Polígono Industrial de Asipo (Llanera)

0
141
Vista general del Polígono de Asipo (Llanera)
Vista general del Polígono de Asipo / Foto: Fusión Asturias
[Total:0    Promedio:0/5]

Un polígono familiar, autosuficiente y autogestionado, que depende única y exclusivamente de sus asociados.

Contar la historia del polígono de Asipo es contar la historia de la asociación de empresarios, ya que éste es un polígono de promoción privada, autogestionado desde el primer momento.
La asociación se funda en 1968, dentro de la antigua organización sindical Sección Económica, con la idea de descongestionar las ciudades de las pequeñas y medianas empresas asentadas en el casco urbano, y facilitar a su vez la ubicación para otras nuevas. Tras los trabajos y gestiones fundacionales, a partir de 1971 se busca el asentamiento físico del polígono, con la compra de los terrenos de la fábrica de pólvora de la Unión Española de Explosivos. Además se compran otras cien fincas adyacentes, con lo cual la extensión del polígono adquiere envergadura. A partir de 1973, la nueva Junta Rectora asume el trabajo de transformar una fábrica de explosivos y cien prados en un polígono industrial moderno y con todos los servicios. Y lo consiguen. Actualmente Asipo cuenta con todos los servicios esperables, más teniendo en cuenta que sigue como empezó: es un polígono totalmente privado, aunque las expectativas de la actual Junta Directiva van por la vía de llegar a acuerdos con la administración pública.

La asociación se fundó en 1968 con la idea de descongestionar las ciudades de las pequeñas y medianas empresas asentadas en el casco urbano, y facilitar a su vez la ubicación para otras nuevas.

Pioneros

Asipo es pionero en muchos aspectos. Por ejemplo, en la construcción de un Centro de Servicios de primera línea, que se ha convertido en el emblema del polígono. Surge de la necesidad, detectada por los propios empresarios, de generar un valor añadido al ya existente en el parque industrial, permitiendo a empresas de servicios asentarse en la zona y beneficiarse a su vez de un mercado emergente. De este modo surge Sodiasa, de la asociación de varios empresarios pertenecientes a Asipo que se unen para invertir en los nuevos edificios. La respuesta fue excelente y permitió ampliar espectacularmente los servicios disponibles. La estética se ha cuidado mucho en todo el proceso, especialmente en el diseño de los edificios. El parque empresarial cuenta con viales y zonas verdes y con una iglesia, la única que existe en un polígono en toda España, que va a conservarse y rehabilitarse. Sodiasa nunca planteó este proyecto como una típica obra de promoción y venta, sino en un sentido novedoso: los locales aquí ubicados buscan dar un servicio a los usuarios y al resto de inquilinos, aumentando el valor general de todas las parcelas. El tercer y último edificio del parque, bautizado como Asipo III, se va a inaugurar en breve, cerrando así un proceso que ha resultado ser muy exitoso.

Asipo es pionero en muchos aspectos. Por ejemplo, en la construcción de un Centro de Servicios de primera línea, que se ha convertido en el emblema del polígono.

Autosuficientes

Asipo cuenta para su gestión únicamente con la aportación de las cuotas de los asociados, de modo que todos los servicios están centralizados: alumbrado público, portería, recogida de basuras, jardinería, limpieza viaria, señalización, gestión de transporte colectivo, saneamiento, mantenimiento de las infraestructuras… Entre todos ellos destacan los “Servicios de apoyo empresarial”, que incluyen información y asesoramiento general, formación, espacio web, acceso a jornadas y seminarios, representación en federaciones y asociaciones empresariales… Se trata de dar facilidades para la puesta en marcha y el desarrollo de una empresa, dinamizando así el tejido económico de la zona.
Asipo cuenta además con un sistema de cámaras de videovigilancia por todo el perímetro, controladas desde una central. El sistema permanece operativo veinticuatro horas al día: para ello, las cámaras tienen visión nocturna, detectan el movimiento y sirven para identificar a los vehículos que entran y salen de la zona.
Por otro lado, Asipo tiene en propiedad el agua que suministra, lo que no es habitual en un polígono de estas características. Procede de un manantial en Villapérez y se almacena en un depósito en Cayés. También dispone de una zona en la que los asociados e inquilinos pueden depositar sus residuos, y de una oficina virtual para temas de calidad medioambiental, donde los asociados pueden aclarar sus dudas y pedir asesoramiento. Además, la asociación cuenta con una web: www.asipo.org.

El proyecto del Parque Empresarial de Asipo obtuvo el premio APIA 2008 como reconocimiento a su trabajo en pos de la calidad de los polígonos industriales asturianos.

Merecido reconocimiento

Gracias a todas estas acciones, el proyecto del Parque Empresarial de Asipo obtuvo el premio APIA 2008 como reconocimiento a su trabajo en pos de la calidad de los polígonos industriales asturianos. El galardón se otorgó a las dos entidades que, según el jurado, han hecho posible esta realidad: la Asociación de Industriales de la Provincia de Oviedo (Asipo) y la Sociedad para el Desarrollo Integral de Asipo (Sodiasa).
Ahora Asipo encara el futuro con nuevos proyectos. Entre ellos, conseguir la implicación de la administración pública y plantear una rehabilitación integral de todo el recinto. Sin embargo, el polígono tampoco olvida su historia: precisamente el próximo 13 de mayo se entregará la medalla de oro de Asipo a D. Secundino Roces Riera, que fue presidente de la Asociación durante 25 años. El homenaje tendrá lugar en el Hotel Reconquista de Oviedo, a las 20:30, y las invitaciones se pueden recoger en las oficinas centrales de Asipo, en Sodiasa, en FADE, en APIA, en FEMETAL y en la Cámara de Comercio de Oviedo.

Asipo tiene en propiedad el agua que suministra, lo que no es habitual en un polígono de estas características. Procede de un manantial en Villapérez y se almacena en un depósito en Cayés.

El parque empresarial cuenta con una iglesia, que próximamente va a conservarse y rehabilitarse. Es la única edificación de este tipo ubicada en un polígono en España.

Servicios para todos
Asipo II, uno de los edificios que ofrece una variada oferta de servicios en el polígono de Asipo (Llanera)
Asipo II, uno de los edificios que ofrece una variada oferta de servicios en el polígono / Foto: Fusión Asturias
Una gasolinera, buzón de correos, un punto limpio, restaurantes, oficinas bancarias… los servicios en Asipo son muchos, lo que aporta ventajas y facilidades a los trabajadores, empresarios y visitantes.

Desde hacer una gestión bancaria hasta quedar para comer, Asipo dispone de una variada oferta de servicios para que los desplazamientos obligatorios fuera del recinto queden reducidos al mínimo. En esta oferta destaca una guardería, la primera de promoción privada instalada en un polígono asturiano, que ha sido promovida por la Sociedad para el Desarrollo Integral de Asipo (Sodiasa). Para facilitar la conciliación laboral y familiar, la guardería de Asipo está pensada para niños de entre 16 semanas y tres años, y dispone de convenios con diferentes empresas del polígono. Está ubicada en el edificio de Asipo II, donde cuenta con trescientos metros cuadrados, repartidos en dos plantas. La puesta en marcha de esta guardería ha supuesto la creación de cinco puestos de trabajo, entre los que se cuenta una cocinera propia. De este modo, pueden atender también a niños con necesidades nutricionales especiales.
Cada vez más, los polígonos son conscientes de la necesidad de contar con valores añadidos. Ya no llega sólo con encontrar un lugar aceptable para asentar la empresa, sino que éste tiene que aportar valores extra que faciliten el trabajo. Todas las asociaciones de empresarios y los distintos modelos de gestión contemplan estos aspectos en sus planes a corto-medio plazo, más en un macro-polígono de las características de Asipo, donde el volumen de negocio y trabajadores es muy elevado.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí