Cultura funeraria: el sector desde dentro

0
99
[Total:0    Promedio:0/5]

Para conocer un campo como el funerario no hay mejor forma que hablar con los empresarios que lo sustentan. A través de sus palabras es posible entender cómo este se renueva y apuesta por la formación, la sostenibilidad y la tecnología.

Alfonso García, responsable de Funerastur
Foto: Funerastur

Alfonso García
Funerastur

Funerastur es la única funeraria online que existe en Asturias. Sus inicios están levantados sobre dos pilares fundamentales. Por un lado quieren que todas aquellas personas que deseen vivir su dolor en la más estricta intimidad lo puedan hacer. Por otro, consideran que los servicios funerarios no son un lujo sino una necesidad, con lo cual familias con bajos recursos económicos tienen que contar con una funeraria que permita hacer frente a los gastos que genera una defunción. “Nosotros ofrecemos todos los servicios desde el más tradicional hasta el más novedoso -comenta Alfonso García, responsable de Funerastur-. Es el camino que sigue Europa. En España todavía es minoritario pero la tendencia va en esa dirección. Si empiezas con una empresa no apuestas por el pasado, apuestas por el futuro, por ser una referencia”.

“Ofrecemos todos los servicios desde el más tradicional hasta el más novedoso»

Los más de veinte años que Alfonso García lleva en diferentes empresas del sector avalan este proyecto que viene a sumarse a los servicios tradicionales de una funeraria. Todo el personal que trabaja en ella son profesionales que saben que en esos momentos lo más importante es saber acompañar y adelantarse a todo aquello que las familias puedan necesitar. “Nosotros nos desplazamos a donde esté la familia -resume Alfonso-. Allí se firma la documentación legal y se contrata el servicio. Son ellos los que deciden lo que quieren y nosotros, aunque siempre les orientamos, nos encargamos de todo de manera clara y concisa. Cuando termina el servicio les facilitamos una hoja en blanco para que puedan manifestar su opinión sin que exista ninguna cortapisa. Lo que más resaltan es nuestra empatía, nuestra profesionalidad, el precio y también la rapidez”.

Otra de las características principales de esta funeraria que opera en toda Asturias, es que son la única en el sector que publica sus tarifas. Trabajan un precio unitario para toda la región y para sus responsables la claridad es tan fundamental como la calidad de los servicios que se ofertan.


Jorge Feito, gerente de Funeraria Santa Teresa
Foto: Fusión Asturias

Jorge Feito
Funeraria Santa Teresa

Son la empresa del sector más antigua de Oviedo. Funeraria Santa Teresa lleva cuarenta y cinco años trabajando en el mundo funerario con una máxima clara: el servicio personalizado es lo que marca la diferencia. “Somos una empresa familiar -comenta Jorge Feito Pérez, gerente-. Nosotros hacemos doscientos servicios al año y otras empresas hacen doscientos en un mes, con lo cual el trato no puede ser el mismo. Nuestra gran diferencia es que cuando un familiar fallece la persona con la que tienes el primer contacto es la misma que te va a tomar los datos, la que va a gestionar la documentación, la que va a colocar al fallecido en el féretro, la que te va a explicar todo y la que te va a facturar. Todo esto, en otras empresas lo hacen quince personas diferentes. Aquí todo se personaliza en un nombre y no en un número”.

“Estamos esperando información para poder hacer cogeneración con el horno crematorio y convertirnos en la funeraria más verde de Oviedo»

Además de la funeraria también gestiona el Tanatorio Ciudad de Oviedo, un Velatorio en Navelgas y otro en Posada de Llanera. Si algo destaca en el Tanatorio Ciudad de Oviedo son sus instalaciones. Está construido en una finca de más de 7.000 m2 con vistas al Aramo y no posee ningún tipo de barrera arquitectónica, algo que valoran de manera especial muchos de sus usuarios. “Está hecho como los funeral homes americanos, un sitio donde verdaderamente sientes que estás como en el salón de tu casa. Es como una especie de mini chalet en el que tienes tu salón para poder velar a tu ser querido”, resume Jorge.

A la hora de afrontar el futuro del sector, los responsables de esta funeraria tienen claro que hay dos cuestiones fundamentales a tener en cuenta: la ecología y la formación. Profesiones como la tanatoestética, la tanatopraxia o los tanatopractores son cada vez más demandadas por los encargados de las funerarias que quieren ofrecer el mejor servicio a las familias de los difuntos. En cuanto a la ecología, cada vez más personas demandan servicios que sean respetuosos con el medio ambiente. “Ahora mismo estamos esperando información para poder hacer cogeneración con el horno crematorio y convertirnos en la funeraria más verde de Oviedo -comenta Jorge-. También está el tema de los vehículos, la única carroza fúnebre híbrida eléctrica que hay en España la tenemos nosotros”.


Óscar Rodríguez, Artavia arcas y artículos funerarios
Foto: Artavia

Óscar Rodríguez
Artavia

La empresa familiar que dirige Óscar Rodríguez en la localidad de Ourense se ha ganado a pulso su lugar entre los almacenistas y productores de ataúdes y artículos funerarios. Con más de 5000 arcas facturadas anualmente, de las cuales alrededor de 2500 son de producción propia, la empresa sigue creciendo año tras año. Para el empresario gallego la clave reside en la confianza, “nosotros vivimos de clientes que a su vez son amigos y nuestros clientes hacen lo mismo con sus clientes. No pueden ofrecer un producto engañoso”.

Para ratificar la calidad del producto y la garantía en el servicio, la empresa obtuvo el pasado mes de septiembre la certificación ISO 9001 que concede AENOR. “Quizás seamos uno de los pocos almacenistas del norte de España con esta norma de calidad. Quisimos gestionarlo con AENOR porque es una de las empresas autorizadas más estrictas, y ya de hacerlo queríamos hacerlo bien”.

Artavia obtuvo en septiembre la certificación ISO 9001 que concede AENOR para ratificar la calidad del producto y la garantía en el servicio

Entre las novedades que presenta la empresa está la gama Natur, un acabado en el que han centrado su producción, “es una marca registrada y un producto novedoso que se utiliza sobre todo para arcas ecológicas, pero nosotros también lo hemos mejorado y distribuimos también arcas de enterramiento. La ventaja que tenemos es que al ser único, optimizamos recursos, ofrecer los mejores precios y conseguimos el arca en muy poco tiempo”, explica Óscar. A pesar de que la gama Natur apenas lleva un año en el mercado ya está consiguiendo buenos resultados. Este es uno de los motivos que alegran al joven empresario que se muestra satisfecho con la evolución de Artavia “desde que empezamos hasta hoy hemos conseguido mucho más de lo que podíamos esperar. Aquí hay que agradecerlo a todos los clientes, amigos y familia, especialmente a mi mujer por la paciencia que conlleva estar al pie del cañón todos los días de nuestra vida, sin importar festivos ni fines de semana.”

La empresa distribuye principalmente en el norte de España pero también tiene mucha demanda en Castilla y León y a uno de sus mejores clientes en Extremadura. “Andalucía es una zona que abrimos hace dos años con un nuevo agente y poco a poco también va dando sus frutos”.


Daniel Iglesias
Funerarias del Occidente

Funerarias del Occidente
Foto: Funerarias del Occidente

Fue en 1989 cuando se fundó Funerarias del Occidente y desde ese momento el crecimiento ha sido una constante con una premisa clara: ofrecer máxima calidad. “Nuestro gran objetivo es ofrecerles la excelencia en la prestación del servicio -comenta Daniel Iglesias Méndez, gerente de la empresa-. En base a ello van encaminadas todas nuestras acciones lo cual implica, entre otras cosas, el estar bien posicionados en nuestra zona de influencia: el Occidente asturiano. Para ello a lo largo de estos treinta años y de manera especial en los últimos diez, hemos conseguido crear una estructura tanto humana (veintiocho trabajadores a día de hoy) como de infraestructuras (cinco tanatorios y cuatro velatorios)”.

El funerario ha sido un sector que ha evolucionado mucho en pocos años. Hasta hace poco tiempo, y sobre todo en el medio rural, lo habitual era velar a los fallecidos en sus propios domicilios. Esto ha ido cambiando primero por la implantación de instalaciones apropiadas como los tanatorios y en segundo lugar por un cambio en la manera de gestionar el duelo por parte de las familias. “Por nuestra parte -comenta Daniel-, a la hora de diseñar los tanatorios y velatorios tenemos en cuenta las largas horas de estancia que una familia ha de pasar en ellos además del cansancio añadido que supone, por ejemplo, el haber estado los días previos al fallecimiento en un hospital. Esas circunstancias nos hacen pensar en la creación de espacios lo más cómodos posibles, donde todas sus necesidades estén cubiertas.

«En nuestro plan formativo anual incluimos contenidos encaminados a que nuestro personal adquiera las nociones necesarias en cuanto a la atención psicológica en duelo se refiere”

Estamos constantemente implementando mejoras, como por ejemplo, la creación recientemente de una zona de estancia exterior en el tanatorio de Jarrio o el cambio de iluminación en su interior”. Todos los detalles son importantes en un momento de duelo, pero si hay algo que cobra importancia durante el proceso funerario es sentirse escuchado, por eso es necesario que quien atienda a los familiares experimente una gran empatía y sepa escuchar. Es aquí donde se perfila la personalidad de un buen profesional. “Ese primer contacto es fundamental para que las familias, dentro de su dolor, se sientan acompañadas y sabedoras de que se pueden despreocupar de una serie de gestiones para las que lógicamente no están preparadas en esas delicadas circunstancias. En Funerarias del Occidente incluimos en nuestro plan formativo anual contenidos encaminados a que nuestro personal adquiera las nociones necesarias en cuanto a la atención psicológica en duelo se refiere”.

Al gerente asturiano la dedicación y vocación le vienen de tradición familiar, con una empresa que se remontaba a finales de los años 50. Siendo el menor de tres hermanos, también dedicados al sector, recuerda el taller de ebanistería que tenían en su domicilio en la década de los 70, “allí se construían los ataúdes que posteriormente se vendían como parte del servicio funerario. Desde entonces he observado la evolución de nuestro sector hasta llegar al día de hoy que me toca gestionar Funerarias del Occidente”.

Después de muchos años de experiencia, Daniel prioriza que para la sostenibilidad de una empresa “lo primero es saber cuál es el objetivo a alcanzar, y esto ha de ir acompañado de una gran dosis de trabajo, constancia y un gran equipo humano”.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí