María Monge, propietaria de Shiit-Astur

0
728
María Monge, propietaria de Shiit-Astur
María Monge / Foto cedida por Shiit-Astur
[Total: 2   Promedio: 5/5]


El bosque es su lugar de trabajo y su proyecto, Shiit-Astur, se funde con el entorno. Al frente de este negocio, que es su forma de vida, se encuentra María Monge, una especie de hada de la naturaleza que cultiva setas shiitake de la misma forma que las producen desde hace milenios en el país del sol naciente.

-Shiit-Astur nace a finales de 2019. ¿Cómo surge esta idea?
-Trabajaba en la cadena de montaje de una fábrica de camiones en Madrid. Mi marido y yo necesitábamos compaginar nuestra vida familiar con la laboral, tarea muy complicada. En aquel momento teníamos una niña, ahora ya son dos, y queríamos criarlas en la naturaleza y poder pasar más tiempo juntos. La existencia que teníamos no nos hacía felices, así que decidimos cambiar. Empezamos a buscar la manera de subsistir en el entorno rural y hablando con un familiar -en mi entorno siempre hubo mucha cultura de setas- nos dio la idea. Seguidamente encontré esta forma de cultivo aquí en Asturias y en cuanto nos informamos con más detalle, nos dimos cuenta de que esto era lo que necesitábamos.

-¿Por qué emprender en Belmonte de Miranda?
-Nos lo trajo la vida. Lo importante que nos ha ido pasando han sido casualidades que nos han marcado el camino que teníamos que coger. Estamos aquí porque es en este lugar donde teníamos que parar, sinceramente te lo digo. Desde Madrid buscábamos casas por internet para venir a vivir, y apareció esta. La vivienda se encuentra en el último pueblo del concejo de Salas, que linda con el primero de Belmonte, y en este concejo es donde tenemos los terrenos, acuden mis niñas al cole… todo lo hacemos aquí. La gente nos ha acogido con los brazos abiertos y nos han ayudado en lo que hemos necesitado. Estamos muy a gusto.

“La Shiitake es una preciosa seta medicinal, considerada superalimento por sus propiedades, riquísima para el paladar”

Troncos produciendo Shiitake
Troncos produciendo Shiitake / Foto cedida por Shiit-Astur

-¿Por qué shiitake? ¿Qué características especiales tiene esta seta?
-Es una preciosa seta medicinal, considerada un superalimento por sus propiedades: antitumorales, antivíricas, regula el sistema inmunitario y controla la hipertensión. Nutricionalmente es muy buena (vitamina A, B, C, hierro), combina bien con otros alimentos, tiene un aroma inconfundible y son muy ricas para el paladar.

-¿Cómo se realiza la producción?
-Lo principal es que necesitan un clima templado y un enclave húmedo. Y Asturias en este sentido, es muy parecida al país nipón de donde es originaria la seta. Es lo único que hay que regular. El proceso lo realizamos en un pequeño bosque autóctono en Belmonte de Miranda porque queremos hacerlo de manera sostenible. De esta manera solo tenemos productividad diez meses al año. También se podría hacer en el interior, pero tendrías que regular ambos factores -temperatura y humedad- de forma artificial, a cambio tendrías más producción, pero este no es nuestro objetivo. El monte es un lugar idílico, casi mágico, todas las estructuras que hay que son de madera, hechas por nosotros y luego, la forma en la que se reproduce la shiitake te engancha. Para el proceso de producción utilizamos troncos de roble o castaño, en los que inoculamos el micelio que luego se sella con cera. Después del tiempo de incubación, se sumergen los troncos en agua durante veinticuatro horas para estimular el crecimiento. Cuando ves salir los primordios del tronco te emocionas porque es como si vieras crecer a un bebe, un ser vivo, al que sigues los pasos hasta que da sus frutos.

Sala de producción y estanque de Shiit-Astur. Los troncos se sumergen en agua natural proveniente de un manantial cercano para preparar una nueva producción de Shiitake.
Sala de producción y estanque. Los troncos se sumergen en agua natural proveniente de un manantial cercano para preparar una nueva producción de Shiitake
/ Foto cedida por Shiit-Astur

-¿Cómo comercializan el producto? ¿Quiénes son sus clientes?
-Nuestros principales clientes son restaurantes, también fruterías y tiendas ecológicas, además realizamos bastante venta directa. Distribuimos por Belmonte, Pravia, Salas, Grado y hemos abierto mercado también en Oviedo y Avilés, pero tampoco demasiado porque este año no hemos tenido mucha producción. Para el próximo, con la nueva cosecha, venderemos también online.

-El negocio nació justo antes de la pandemia. ¿Les afectó de alguna forma?
-Empezamos a producir en marzo o abril, y justo llegó la pandemia, así que nos vimos obligados a parar el proceso. Dejamos de sumergir los troncos, esperamos hasta finales de mayo, vimos que el panorama mejoraba y volvimos a producir. Desde entonces nos ha ido muy bien, hemos vendido todo. Esta variedad tiene muy buena acogida porque al producirla de manera artesanal, tiene un sabor muy distinto a la industrial. Es una seta de sombrero, con colores más vivos y como nace de un tronco tiene sabor a bosque. Es carnosa, robusta, con la textura de un filete y cuando se echa en la sartén no pierde agua, como les pasa a otras, porque se producen bajo techo. La pandemia hasta el momento no nos ha afectado. Ahora toca prepararse para en febrero o marzo, cuando templen las temperaturas, volver a producir.

“Esta variedad tiene muy buena acogida porque al producirla de manera artesanal, tiene un sabor muy distinto a la industrial. Es una seta de sombrero, con colores más vivos y como nace de un tronco tiene sabor a bosque”

-La crisis financiera de 2008 puso a prueba la solidez y la flexibilidad de las empresas para poder salir adelante. ¿Cree que nos encontramos en un escenario similar? ¿Servirán las mismas fórmulas que se utilizaron entonces?
-Aquella crisis me pilló trabajando en Madrid y recuerdo que estuve en un ERTE durante dos años: iba a trabajar creo que dos días al mes. Aquella empresa grande que daba trabajo a más de cinco mil personas recibió muchas ayudas porque no interesaba que se fuera a pique. Ahora que veo las cosas desde el pequeño comercio, no creo que vaya a ocurrir lo mismo. El Gobierno ayudará a las grandes empresas y a los pequeños negocios les tocará salir de esta crisis ‘a pico y pala’. Unos se reinventarán, saldrán reforzados y con otros pilares. Pero habrá otros que no puedan y eso acabará con muchos de ellos como estamos viendo ahora.

-¿Por dónde cree que vendrán las nuevas oportunidades de negocio?
-Yo creo que la clave estará en internet, en todo lo que se pueda vender online. Y en este sentido el medio rural está muy precario. Animan a que familias jóvenes con niños, emprendedores como nosotros, vengan a los pueblos, pero si no llega internet, con toda la que está cayendo ahora, no hacemos nada. Si esto no se soluciona, no vendrá nadie.

-¿Han recibido algún tipo de ayuda para poner este proyecto en marcha?
-He recibido una ayuda a la primera instalación. Gracias a eso hemos podido hacer la obra en el monte y empezar. La verdad es que ese tipo de apoyo económico es buenísimo. Si no lo recibieras no podrías dar un paso tan importante como el nuestro: cambiar de la ciudad al campo, venirte con las niñas e iniciar una nueva vida.

“No buscábamos emprender un negocio para ganar dinero, tener un buen coche o comprarnos dos casas. Solo queremos vivir de esto, rodeados de naturaleza, por eso hacemos un cultivo artesanal y sostenible”

-A través de sus palabras se nota que es feliz con lo que hace. ¿Su familia también?
-Mis niñas tienen 3 y 5 años y prácticamente han crecido aquí. Mi marido y yo podemos decir que hemos encontrado nuestro lugar en el mundo. Abrimos la ventana cada mañana, vemos la montaña y sentimos paz desde que te levantas. Vamos a ver, tenemos problemas como todo el mundo, pero los enfrentas de otra forma muy distinta a cuando te levantas con estrés y llena de preocupaciones. Todos los días les pregunto a mis hijas: ¡Paula!, ¡Lucía!, ¿sois felices? ¿Estáis a gusto? Y siempre me dicen que sí, notas que están bien. Nosotros no buscábamos emprender un negocio para ganar dinero, tener un buen coche o comprarnos dos casas. Solo queremos vivir de esto, por eso hacemos un cultivo artesanal; estar tranquilos y en paz en el medio rural, rodeados de naturaleza y de todas estas personas con las que nos relacionamos. Estamos cada vez más convencidos de que tomamos la decisión correcta.

-¿Echa algo de menos de su etapa anterior?
-No. Todo esto lo estamos viviendo con pasión porque nos gusta lo que hacemos, cosa que antes no nos pasaba. Disfrutas con este trabajo porque te recarga, recibes tanto a cambio que merece la pena todo. Tenemos un amigo que un día nos dijo algo que nos hizo pensar y desde entonces no lo olvido: que nosotros no íbamos a tra-bajar (apesadumbrado, pesaroso) sino tra-altar (altos de moral). No puedo estar más de acuerdo con esto.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí