Federico García Lorca y Billie Holiday…

0
48
Poemario 'Gin contra la mala suerte', de David Fueyo
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

… coinciden en Smalls Paradise una sola vez, pero ninguno de los dos llegará jamás a saberlo

Ese joven de pajarita,
frágil, con rostro de niño,
esperanza en los ojos y un universo
que tan solo podrá comenzar a esbozar,
se acerca a Smalls Paradise por primera vez.

Lleva un rosario de auroras
y un piano aprehendido entre rayos de sol.
En su boca un acento lejano con gula de hierba
y torsos que sueñan con sangre de pato
bajo una multiplicación.

Ese joven de pajarita se sienta en una mesa impoluta,
mantel blanco, una vela,
y toda la noche anda jaleo, jaleo,
entre todo ese bullicio encontró un ritmo maldito
que escribe y escribe con minúscula angustia
de ojos oprimidos,
de eclipse oscuro en el escenario
que se lleva y se arranca y se reescribe
y se empapa en lágrimas del Hudson
de poeta sediento, de poeta hambriento,
de poeta que vaga sin saber a dónde, cuándo, por qué, con quién,
demasiadas despedidas
y ningún adiós.

Escucha sin entender nada,
pero es el ambiente tan diferente a su Granada tórrida
el que le acoge y le da calor
como un abrazo cercano,
como los campos de cerezos de su tierra en flor.

Mientras, sobre el escenario,
una chica de quince años le canta al poeta,
y en esa voz cálida y tupida
cree ver el joven con pajarita,
cuatro columnas de cieno
que gimen por las inmensas escaleras del pequeño paraíso
en cuya voz, hecha gloria,
solloza ahora la aurora.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí