Mieres. El corazón de la cuenca

0
263
Mieres. El corazón de la cuenca
Fotos: Fusión Asturias
[Total: 0   Promedio: 0/5]

Una villa de pasado orgulloso en la que es fácil vivir: calles peatonales, zonas verdes, y un entorno marcado por la mina pero también por los espacios abiertos. Desde el poblado minero de Bustiello hasta las vistas del valle de Cenera, el concejo de Mieres tiene material para sorprender.

Precisamente para conocer este patrimonio, el Ayuntamiento de Mieres organiza el programa «Conociendo Mieres. Rutes pol patrimoniu», que de abril a octubre presentan varias propuestas para visitar el concejo, en forma de rutas guiadas por diferentes especialistas e investigadores del patrimonio mierense. En junio hay dos oportunidades de apuntarse: el día ocho se puede realizar la «Ruta de naturaleza pol río Caudal», en un paseo didáctico guiado por dos expertos ornitólogos. En él se explica la historia medioambiental del río, desde cuando bajaba sucio, el proceso de recuperación, la flora y muy especialmente la fauna actual. El 21 se propone «Uxu, la puerta d’Asturies», un recorrido por el casco urbano de esta localidad mierense, de la mano de Faustino Zapico. La participación en estos itinerarios es gratuita, previa inscripción vía la Casa de Cultura.
Sin alejarnos de los alrededores de la villa, hay otros lugares que vale la pena visitar, como el recuperado Poblado Minero de Bustiello, modelo de patrimonio industrial construido entre 1890 y 1925. En un entorno natural marcado por el río y la montaña, el poblado se compone de un conjunto de edificaciones que permiten conocer cómo era una explotación típica de la época, marcada profundamente por el paternalismo: viviendas de obreros e ingenieros, iglesia, escuelas de niños y niñas, sanatorio, farmacia, casino… Ubicado en la residencia del ingeniero Isidro Baranda está el Centro de Interpretación, donde se encuentra una exposición permanente y la posibilidad de concertar una visita guiada por todo el complejo.

Sin alejarnos de los alrededores de la villa, hay otros lugares que vale la pena visitar, como el recuperado Poblado Minero de Bustiello, modelo de patrimonio industrial construido entre 1890 y 1925.

Tanto para los mierenses que busquen profundizar en la historia y el patrimonio de su concejo o disfrutar de la belleza de su entorno natural; como para los visitantes que valoren una experiencia turística más profunda, Mieres está lleno de pequeñas sorpresas: Figaredo, típica población minera que en los últimos tiempos ha ganado puntos como zona residencial; la «Panerona» de Cenera, donde vale la pena detenerse a admirar las vistas; el Museo etnográfico de Gallegos; el Centro de Interpretación del Ferrocarril Minero de Lloreo…
Para facilitar el acceso a toda la información de ésta y otras posibilidades turísticas y culturales, en Mieres existe una red WiFi que puede usarse gratuitamente durante dos horas al día, simplemente dándose de alta en el portal de inicio. Las zonas de cobertura están en el centro de la villa. Desde ahí se puede acceder a las novedades en red, como la normativa vigente para la recién inaugurada zona de autocaravanas ubicada en la calle Asturias, con capacidad para seis vehículos. Dotada con tomas de agua y equipamientos para el vaciado de residuos, con esta iniciativa se pretende abrir Mieres a este tipo de turismo, que está experimentando un auge importante.
Una vez en la capital del concejo, hay que «perderse» por sus calles peatonales, sentarse a la sombra en el Parque de Jovellanos, dejarse tentar por la intensa programación de su Casa de Cultura, visitar el mercado del domingo, tomar unas sidras en la Plaza del Requejo… en definitiva, contagiarse del espíritu de los mierenses, que saben como disfrutar de la vida en una villa con todas las posibilidades.

En ruta al techo de MieresCuetu Ventosu (1.159 m.)
Mieres. El corazón de la cuenca
Bosque de hayas en la ruta a Cuetu Ventosu / Foto: Fusión Asturias

El concejo ofrece bellos paisajes para los que no dudan en ponerse la mochila y caminar. Muchos de ellos integrados en el Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras, que entre otras, incluye la zona alta del municipio mierense. La Sierra de Longalendo, que pertenece a Aller y Mieres, es uno de estos parajes. En esta serranía se encuentra el pico más alto del concejo, el Cueto Ventoso. El recorrido para llegar hasta la cima es sencillo y apto para todas las edades y permite disfrutar de unas espléndidas vistas de la Montaña Central.
La ruta parte del Alto de la Colladona (840m.) donde hay espacio más que suficiente para aparcar el vehículo junto a la carretera AS-252 (Cabañaquinta-Laviana). Se coge una pista de tierra que arranca en dirección oeste y que conduce sin pérdida posible hasta el PR-AS 205.

El recorrido para llegar hasta la cima es sencillo y apto para todas las edades y permite disfrutar de unas espléndidas vistas de la Montaña Central.

Tras avanzar por la vertiente encontraremos un cruce señalizado también con carteles del GR del Anillo Central. Aquí se sigue por el camino de la izquierda que nos conducirá a la collada El Ablanu (1016m.). En este punto encontramos un área recreativa con bancos y mesas, que al regreso puede ser un buen lugar para tomar un tentempié. Desde este punto parte un pequeño sendero que entre helechos y piornos nos conduce a la cima del Cuetu Ventosu, donde encontraremos el buzón de cumbres del techo del concejo.
La ruta que conduce por la vertiente sur del cordal de Longalendo ofrece buenas vistas al valle de Aller y bordea las lomas de Mental, El Cueto, Carbona y la Burra Blanca. En el recorrido, que no llega a los cinco km., podremos disfrutar de un impresionante bosque de hayas en el que merece la pena hacer un alto.

Pinche aquí para ver más reportajes de este concejo

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, introduce tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí