te cagas y el batería también lo hacía muy bien, tenía una batería electrónica en su casa y había estado una temporada con Martagón en un grupo de boleros y pop. Así que nos pusimos y montamos dos canciones de cada disco y también preparamos unas versiones. Amancio, que ahora trabaja para los Alsas, consiguió que le dejasen dos furgonetas Volkswagen de los años 60 preciosas y con ellas hicimos el video-clip de la canción Consíguelo que fue el que presentamos en nuestro concierto en el Savoy, bueno mejor dicho en la fiesta que hicimos allí para todos nuestros amigos.

El pasado 27 de diciembre, Fuera de Serie regresó a los escenarios con una fiesta–concierto en la sala Savoy, en Gijón.

-¿Qué ofrecisteis al público en el Savoy?
-El Savoy no es un local grande pero era un miércoles y estaba lleno. Hicimos dos temas del primer disco, dos del segundo, dos del tercero y dos del cuarto, las ocho canciones más famosas, entre ellas la rumba Pero no me busques en la que nos acompañó Willy Bigbrown y el tema A medianoche, uno de nuestros temas más conocidos. Tocamos también algunos temas del revival asturiano que nos gustaban, de grupos que estaban en la Sociedad Fonográfica Asturiana (el sello que nos movía) y nos acompañaron representantes de grupos como Los Locos, Salón Dadá y los Últimos de Filipinas. Y añadimos algo simpático que también gustó a la gente: algunas versiones de bandas que nos gustaban mucho, como el tema Malos tiempos para la lírica, de Golpes Bajos. Hicimos algo de The Cure, que era una banda de culto, y acabamos con la versión de un tema de John Fogerty, un músico que me gustaba cuando yo era estudiante en Sevilla y del que había adaptado la canción Rock and roll girls. Esta versión llegó a ser la sintonía de una radio que había en Gijón, Radio Minuto que después se llamó Radio Color.

-¿Cuáles fueron vuestras sensaciones?
-La fiesta fue brutal, al compañero de la batería, el de los Alsas, vinieron a verlo amigos del trabajo que no sabían que tocaba la batería e incluso sus hijas le decían: “pero papá ¿tú has tocado en este grupo?”. Y al bajista vino a verle gente de Madrid, él está en un club de fumadores en Carabanchel y cuando allí decía que se marchaba a ensayar a Gijón, los chavales se quedaban extrañados de que fuera hasta a Asturias a un estudio de grabación. Amancio y Víctor lo están disfrutando más porque para ellos realmente esto es un hobby, tienen su profesión con la que ganan mucho más que yo (se ríe), mientras que yo tengo que hacerme camino en la música día a día.
Las sensaciones fueron muy buenas, fíjate que en el concierto todo el mundo decía que yo cantaba muy bien. Yo me escojonaba porque además de que siempre quise tocar la guitarra en vez de cantar, descubro que ahora -que tengo mis 60 años y voy a jubilarme- canto bien; después de treinta años aprendí a cantar. El primer día que nos juntamos los tres me vino un flashback como los que ves en las películas, un viaje treinta años atrás a cuando estaba con ellos en el local de ensayo. ¿Qué ha pasado aquí? La escena era igual, solo que ahora delante de mí ¡hay unos carcamales como yo!

Fuera de Serie. Imágenes del ayer y hoy

“El primer día que nos juntamos los tres me vino un flashback como los que ves en las películas, un viaje treinta años atrás a cuando estaba con ellos en el local de ensayo. (…) La escena era igual, solo que ahora delante de mí ¡había unos carcamales como yo!”

-Y ahora, ¿hacia dónde irán vuestros siguientes pasos?
-Queremos volver a reunirnos pronto para ver qué hacemos, pero yo no quiero volver con los trapos viejos de hace treinta años. No quiero sacar un disco con recuerdos, necesito evolucionar y me gusta componer canciones nuevas, quiero hacer canciones pero con treinta años de adelanto. De hecho, aunque tengamos el mismo sello, estoy trabajando con bases muy chillout para hacer una renovación de la cara de las canciones.

-Dado lo que ha cambiado el panorama musical, ¿cómo tenéis previsto mover vuestra música?
-Vamos a intentar que la música que hacemos se vea y para ello con cada canción vamos a diseñar un videoclip para que esté en las redes, porque ahora mismo la música se ve más que se escucha. Antes te sentabas en casa a escuchar música, ahora eso ya nadie lo hace, la música va intrínseca cuando haces deporte, cuando cocinas, cuando te pones a pasear, a estudiar… es parte de tu vida diaria como un complemento y con la llegada de los móviles la música se ve. Patricia Moro, que empezó siendo mánager nuestra, es la persona que se encarga de mover nuestras redes sociales.
Queremos dotar a las canciones de un diseño más moderno y actualizado a lo que está sonando en 2024, que no es lo mismo que hace cuarenta años. Aunque el mensaje y las ideas sean las mismas y el estilo se pueda mantener, el diseño tiene que cambiar.

“Yo no quiero volver con los trapos viejos de hace treinta años, no quiero sacar un disco con recuerdos, necesito evolucionar y me gusta componer canciones nuevas”

-A pesar de que alguna cosa se torció en la trayectoria de Fuera de Serie, la realidad es que el grupo tenía detrás a un público fiel.
-Sí, en nuestra época nos seguía mucha gente, por eso estos días hemos visto que las redes se han llenado de personas viendo los vídeos. Nuestro mánager, Béznar Arias, que tocaba en un grupo llamado Wéndigo en Avilés, ya nos decía que tenía a la vez un poco de envidia y de orgullo cuando nos veía actuar en el Salero, en Cajón de Sastre, en muchos programas de música que había en España y que teníamos un tirón brutal. Pero ahora, nos anima a ir poco a poco porque esa gente que entonces tenía veintipico años ahora tiene sesenta y está desconectada de esta música y hay que ir recuperándola día a día.
La banda se disolvió de una manera súper extraña porque en los 90 vivíamos en Madrid y estábamos súper felices porque íbamos a pegar un pelotazo, pero en enero estalló la Guerra del Golfo y los productos internacionales de la WEA se pararon durante varios meses. Se pararon todos los lanzamientos y un día llamaron al productor y le dijeron que el pop era muy efímero y que ya no lo veían. Y ahí quedó un disco en vinilo que luego compró la compañía de KM 444, la de Los Berrones. Editaron el disco en Asturias, pero era un trabajo planificado para la escena nacional y solo se hicieron 2000 copias. La banda se disolvió, no pudimos seguir con el tirón.

-Se ha puesto de moda recuperar antiguos grupos y muchos vuelven a los escenarios ¿por qué crees que ocurre esto?
-La música un poco nostálgica o romántica lo que busca es un lenguaje, pero las canciones no son nuestras, son de la gente. Nosotros lo que hacemos es dar un mensaje, el que sea, de amor, tristeza, política… y luego esas canciones las mueve el público que es quien las escucha o las pone en la lista de éxitos. Hace años la música era importante, tenía otro peso en la gente; hoy se consume de otra manera, día a día, y las canciones ya no trascienden. Un productor de Los Angeles de reggaeton le decía a nuestro mánager que cada semana tenían que hacer canciones nuevas porque de una semana para otra se hacían viejas y los chavales iban a la discoteca buscando temas nuevos. Y claro, los grupos de antaño han hecho canciones con muy buen peso musical, con buen sentido de lo que es una canción y cuando esos temas vuelven al público que quedó ahí, y que ahora no tiene ese espacio, lo agradece mucho.

“Hace años la música era importante, tenía otro peso en la gente; hoy se consume de otra manera, día a día, y las canciones ya no trascienden”

Fotograma del vídeo oficial de "Consíguelo" de la banda Fuera de Serie
Fotograma del vídeo oficial de «Consíguelo»

-¿Actualizaréis algunas de vuestras canciones más conocidas?
-Sí, aunque nunca hemos sido un grupo que ha vendido muchas canciones. Hay algunas como Pero no me busques que suena muy bien y que la podía haber hecho un grupo como Los Secretos, o como A medianoche, la primera canción con la que el asturiano se promocionó en una campaña que pagó el Principado. Con este tema en asturiano hicimos una gira por toda Asturias y en aquella época en cada concierto regalábamos 100 discos al público. Aquello fue una pasada. Ahora las renovaremos para hacer con ellas un directo en el que entran canciones de Fuera de Serie en trío, versiones de otros grupos asturianos y un fin de fiesta con canciones más rockeras y más agresivas en cuarteto con otro guitarrista y con algún músico más de apoyo.

-¿La música de los 80 está de moda?
-Sí, creo que sí, aquí en Gijón hace unos días hubo una fiesta de los 80 en el Bar Acapulco y estaba petado. Pero nosotros no hemos vuelto por eso, sino porque alguien nos lo propone y enganchamos una corriente que nos permite trabajar un verano, aunque soy bastante pesimista porque la mitad de las salas pequeñas están cerrando y hay poco circuito de concierto. Antes con Fuera de Serie recorríamos media España yendo a salas que había en todos lados, tocamos en Navia, en Luarca, en Lugo, La Coruña, Pontevedra, Segovia, Valladolid… había disco bares que te pagaban algo y promovías el boom de la música española. Pero ahora ¿dónde vamos a tocar? Porque los ayuntamientos quieren grupos que atraigan a mucho público. No sé qué va a pasar, pero también es verdad que si no juegas tampoco te puede tocar la lotería.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 4.5)
Artículo anterior
Artículo siguiente

Más del autor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimos artículos